Aarón Sequeira.   10 julio
El expresidente Rafael Ángel Calderón junto a Dragos Dolanescu en la campaña del 2018. Al centro, el excandidato Rodolfo Hernández. Foto: Tomada del Facebook del PRSC.

El expresidente de la República, Rafael Ángel Calderón Fournier (1990-1994), rechazó este viernes que el diputado Dragos Dolanescu haya renunciado al Partido Republicano Social Cristiano (PRSC) por diferencias con él, aunque así lo aseguró el legislador.

El exmandatario dijo que Dolanescu abandonó el partido, principalmente, por los cuestionamientos a su gestión financiera, tal cual se los hizo la fiscala general, Daisy Orozco, y por la investigación que le abrió el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) por presuntos sobrepagos.

No obstante, Calderón reconoció que sí lleva razón Dolanescu al decir que hay diferencias irreconciliables entre ambos. Una de ellas es que el expresidente considera que el legislador alajuelense no tiene opciones de aspirar a la Presidencia de la República.

“Él está empeñado en ser candidato a la Presidencia y yo, personalmente, le dije de frente y muy claro que yo considero que él no tiene capacidad para eso”, manifestó Calderón Fournier.

La otra diferencia radica, añadió, en que él considera que la oposición política al Gobierno debe hacerse de forma seria y responsable, pero aseguró que “Dragos ha asumido la actitud populista”.

“Ahí tenemos una gran diferencia”, enfatizó el expresidente.

Dolanescu anunció este viernes que renunciaba a la presidencia del PRSC, luego de que La Nación publicó, el miércoles, que varias figuras de la agrupación política lo denunciaron ante el TSE la semana anterior.

Entre los denunciantes están el excandidato presidencial republicano, Rodolfo Hernández, el legislador Otto Roberto Vargas, el excongresista José Manuel Echandi y Wellington Arguedas, también exdirigente.

Asimismo, participó el exjefe de la campaña republicana 2018, Roberto Suñol, quien ahora está en el PUSC.

La gestión se realizó con base en un informe de la fiscala general del PRSC, Daisy Orozco, en la que cuestionó varias gestiones financieras de Dolanescu en el manejo de la deuda política del partido.

Este jueves, La Nación publicó que el TSE frenó el desembolso de ¢24 millones a la agrupación política correspondientes al primer trimestre del 2020, con la intención de revisar si alguno de los gastos que se iban a autorizar tiene relación con una denuncia por presuntos sobreprecios.

El congresista alajuelense anunció que también se declara independiente de la fracción del Partido Republicano, que en mayo del 2018 se dejó dos curules en el plenario.

El futuro del Republicano

En cuanto el futuro del Partido Republicano Social Cristiano, Rafael Ángel Calderón, presidente honorario de la agrupación, negó que la intención para las elecciones del 2022 sea fundirlo o coaligarlo con otra bandera política, ni devolverse a las filas del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

“Se requiere una unión de todos los partidos de centro humanista, bajo dos bases: una es un gran proyecto político de consenso para ejecutar, es indispensable; dos, que el candidato sea elegido en una amplia convención popular democrática”, dijo Calderón.

El expresidente añadió que se trataría de una especie de alianza o coalición, pero en la que cada partido mantenga su independencia e identidad. “En eso no se cede, ninguno”, concluyó el exmandatario.