Por: Gerardo Ruiz R..   27 febrero
Carlos Alvarado (centro) se reunió ayer con la fracción de Liberación Nacional (PLN) y con el exministro de Hacienda, Edgar Ayales (der.) para conversar sobre el futuro de la reforma fiscal y de la contención del gasto público durante un enventual gobierno suyo a partir del 8 de mayo. Foto: Rafael Pacheco
Carlos Alvarado (centro) se reunió ayer con la fracción de Liberación Nacional (PLN) y con el exministro de Hacienda, Edgar Ayales (der.) para conversar sobre el futuro de la reforma fiscal y de la contención del gasto público durante un enventual gobierno suyo a partir del 8 de mayo. Foto: Rafael Pacheco

La Presidencia de la República niega que esté en contradicción con el candidato presidencial de Acción Ciudadana (PAC), Carlos Alvarado, en torno al trámite de la reforma fiscal.

Según el viceministro de la Presidencia para Asuntos Legislativos, Luis Paulino Mora, el deseo de Zapote de aplicar ya la vía rápida al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas rema en la misma dirección que la propuesta de Alvarado, de que el proyecto se vote en primer debate después de la segunda ronda electoral del 1.° de abril.

Mora dijo que tanto Casa Presidencial como Alvarado, quien fue ministro de Trabajo y de Desarrollo Humano durante la actual administración, quieren que a ese proyecto de ley se le aplique la vía rápida estipulada en el artículo 208 bis del Reglamento Legislativo de inmediato, con el fin de que al 22 de marzo, exactamente antes de la Semana Santa, quede listo para su discusión por el fondo en trámite de primer debate.

Carlos Alvarado dejó una estela de dudas ayer, después de reunirse con las bancadas de Liberación Nacional (PUSC) y Unidad Social Cristiana (PUSC) para tratar el tema fiscal, pues no fue claro en su posición sobre los momentos en que considera que se debería de aprobar el plan del Ejecutivo para impactar el déficit fiscal en unos ¢660.000 millones anuales, es decir, un 1,9% del producto interno bruto (PIB).

"Sobre esas declaraciones de don Carlos, creo que hay un malentendido cuando él dijo lo de la votación. La votación del proyecto por el fondo va a ser necesariamente después del 1.° de abril. Creo que lo que estamos buscando ahora es la votación del 208 bis y eso tiene que ser de inmediato. Entonces, ahí no hay incompatibilidad porque, inclusive, el borrador (de moción para aplicar el 208 bis) para facilitar el trabajo de los diputados, que circulamos ayer, tiene como guillotina la fecha del 22 de marzo", explicó.

El jerarca agregó que la pretensión de la Presidencia de la República es que ese jueves 22 de marzo se conozcan sin discusión las mociones que pesen sobre el plan fiscal para que, después de la Semana Santa, se produzca el debate por el fondo, para el cual cada diputado tendrá un tiempo de 15 minutos en el uso de la palabra.

"La votación ocurrirá durante la segunda o tercera semana de abril que es al filo de esta legislatura (que acaba el 30 de abril para dar paso al nuevo periodo 2018-2022). Yo considero que no hay ningún choque entre lo que dijo el candidato y la pretensión del Gobierno porque es imposible votarlo (el plan fiscal) en primer debate antes del 1.° de abril", recalcó Luis Paulino Mora.

Después de recibir críticas de parte de la fracción del PLN, que no encuentra por ahora la viabilidad política necesaria para juntar los 38 votos que se requieren para aplicar la vía rápida al plan fiscal, Carlos Alvarado cambió su versión y aclaró que sí ve necesario votar de inmediato el trámite legislativo rápido al plan fiscal de Luis Guillermo Solís.

El otro candidato presidencial, Fabricio Alvarado, de Restauración, dijo este lunes ante el PLN y el PUSC que sí está de acuerdo en que se apruebe de inmediato el 208 bis.

"Después de hablar con el PLN, con don Fabricio (Alvarado), con el Gobierno y con la fracción del PAC, me parece que es el momento de votar el 208 bis para el plan fiscal, es algo muy importante para el país”, dijo el abanderado del PAC ayer al filo de las 5 p. m. tras abandonar la Asamblea Legislativa.

Karla Prendas, jefa de fracción del PLN, recalcó el lunes después de conversar con ambos aspirantes, que las fracciones ya lograron un acuerdo sobre los contenidos del proyecto de reforma fiscal y que lo único que posterga el avance de la propuesta en hallar la viabilidad política para tramitarlo por la vía rápida.

Esa es la única ruta por la que el proyecto llegaría a su votación antes de que acabe el presente periodo constitucional, pues hay diputados de varias bancadas, entre ellas del Frente Amplio y del Movimiento Libertario, que no están de acuerdo con la propuesta del Poder Ejecutivo de transformar el impuesto de ventas en el impuesto al valor agregado (IVA) para ampliar la lista de bienes y servicios que se gravarán a una tasa del 13%.

La propuesta también incluye un capítulo de reforma al impuesto sobre la renta para cobrar una tarifa de un 15% sobre las rentas de capital, que son las variaciones al alza que se presenten en el patrimonio de un contribuyente, así como un título de reformas al empleo público para mejorar el pago de beneficios salariales en el Gobierno Central, como al anualidad y la prohibición del ejercicio liberal de la profesión.