Aarón Sequeira. 30 julio
10/05/2018.Hora 3:15 p.m Sesión plenaria de los diptados en la Asamblea Legislativa en Cuesta de Moras San José. En la foto los diputados Carlos ricardo Benavides de la fracción del PLN. CARLOS GONZALEZ/GRUPO NACION.
10/05/2018.Hora 3:15 p.m Sesión plenaria de los diptados en la Asamblea Legislativa en Cuesta de Moras San José. En la foto los diputados Carlos ricardo Benavides de la fracción del PLN. CARLOS GONZALEZ/GRUPO NACION.

Los diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) acudieron este lunes, por la noche, a una cita en la Casa Presidencial, donde le expondrían al presidente de la República, Carlos Alvarado, sus disconformidades con el nuevo texto de reforma fiscal que les entregó el Ministerio de Hacienda el viernes pasado.

El jefe de la fracción del PLN, Carlos Ricardo Benavides, confirmó la reunión, a la cual también asistieron el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, y la jerarca de Hacienda, Rocío Aguilar.

“Vamos invitados por don Carlos, vamos a escuchar lo que él nos quiere decir”, comentó Benavides, por vía telefónica.

El vocero verdiblanco añadió que los liberacionistas que integran la Comisión de Reforma Fiscal se sintieron “sorprendidos” porque se distribuyera un borrador sin haber terminado las negociaciones que Hacienda había emprendido con los diputados.

Los diputados que representan a Liberación en ese foro parlamentario son Silvia Hernández, Yorleny León y Gustavo Viales.

De hecho, la forma en que se les entregó la nueva versión del plan fiscal, que apenas es un borrador, molestó a Viales y a Hernández, quienes por redes sociales hicieron reclamos públicos.

En ese texto, Hacienda incorporó varios cambios que los verdiblancos solicitaron. Propuso, por ejemplo, disminuir la tasa del impuesto al valor agregado (IVA) para los medicamentos y la educación privada, del 4% al 2%, así como reducir el IVA para los insumos agropecuarios (trigo, maíz, frijol de soya, sorgo) de un 13% a un 2%.

Además, se estableció en un 30%, como techo máximo inicial, el límite a las deducciones que puedan hacer las empresas de los intereses como gastos de operación, al declarar el impuesto de renta. Sin embargo, a un ritmo de dos puntos porcentuales por año, se irá bajando hasta quedar en el 20%.

No obstante, Benavides aseguró que el borrador contiene “varios aspectos de fondo que aún no han sido modificados en atención a lo que Liberación había indicado”.

Alegó que se mantiene el 13% para insumos agropecuarios, en cuanto a equipo y maquinaria.

Agregó que el Ministerio de Hacienda no les ha explicado “satisfactoriamente” la razón de fijar un límite a los intereses que las empresas pueden deducir del impuesto sobre la renta.

“Nosotros estamos totalmente de acuerdo en introducir una o varias normas para evitar a toda costa las maniobras que pudieran llevar a cabo empresas en relación con sobreendeudamiento o mal uso de los intereses y prohibir la deducción cuando surge de paraísos fiscales".

“Lo que todavía estamos discutiendo con Hacienda es por qué a empresas nacionales se les habría de limitar el porcentaje de intereses que pagan a bancos del Estado sobre préstamos reales que las empresas pagan mes a mes”, argumentó el jefe liberacionista.

Apuntó que, en los países donde esa norma de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se aplica, es sobre todo para trasnacionales y no para compañías domésticas. “Pedimos que nos demuestren la razonabilidad de esta norma”, dijo.

En la carpeta de reclamos liberacionistas, también aparece el impuesto a los productos de la canasta básica y el IVA a los servicios privados de salud.

“Lo de no gravar a las municipalidades ya fue satisfecho”, expuso Benavides, porque en la nueva versión del plan fiscal, las corporaciones municipales fueron colocadas bajo los actores no sujetos al IVA.

Ante los numerosos reclamos de los diputados ante la forma en que les entregaron el borrador del plan fiscal el viernes, este lunes la Comisión Especial de Reforma Fiscal mantuvo su avance frenado, aunque solo le hace falta dejar en firme el acta de la sesión en que se tramitaron las últimas mociones de la reforma fiscal.

La decisión fue no avanzar en ese punto, porque de hacerlo, el foro queda obligado a presentar en un corto tiempo el informe sobre el primer día de mociones de fondo del proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas y, cuando este llegue al plenario, se abriría de inmediato el segundo día de mociones.

En ese segundo día es que Hacienda, a través de los diputados oficialistas, presentaría un texto sustitutivo que contenga las peticiones de los legisladores.

Antes de darle forma a esa versión definitiva, Hacienda tuvo reuniones con Restauración Nacional, el lunes de la semana pasada, y con Integración Nacional, este lunes por la tarde.

El viceministro de Ingresos, Nogui Acosta, respondió ante consulta de este medio que hay un ambiente constructivo, pese a las reacciones de los diputados al conocer el borrador del texto sustitutivo.

“Todos han entendido la dinámica, hay espacio para mejorar las cosas. La idea del borrador es no tener discusiones sin aterrizarlas, que se vean aquellas propuestas adecuadas, en la que estamos en acuerdo, la idea es incorporarlas inmediatamente”, comentó el viceministro.

Acosta añadió que hay margen de negociación en todos los aspectos de la reforma fiscal, siempre y cuando el expediente 20.580 siga cumpliendo con los objetivos de trazabilidad, recaudación y que tengamos una definición.

“Como todo en política, uno trata de construir y de que uno pueda continuar negociando, que uno pueda construir una propuesta mejor. Tenemos clarísimo que la negociación no puede extenderse de manera indefinida, porque no se llegaría a cumplir con los objetivos, no sería suficiente, ni oportuno y no se llegaría a acabar", comentó.