Aarón Sequeira. 30 agosto
La presidenta de la Comisión de Hacendarios, la liberacionista Ana Lucía Delgado, recibió este viernes una copia del Presupuesto 2020, de manos de la presidenta a. i. del Congreso, Zoila Volio. Las observa la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar. Foto: Jorge Castillo
La presidenta de la Comisión de Hacendarios, la liberacionista Ana Lucía Delgado, recibió este viernes una copia del Presupuesto 2020, de manos de la presidenta a. i. del Congreso, Zoila Volio. Las observa la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar. Foto: Jorge Castillo

Horas después de que el Ministerio de Hacienda dio a conocer el proyecto de Ley de Presupuesto Ordinario para el Ejercicio Económico 2020, las principales fracciones de la oposición emitieron sus primeras reacciones al plan de gastos del Gobierno central.

La fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), por su parte, celebró que por primera vez se emita un presupuesto donde se apliquen las normas de la regla fiscal, porque consideran los socialcristianos que eso permitiría un “efectivo control del gasto público” y llevar estabilidad a la economía.

Mientras tanto, la jefa del Partido Liberación Nacional (PLN), Silvia Hernández, aseguró que uno de los elementos que tranquilizan de la propuesta presentada es la caída del déficit primario en un -0,9% del producto interno bruto (PIB).

El Presupuesto Nacional para el próximo año es por ¢10,5 billones y eso, según anunció Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, significa un decrecimiento del 4,3% respecto al plan enviado el año pasado, que era por ¢10,9 billones.

Precisamente, porque celebraron que se aplique la regla fiscal, Pedro Muñoz, subjefe de la bancada socialcristiana, manifestó que vigilarán que se cumpla con la reforma de la que habló la jerarca hacendaria.

“Hay un compromiso con la reforma fiscal y este presupuesto refleja un compromiso en cuanto a la regla fiscal y las herramientas dadas por ley, como los destinos específicos, así como una disciplina que obliga a todas las instituciones a un esfuerzo de contención del gasto”, comentó Muñoz.

Por su parte, la jefa liberacionista agregó que el plan de gastos del 2020 introduce elementos que analizan el gasto tributario y que eso permite medir mejor el impacto de las exoneraciones. Hernández también destacó que, después de los eurobonos, “se espera una mejor estabilidad política y construcción de confianza”.

No obstante, la verdiblanca dijo que le preocupa que la aplicación de la regla fiscal se base en el presupuesto solicitado para el 2019 y no en el realmente ejecutado.

“Esta diferencia de interpretación entre Hacienda y la Contraloría debe corregirse. Para los siguientes ejercicios presupuestarios debe basarse en la liquidación presupuestaria, entiéndase sobre lo ejecutado y no lo inicial o solicitado", comentó Silvia Hernández.

La vocera del PLN también dijo que le preocupa que Hacienda no reflexionara sobre las normas de ejecución presupuestaria que habían introducido los legisladores en el Presupuesto Nacional 2019 “para mejorar transparencia y eficiencia, al no incorporarlas en el proyecto".

La jefa del Partido Acción Ciudadana (PAC), Nielsen Pérez, alegó que la aplicación de las herramientas del plan fiscal es lo más innovador en el presupuesto, junto con “las medidas de contención del gasto implementadas por la administración Alvarado Quesada”.

Pérez dijo que es también un “logro significativo” que la deuda pública se financie en un 53,3% por cobro de impuestos, “lo que revierte de manera contundente lo sucedido en el año 2019, cuando solo se logró cubrir el 46,7% de la deuda con impuestos”.

"Este presupuesto inicia la implementación del presupuesto por resultados como principal contribución en la mejora de la gestión pública, con un gasto más eficiente y eficaz, que viene a fortalecer el vínculo entre los recursos asignados y los resultados obtenidos a favor de la población”, dijo la también oficialista Laura Guido.