Política

PLN anuente a avanzar en el acuerdo con el FMI, pero le exige al Gobierno mostrar las cartas

Los liberacionistas dejaron claro que el proceso de negociación con ese organismo lo debe desarrollar el Poder Ejecutivo, pero con mayor claridad sobre los puntos que se discutirán

Diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) se mostraron anuentes en avanzar en la discusión de la propuesta de ajuste económico que el país negociaría con el Fondo Monetario Internacional (FMI), siempre que el Gobierno informe con transparencia en qué consiste.

Los liberacionistas dejaron claro que el proceso con ese organismo lo debe desarrollar el Poder Ejecutivo, pero creen que este debe mostrar con claridad los puntos que se negociarían.

Así lo manifestaron el jefe de fracción, Luis Fernando Chacón, y los legisladores Roberto Thompson, Carlos Ricardo Benavides, Gustavo Viales, Karine Niño y Daniel Ulate.

El jefe de bancada aseguró que: “El Gobierno ni siquiera ha informado la ruta de negociación. Estamos en espera de que nos informe y, a partir de ahí, nuestro partido estará analizando cada una de las propuestas, ya sea a nivel general o individual de las temáticas que se vayan a proponer”.

Chacón añadió que, a nivel público, se ha mencionado que uno de los componentes de un eventual acuerdo sería la venta de activos, pero argumentó que por ahora sería especular analizar por el fondo, sin siquiera saber si realmente ese tema es parte de la negociación.

“La verdad es que hasta hoy no sabemos cuál es la propuesta, si la hay, de venta de activos y cuáles estamos hablando. Estaremos valorando como fracción la conveniencia y oportunidad de vender equis activo”, subrayó el jerarca.

Sobre un programa de ajuste estructural, que también se valora como posible tema de la negociación, Chacón indicó que el país requiere modificar el tamaño del Estado que le permita tener sostenibilidad económica, a mediano y largo plazo, empero, no amplió más.

En cuanto a la posibilidad de que ese acuerdo contenga más impuesto, el congresista enfatizó: “Creo que en momentos de crisis un país no puede aumentar impuestos. Eso sería lo más grave, eso ahuyenta la inversión. Costa Rica necesita confianza y un plan de reactivación económica”.

Esta no es la primera vez que la fracción del PLN le pide transparencia al Gobierno sobre el mismo tema.

Lo hizo la semana anterior al solicitar la propuesta de estabilidad económica, una vez que el ministro de la Presidencia, Marcelo Prieto, aseverara que ya había un plan que sería enriquecido con los sectores.

Por su parte, Thompson agregó que si el Gobierno fuera más cristalino y muestra cuál es la ruta, se generaría más certidumbre a lo interno de la Asamblea Legislativa.

“Es cierto que la discusión formal de algunos temas se desarrolla una vez que se concreten y se ponen sobre la mesa, pero me parece que se puede ir avanzando en la valoración de algunos temas, pero no se tiene información”, explicó el legislador.

También cree que el problema de comunicación del Ejecutivo es de fondo. Es provocado por una “enorme” falta de gestión política desde Zapote, subrayó.

“Una mínima acción para construir debería involucrar a los actores políticos, principalmente de la Asamblea Legislativa, que son los que tienen que votar, pero no la sentimos como se requiere en este momento”, agregó.

El Gobierno le solicitó formalmente al FMI iniciar negociaciones para un acuerdo de asistencia financiera por tres años que podría implicar aumento de ingresos, venta de activos y recorte al gasto público.

Inicialmente el Ejecutivo había indicado que se trataba de un programa del tipo stand by, pero este viernes el presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero, informó que se solicitó un financiamiento mediante la figura denominada facilidad de fondo ampliada (Extended Fund Facility; EFF), pues así lo sugirió el organismo al país.

La gestión, formalizada a través de una carta firmada por el ministro de Hacienda, Elian Villegas, y el presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), Rodrigo Cubero, se planteó dos días después de que los diputados aprobaran, con 40 votos a favor y 14 en contra, un crédito de $508 millones tramitado por la vía rápida con ese organismo.

La bancada verdiblanca aportó 16 de esos 40 votos. Sin embargo, a criterio de ese bloque, Zapote sigue sin mostrar cuál es la ruta, pese a que las negociaciones podrían iniciarse a finales de este mes.

En la misiva, los jerarcas le pidieron al organismo ampliar la línea de crédito para el país por $1.750 millones adicionales, que se sumarían a los $508 ya aprobados.

En tanto, Benavides, insistió en que el Ejecuivo debe tener un “diálogo transparente y oportuno con los diputados, entendiendo que debe pasar por esta Asamblea el trámite de algunos de esos compromisos”.

El también expresidente del Congreso justificó que, si bien un acuerdo con el Fondo podría implicar aumento de ingresos, venta de activos y recorte al gasto; no podría referirse a esos temas porque el Gobierno no ha mostrado cuáles son las líneas de acción de su propuesta.

“Creo que al menos el Ejecutivo debe plantear cuáles son”, puntualizó.

Para Viales, miembro de la Comisión de Asuntos Hacendarios, foro legislativo donde se discuten los presupuestos del Gobierno Central y créditos internacionales, pidió plantear a la ciudadanía el plan de negociación.

“Y que sea objeto de revisión por parte de las fracciones políticas para poder llegar al ajuste que solicita el Fondo y que, como país, necesitamos para salvar nuestra economía”, añadió.

A criterio suyo, Zapote no solo debe definir cuál es ese plan, sino, también, poner en justa dimensión la crisis actual de las finanzas públicas.

Ulate, por su lado, declaró que por ahora no se puede opinar sobre supuestos. “En este momento no tengo la hoja de ruta de las negociaciones. Cualquier manifestación sería especular”, dijo, al consultarle sobre su posición sobre los posibles temas que traería un acuerdo con el organismo financiero internacional.

Su compañera de bancada, Karine Niño, también hizo señalamientos en esa misma línea. “Lo peor de las crisis son las malas decisiones. Primero quiero ver las condiciones porque el apoyo depende de eso”.

No obstante, la también subjefa de bancada, adelantó algunas opiniones sobre los posibles temas que se negociarían.

“La venta de activos debe ser un último recurso y debe ser analizado el costo beneficio de las mismas. No es vender solo por obtener un ingreso adicional si las instituciones generan más beneficios en el mediano plazo”, manifestó.

Recalcó que de entrada se niega a aprobar más tributos y apuesta por mejorar la recaudación de los que ya existen.

Niño reiteró: “No podría darte más certeza de esos temas sin saber bien qué está sobre la mesa. Hasta hoy solo el gobierno sabe y lo mantiene oculto”.

Silvia Hernández, presidenta de la Comisión de Hacendarios, aseveró que las discusiones sobre temas económicos se entienden mejor cuando el Gobierno “es franco en lo que enfrentamos como problemas de ingresos, niveles de deuda explosivos”.

Por ello, bajo su óptica, llegó el momento para que el Ejecutivo muestre su liderazgo, si lo tiene. Cree que, como el Gobierno ya decidió acudir al Fondo para negociar un programa económico, el proceso puede ser una oportunidad si se desarrolla bien.

Si se hace, según ella, se podrá “avanzar con decisiones que se postergan, como ejemplo, empleo público, gasto, déficit, niveles de deuda pública y otros aspectos que mejoren la prestación de servicios públicos, la calidad de vida y los grandes problemas del aparato público que repercute en las personas”.

Ana Lucía Delgado, también integrante de Hacendarios, apuntó: “Independiente de que se avance o no con el FMI, que es una responsabilidad exclusiva del Poder Ejecutivo, el Gobierno debe ser siempre transparente respecto de todos los planes”.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.