Política

Precandidatos del PLN señalan contradicción en pacto entre Figueres y Álvarez

Critican que ahora se alíen, como si nada hubiese pasado, quienes antes se acusaban de oportunismo político y hasta de corrupción

Luego de conocer la adhesión del excandidato presidencial Antonio Álvarez Desanti a la postulación de José María Figueres, la mayoría de los demás precandidatos presidenciales del PLN consideró contradictorio que se unan quienes antes se acusaban de oportunismo político y hasta de corrupción.

Álvarez desistió este martes de su aspiración presidencial y le dio su apoyo a Figueres, pero rehusó contestar si negoció un puesto para él o para un familiar.

El diputado Carlos Ricardo Benavides afirmó que ese tipo de adhesiones entre polos tan opuestos hacen “que la política pierda credibilidad y que la gente se sienta usada”.

“Hace poco tiempo se acusaban mutuamente de fraude electoral y hasta de corrupción y, ahora, pretenden que se ignore todo; que un día dividan a la gente y, al día siguiente, le digan que no pasaba nada. Yo no creo en esa forma de hacer política”, apuntó.

Benavides también cree que, detrás del pacto Álvarez-Figueres, hay arreglos a puerta cerrada y que la época de forjar candidaturas de esa manera “debe quedar atrás”.

“Yo creo en hablar siempre con sinceridad al país. Sé que miles de costarricenses, sobre todo muchos jóvenes, alejados hoy de la política, piensan igual que yo”, manifestó el expresidente legislativo.

El también congresista Roberto Thompson enfatizó en lo contradictorio de la adhesión de Álvarez, por las manifestaciones del pasado reciente que evidenciaban la falta de una “apuesta conjunta”.

El alajuelense cree que las diferencias entre ellos llevaron al PLN a “una de las derrotas más grandes que ha tenido en su historia”.

“No llegamos ni siquiera a la segunda ronda (en el 2018). El PLN necesita una renovación en imagen y propuesta, ver a futuro y no seguir en el pasado”, enfatizó.

Thompson adujo que él está “más allá de los padrinos”, pues dijo que compite por el interés de impulsar un proceso que “vuelva a acercar al liberacionismo, ganar y sumar”.

No obstante, apuntó que él sí ha conversado con el expresidente de la República Óscar Arias, de quien fungió como viceministro de la Presidencia, junto con Rodrigo Arias, entre el 2006 y el 2010.

Rodrigo Arias, por su parte, anunció este lunes que él se inclina por Benavides.

“Estoy por las razones correctas, no por arreglos ni cálculos electorales”, afirmó. También, manifestó que ese tipo de arreglos “vuelve a las viejas peleas que tanto han desgastado” a Liberación Nacional.

El exalcalde de Alajuela dice que él ve la adhesión de Álvarez a Figueres como una ventaja. “No sé cuántos apoyos le vayan a sumar esos apoyos a don Carlos Ricardo y a don José María. Yo pienso en lo que quiero construir, que no depende de padrinos, sino de una convicción”, dijo.

Rolando Araya, quien fue candidato de Liberación en el 2002, tiene la impresión de que la adhesión de Álvarez “podría tener un efecto contrario a lo que ellos piensan; en política, 1+1 no suma dos”.

El exaspirante alegó que no le queda la menor duda de que, detrás del anuncio de Figueres, hay una negociación para una curul o un puesto, porque dice que en ese tono le habló Álvarez para negociar el apoyo.

“Cada uno tiene que ganarse el apoyo del pueblo, con ideas, una vida limpia. El público decide solo, sin que haya quien quite rey ni ponga rey. Los apoyos de grandes figuras mueven muy poco el tablero”, agregó Araya.

Él no negó que esa adhesión lo sorprendiera, máxime que ya había tenido conversaciones con Álvarez y dice que, después de escuchar las opiniones del excandidato (2018) y exjefe de campaña (2014), “lo menos que esperaba era esto”.

El politólogo Claudio Alpízar, aspirante a la candidatura liberacionista, considera que la unión entre Álvarez y Figueres desacredita mucho a la clase política ante la ciudadanía y dice que, si bien las adhesiones son frecuentes y normales, esta es muy particular por su nivel de contradicción.

“En la convención del 2017, una de las más rudas de nuestro país, se dijeron cosas que no eran de adversarios políticos, sino de enemigos. Esta alianza exacerba las dudas de los ciudadanos”, acotó.

Alpízar también cree que Álvarez, después de perder el arismo y el arayismo, bastiones que lo acompañaron en la campaña del 2018, se quedó solo. “Imagino que también hay cierta molestia porque sus primeros lugares por San José (Benavides) y Alajuela (Thompson) se le adelantaron en conseguir esos apoyos”, adujo.

Guillermo Constenla, expresidente de Liberación, respondió que, para él, Figueres y Álvarez son “compañeros muy apreciados”.

“En política, los acuerdos y coaliciones no son cosa extraordinaria. Celebro que hayan limado asperezas. De mi parte, sigo en la contienda”, agregó.

En el caso del exsecretario general del PLN, Fernando Zamora, también aspirante a la candidatura liberacionista, entiende la adhesión “como parte de la dinámica de la democracia”.

“Él (Álvarez) valoró que era el mejor paso que podía dar, a su propio criterio, y en razón de ello tomó la decisión”, respondió.

Aarón Sequeira

Aarón Sequeira

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica.