Política

¿Por qué el abstencionismo no se dispara pese a crisis de partidos políticos?

De cara a los comicios nacionales de febrero próximo, cerca de ocho de cada 10 costarricenses niegan simpatizar con alguno de los 27 partidos políticos que presentarán a sus candidatos en las papeletas presidenciales.

En la campaña de 1993, en cambio, solo una de cada 10 personas afirmaban no tener una bandera, mientras que el resto se distribuía entre los partidos Liberación Nacional (PLN) y Unidad Social Cristiana (PUSC).

De acuerdo con el Informe Estado de la Nación, la crisis de empatía entre los partidos políticos y los ciudadanos pudo haber repercutido en mayores niveles de abstencionismo electoral, pero algo amortigua la caída de votantes en las urnas.

La investigación apunta a la identidad cívica de los costarricenses como la causa de que los ciudadanos sientan una fuerte obligación de votar, pese a que les resulte muy difícil tomar la decisión de por quién hacerlo.

“Este informe plantea que la participación de la ciudadanía en las elecciones está en parte explicada por la identidad partidaria y, en parte, por otro tipo de identidad, la cívica. Ambas identidades interactúan entre sí y ayudan a comprender la dinámica electoral.

“Entre los que solo han tenido derecho a votar una vez, el 59% de ellos lo hizo, la persona ‘votante primeriza’. En este grupo de votantes sin experiencia previa es destacable y positivo que seis de cada 10 voten. La clave será la persistencia de su comportamiento futuro, pues un enganche temprano con la participación electoral facilitará las condiciones para que se active la mecánica habitual del sufragio”, manifestó el investigador Ronald Alfaro.

El estudio llegó a esa conclusión luego de revisar los patrones de votación de la ciudadanía habilitada para votar en los últimos ocho procesos electorales, entre 1990 y 2018.

De esa manera, se encontró, por ejemplo, que un 35% de la población mayor de 49 años (que estuvo habilitada para votar) nunca se ausentó ni a una sola de las ocho elecciones nacionales; mientras que un 20% se presentó a votar a siete de esos comicios; 13% a seis y 9,3% a cinco. Apenas un 2,6% nunca acudió a las urnas.

Esa predilección por el voto también persiste en poblaciones más jóvenes. Entre quienes han tenido la oportunidad de votar en los últimas tres elecciones, es decir, personas entre los 29 y 33 años de edad, un 41,9% votó en cada una de esas oportunidades; mientras que un 24,6% lo ha hecho en dos ocasiones, 17% solo en una y 16,6% se ausentó por completo de las urnas.

“Al analizar las ocho elecciones en Costa Rica desde 1990, los datos revelan una alta predilección por el voto, incluso entre quienes han tenido derecho a sufragar menos cantidad de veces”, señala el informe.

Otro de los análisis aportados por el Estado de la Nación en este tema, es la cantidad de elecciones en las que la población costarricense no ha participado.

Un 45,8% de la población se ha perdido entre uno y tres procesos electorales; mientras que un 19,5% se ausentó a más procesos. En contraparte, un 34,6% de los costarricenses se presentó en cada oportunidad que tuvo en las urnas.

Solo uno de cada 10 costarricenses no ha participado nunca en procesos electorales, es decir, es un abstencionista habitual. “Es una cifra baja considerando el entorno político, especialmente en la última década”, señala el estudio.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.