Política

Diputados impulsan rebaja al gas de cocina

Comisión de Ambiente dictaminó afirmativamente la iniciativa, un día después de que el Poder Ejecutivo pidió acelerar el trámite por el impacto en hogares de escasos recursos

Los diputados de la Comisión de Ambiente dictaminaron afirmativamente, este miércoles al mediodía, el proyecto de ley que establece una reducción del impuesto que se cobra sobre el gas licuado de petróleo (GLP), un día después de que el Poder Ejecutivo les pidió tramitar de forma expedita esa iniciativa legal.

El proyecto, presentado por Erwen Masís, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), en marzo de este año, no había tenido ningún avance hasta la fecha, y solamente se le habían realizado varias consultas a instituciones, ministerios y municipalidades.

La propuesta original rebaja el impuesto al gas de ¢51,75 a ¢24 por litro, lo que según el Gobierno implica una reducción de ¢300 en el precio de un cilindro de 25 libras.

Según datos incluidos en la exposición de motivos del proyecto, el 38% del gas se consume en casas de habitación, para cocinar, y otro 38% se utiliza en la industria, pero también se utiliza mucho en comercios y transporte público.

El 44% de los hogares de escasos recursos utiliza dicho combustible como su fuente de energía para cocinar. La ministra de la Presidencia, Geannina Dinarte, pidió el martes por la noche un trámite rápido al plan, para que se apruebe antes del 1.º de noviembre, fecha en que el Ministerio de Hacienda debe hacer un reajuste del impuesto, tal como lo establece la ley 8114, Ley de simplificación y eficiencia tributarias.

Aunque la jefa del Partido Liberación Nacional (PLN), María José Corrales, se negó este martes a darle un empujón en el plenario a este proyecto, fueron los legisladores de la Comisión de Ambiente los que tomaron la batuta para que el expediente avance.

“Debe seguir su trámite regular en comisión (de Ambiente), de manera que puedan realizarse las consultas pertinentes sobre los beneficios reales de la propuesta, principalmente en la clase más vulnerable de la población”, había dicho Corrales el martes.

También alegó que “es fundamental tener certeza de que esta reducción efectivamente va a beneficiar a los sectores más vulnerables y no generar un efecto contrario al deseo máximo de brindar un alivio económico que se requiere a través de medidas técnicamente justificadas”.

Erwen Masís dijo a La Nación, el martes, que Liberación se había negado a apoyar la moción para dispensar de los trámites legislativos el proyecto y colocarlo en los primeros lugares de la agenda del plenario.

Este miércoles por la mañana, el PUSC emitió un comunicado donde pedía públicamente al PLN, de nuevo, que apoyara el avance del plan por el beneficio para el sector productivo que usa ese combustible y los hogares de escasos recursos.

De hecho, fueron tres liberacionistas los que propusieron una moción en ese foro legislativo para que, antes de que se dictaminara afirmativamente el plan, se estableciera que la rebaja del tributo al GLP estará vigente durante seis periodos fiscales, o sea, por seis años.

Esa propuesta específica fue de Paola Valladares, Wagner Jiménez y Karine Niño. Además, se aprobó una moción adicional para que el Ministerio de Hacienda pueda aplicar la rebaja de forma inmediata, una vez que esté publicada la iniciativa ya como ley aprobada.

Con dictamen unánime, el plan deberá ir al plenario para que pueda aprobarse, pero si algún congresista le presenta mociones de fondo, estas deberían regresar a la Comisión de Ambiente para su conocimiento, tal como lo establece el trámite regular de los expedientes legislativos.

Aarón Sequeira

Aarón Sequeira

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica.