Sofía Chinchilla C.. 24 agosto
Los recortes a las pensiones de lujo las aprobaron los diputados del periodo anterior, a mediados del 2016. Foto: Mayela López.
Los recortes a las pensiones de lujo las aprobaron los diputados del periodo anterior, a mediados del 2016. Foto: Mayela López.

Los contribuyentes se han ahorrado ¢11.000 millones con las reformas que se aprobaron en el Congreso, en el 2016, para recortar las pensiones de lujo con cargo al Presupuesto Nacional. Esta cantidad de dinero alcanza para otorgar más de 1.500 bonos de vivienda.

Casa Presidencial informó de la cifra este viernes a un año y medio de la implementación de la leyes.

Las reformas exigieron pagar una contribución especial a los pensionados de los regímenes de Gobierno que reciben más de ¢2,5 millones mensuales, es decir, diez veces el salario base más bajo pagado por la Administración Pública.

A esos pensionados se les retiene entre un 25% y un 65% del monto que exceda los ¢2,5 millones.

Tal medida ha generado un recorte en el presupuesto de pensiones de ¢6.219 millones.

Asimismo, se estableció que estas pensiones aumentarán al ritmo de los ajustes salariales que el Poder Ejecutivo decrete para los empleados públicos por el costo de la vida. Para el segundo semestre del 2018, por ejemplo, el ajuste fue de ¢3.750.

Con esa reforma, se anuló el incremento de un 30% que recibían los 124 pensionados del régimen de Exdiputados.

Este cambio ha generado un ahorro de ¢3.623 millones, de acuerdo con estimaciones de la Dirección Nacional de Pensiones (DNP) del Ministerio de Trabajo.

Las reformas también aumentaron de un 7% a un 9% la cotización de los jubilados y de los empleados públicos que cotizan para estos regímenes, la cual pasó de 7% a 9%. Esa medida, que se activó el 8 de mayo del 2018, generó otro ahorro de ¢649 millones.

A tales montos, Casa Presiencial les suma ¢365 millones que se evitó gastar, a partir de una reforma sobre las caducidades en las pensiones administradas por la Dirección Nacional de Pensiones (DNP).

Queda pendiente que se aplique el aumento en la edad de retiro en estos regímenes, la cual pasó de 55 a 60 años. Los diputados determinaron que el cambio aplicara hasta cinco años después de firmada la ley, lo cual ocurrió a mediados del 2016.

Estas reformas se aplicaron a los pensionados de regímenes como Hacienda y Exdiputados.

Por otra parte, las pensiones de lujo del Poder Judicial fueron reformadas mediante otra ley, la cual aumentó la edad de jubilación y redujo el monto que reciben, entre varias medidas.

En trámite los cargos a pensiones de lujo del Magisterio Nacional

Ninguna de las medidas anteriores tocó a las pensiones del Magisterio Nacional, bajo el cual se jubilan trabajadores del sector educación.

En el caso de los pensionados de lujo de ese régimen, el Gobierno decidió presentar “lesividades” ante la Procuraduría General de la República (PGR), con el fin de poder aplicar las contribuciones solidarias a cerca de 340 jubilados del Régimen de Reparto que, en su momento, fueron exentos de pagar su aporte.

“Hasta la fecha, el Consejo de Gobierno ha aprobado la presentación de 165 casos, y de estos ya se trasladaron 137 expedientes a la PGR para que esta plantee los procesos de lesividad y recuperación de sumas giradas de más, a efectos de aplicar la contribución especial solidaria a las pensiones del régimen del Magisterio Nacional y recuperar dineros que se hubiesen girado de forma incorrecta, si así lo determinan los tribunales de justicia”, informó el gobierno.

En el Magisterio, las contribuciones solidarias se aplican sobre los montos que exceden los ¢3,98 millones mensuales. De acuerdo con la DNP, el cobro de esos aportes a los casos que erróneamente fueron exonerados implicaría una recaudación de ¢1.794 millones anuales.