José Andrés Céspedes. 16 julio
Los liberacionistas critican, entre otras cosas, que el proyecto no expresa cómo será aplicada la reducción salarial en el cálculo de las pensiones de los funcionarios. Foto: José Cordero
Los liberacionistas critican, entre otras cosas, que el proyecto no expresa cómo será aplicada la reducción salarial en el cálculo de las pensiones de los funcionarios. Foto: José Cordero

La cúpula del Partido Liberación Nacional (PLN) manifestó la noche de este jueves su oposición al proyecto del Gobierno que reduciría en un 15% las jornadas laborales, y por consecuencia los salarios, de los funcionarios públicos que ganan más de ¢1,5 millones.

El Ejecutivo planteó la medida para reducir el gasto público ante la caída de ¢1,2 billones en la recaudación de impuestos.

En un comunicado, el Comité Ejecutivo y el Directorio Político del PLN alegaron que la propuesta, tal cual está, es “desigual, regresiva e inconstitucional”.

Dentro de sus objeciones, Liberación alegó que el proyecto podría resultar inconstitucional por el hecho de que exceptuaría de la medida a los trabajadores que están en la primera fila de la atención de la pandemia, como los de la CCSS, el Ministerio de Salud y la CNE.

Según el PLN, esa medida podría constituir una discriminación odiosa en detrimento del principio de igualdad.

Liberación también criticó que el proyecto no contemplara el efecto que la reducción de las jornadas, de estos funcionarios, tendría sobre las cargas sociales que perciben la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf).

El Gobierno estimó esa afectación en unos ¢40.000 millones y argumentó que, si los diputados desean compensar a la CCSS y a Fodesaf, aún así el plan generaría un ahorro de ¢90.000 millones.

Por otra parte, el PLN argumenta que el plan introduce una reducción proporcional y no progresiva que genera inequidad.

“La propuesta excluye y no contempló los ingresos que perciben diputados, jerarcas sin jornada laboral fija u horario establecido (puestos de alta dirección, gerencia o de confianza), dietas superiores a los ¢1,5 millones mensuales, pensiones de lujo, entre otras”.

“El proyecto pretende incidir en los salarios de quienes devenguen como monto bruto más de ¢1,5 millones; sin embargo, se considera que debió consignarse el salario neto para evitar afectaciones que terminen generando un agravamiento de la situación económica familiar”, indicó el PLN en un comunicado.

El último punto que critican los liberacionistas es que el proyecto no expresa como será aplicada la reducción salarial en el cálculo de las pensiones de los funcionarios.

“Liberación reconoce la importancia y urgencia de hacer una reorganización profunda del gasto público ante la crisis que enfrenta el país. No en vano, nuestra fracción legislativa, al tramitar en junio el presupuesto extraordinario de la República manifestó la importancia de que el Gobierno evidenciara un necesario y contundente compromiso de reducción”, precisó el partido.

Con esa iniciativa, la administración de Carlos Alvarado se plantea generar un ahorro de ¢130.000 millones, de los cuales unos ¢44.000 millones se economizarían este año si los diputados aprueban la medida antes de setiembre, mientras que los ¢86.000 millones restantes quedarían para el 2021.