Aarón Sequeira. 21 enero
La fracción del PLN, en el plenario, este miércoles. Liberación impulsa que el interrogatorio a Carlos Alvarado sobre el caso UPAD se realice en ese salón. Foto: Rafael Pacheco
La fracción del PLN, en el plenario, este miércoles. Liberación impulsa que el interrogatorio a Carlos Alvarado sobre el caso UPAD se realice en ese salón. Foto: Rafael Pacheco

La fracción del Partido Liberación Nacional (PLN) se inclina por interrogar al presidente de la República, Carlos Alvarado, en el plenario de la Asamblea Legislativa, y se negaría a aceptar la petición hecha por la ministra de la Presidencia, Geannina Dinarte, de que la audiencia se haga en Zapote.

El jefe de Liberación, Luis Fernando Chacón, aseguró que su bancada no ha tomado una decisión ni ha dictado línea sobre el interrogatorio a Alvarado por la investigación de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD).

Sin embargo, reconoció que la posición liberacionista sería mantener la solicitud de que el presidente llegue a la Asamblea y no al revés.

Además, Chacón cree que antes se hacían las audiencias en Zapote no por respeto a la investidura del presidente, sino “porque la Asamblea no tenía el espacio adecuado para ejecutar ese tipo de actividades”.

La Comisión Investigadora de la UPAD había aprobado, a inicios de diciembre, una moción en la que se fijó la fecha del interrogatorio a Alvarado para el miércoles 10 de febrero.

(Video) PLN se inclina por interrogar a Carlos Alvarado en la Asamblea

La comisión también acordó pedirle al plenario que suspenda su sesión de ese día y que se cancelen todos los órganos parlamentarios, previendo que la audiencia de Alvarado se extienda durante todo el día.

Aunque el plenario no ha ratificado esa solicitud, hay una moción de orden firmada por ocho congresistas, que plantea solicitar el salón del pleno para hacer el interrogatorio allí.

La propuesta lleva las firmas de la liberacionista Silvia Hernández, presidenta de la Comisión UPAD; el jefe del PLN, Luis Fernando Chacón, Ana Lucía Delgado; Shirley Díaz, María Inés Solís y Pablo Abarca, de la Unidad Social Cristiana (PUSC); Xiomara Rodríguez, jefa de Restauración; y el independiente Dragos Dolanescu.

Esa moción de orden solamente requiere el voto de la mayoría simple de los diputados presentes en el plenario para aprobarse.

Aunque la moción se conocería este jueves, el presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank, pospuso su conocimiento para que, primero, los jefes de las fracciones se reúnan el lunes por la mañana y discutan la logística de esa comparecencia.

Antes del plenario de este jueves, la ministra de la Presidencia, Geannina Dinarte, envió una carta a Cruickshank y a todos los jefes de fracción, donde les solicita que se interrogue a Alvarado en la Casa Presidencial, por respeto a su investidura.

En la nota, la jerarca les recuerda a los congresistas que, antes, a José María Figueres y a Luis Guillermo Solís se les hizo interrogatorios dentro de comisiones investigadoras, pero fuera de la Asamblea Legislativa.

Figueres rindió explicaciones, a finales de 1996, ante la Comisión investigadora de las anomalías en aviación civil y de la compra de armas a Israel, pese a la negativa de los congresistas del PLN de entonces.

Esa audiencia se realizó en la casa el entonces mandatario, en Curridabat.

En el caso de Solís, el foro que investigó el escándalo del cemento chino acudió a Zapote, en agosto del 2017, para hacerle el interrogatorio al entonces presidente.

Cruickshank: ‘La cortesía corresponde en casos como este’

El presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank, dijo a la prensa que en casos como este corresponde tener la cortesía parlamentaria con el presidente. Sin embargo, alegó que la decisión se tomará en la reunión de los jefes de fracción, el próximo lunes por la mañana.

El jerarca respondió que él tiene claro que la Constitución Política no permite ningún tipo de interpelación a la persona que ejerce la Presidencia de la República en el plenario, como sí lo permite a los ministros de Gobierno.

(Video) Cruickshank: 'Por investidura del presidente hay que valorar audiencia en Zapote'

“Tengo que tener ese cuidado, para evitar que se dé esa confusión, pues se trata de una comparecencia ante una comisión investigadora que tiene, por supuesto, todas las facultades para realizar la investigación”, dijo Cruickshank.

El restauracionista dijo que se debe valorar la posibilidad de ir a Zapote, “por la investidura, no de este presidente, sino de cualquier presidente”.

No obstante, alegó que no le corresponde a él tomar la decisión, sino a la comisión investigadora, que preside Silvia Hernández.

“Creo que, más importante que el lugar, es lo que se diga, porque igual se pueden decir las cosas en un sitio que en otro”, acotó.

A pesar de esto, la moción podría generar un ambiente de interrogatorio y casi que de juicio político al mandatario, cuando se pretende cancelar todas las sesiones de los órganos legislativos de ese día, para permitir que todos los diputados que quieran asistan y pregunten en el interrogatorio.

El jefe del Partido Acción Ciudadana (PAC), Enrique Sánchez, enfatizó que Carlos Alvarado tiene la mayor disposición de atender la comparecencia en el foro, pero enfatizó que la costumbre legislativa ha dictado, hasta el momento, que las audiencias a presidentes se hagan en la Casa Presidencial.

“Ha sido una costumbre y práctica que tiene que ver con el respeto y la buena práctica en materia de división de poderes”, comentó.

En la opinión de Sánchez, la moción es un “intento de tratar como legal y correcto algo que no es legal”, porque “las interpelaciones a un presidente, en el plenario, son ilegales”.

“Es una ficción, que la comisión sesione en el plenario y con la presencia de los 57 diputados”, indicó.

El jefe del PAC dijo que se podría aceptar que la comisión no quiera ir a Zapote, pero alegó que hacer el interrogatorio en el plenario y cancelar todos los demás órganos para garantizar la asistencia de los diputados “es un juicio, una interpelación, que como todos sabemos es inconstitucional”.