Esteban Oviedo. 12 marzo
Alejandro Madrigal, exasesor de datos de Presidencia. Fotografía: José Cordero
Alejandro Madrigal, exasesor de datos de Presidencia. Fotografía: José Cordero

La Casa Presidencial informó, este jueves, de que cesó de sus labores a Alejandro Madrigal y a Andrés Villalobos, quienes formaban parte del equipo de análisis de datos de la Presidencia.

Zapote tomó la decisión en medio de las investigaciones legislativa y judicial por el decreto de creación de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD), texto que pretendía darle a esa oficina acceso a información confidencial en manos de las instituciones públicas. El decreto fue publicado el 17 de febrero y derogado el día 21.

Madrigal y Villalobos conformaban el equipo de análisis de datos, para orientar políticas públicas, junto con el coordinador Diego Fernández, quien ya había renunciado a su puesto.

La Presidencia argumentó que, al tratarse de funcionarios de confianza, pueden ser removidos en forma discrecional con el derecho a las indemnizaciones de ley.

Los dos analistas figuran como investigados en la causa penal que dirige la fiscala general, Emilia Navas, en el expediente 20-5434-042-PE, por presunto abuso de autoridad y violación de datos, en la cual también es investigado al presidente Carlos Alvarado.

Las casas de Madrigal y Villalobos fueron allanadas el viernes 28 de marzo, el mismo día en que la fiscala entró a recolectar evidencias en la Casa Presidencial. En las diligencias, se les decomisaron las computadoras personales, así como los celulares.

Madrigal trabajó hasta el lunes 9 de marzo, día en que se le entregó la carta de despido, y Villalobos lo hará hasta el 15 de marzo, aunque el cese se le comunicó el miércoles 11.

En un principio, el presidente Carlos Alvarado dijo que los analistas sería reubicados en otras instituciones donde había necesidad de personal con su perfil.

La Nación envió consultas a Presidencia sobre los motivos por los que se optó por despedir a los analistas; aún no hay respuesta.

Producto de la polémica por el trabajo de análisis de datos en Casa Presidencial, también renunciaron Felly Salas, exjefa de despacho del presidente Alvarado; el exviceministro de Ingresos Juan Alfaro; el exviceministro de Planificación Daniel Soto y el exasesor legal Luis Salazar.

Ellos ya se presentaron ante la comisión legislativa que investiga el tema. Salas, Soto y Salazar se abstuvieron de declarar, mientras que Alfaro sí respondió las preguntas de los diputados, a quienes dijo que no tuvo ningún vínculo con la unidad de análisis de datos ni con el decreto que formalizó la UPAD.

Madrigal y Villalobos también serán convocados a comparecer ante el foro legislativo, aunque su audiencia aún no tiene fecha.