Josué Bravo. 7 abril
La diputada Paola Vega, del Partido Acción Ciudadana, retiró 30 mociones, pero insiste en excluir a las universidades estatales de la reforma al empleo público.
La diputada Paola Vega, del Partido Acción Ciudadana, retiró 30 mociones, pero insiste en excluir a las universidades estatales de la reforma al empleo público.

Un acuerdo entre el Gobierno y la diputada Paola Vega, del Partido Acción Ciudadana (PAC), aceleró la discusión de mociones de reiteración, sobre el proyecto de empleo público, en el plenario legislativo.

Luego de conversar con la ministra de la Presidencia, Geannina Dinarte, Vega retiró este miércoles 30 de las mociones que había pedido discutir en ese foro del Congreso.

Vega es la segunda legisladora que más mociones de reiteración le presentó a la reforma, con un total de 67. Su decisión implicó que se redujera el debate, en promedio, unas cuatro horas.

La congresista y su compañero de bancada Welmer Ramos se han apartado de la línea del Gobierno, al solicitar exclusión de las universidades públicas del proyecto que pretende crear el salario global en sustitución del sistema actual de pluses salariales.

Aunque Vega lo negó, la ministra de la Presidencia indicó que el retiro de esas propuestas obedece a un acercamiento con la legisladora, que incluyó una revisión conjunta del texto para aclarar dudas y la aprobación de cuatro mociones de la diputada del PAC.

Dinarte y Pilar Garrido, ministra de Planificación, intensificaron desde el pasado lunes los contactos con los diputados que reiteraron mociones para modificar el texto de empleo público, con tal de que se retiren algunas para aligerar la discusión.

La idea, expuso Dinarte, es acortar el tiempo de debate y dar paso a la convocatoria de proyectos de reactivación económica en los próximos días.

Dichos acercamientos también facilitaron el retiro de 11 propuestas de la liberacionista Yorleny León, así como 11 más de Welmer Ramos, Víctor Morales Mora y Enrique Sánchez, del PAC, para un total de 52.

Con el retiro de estas 52 propuestas, la discusión se redujo en unas siete horas en el plenario.

Antes de la sesión de este miércoles, quedaban por discutir 162 de las 349 mociones de reiteración que fueron admitidas por el plenario.

Al cierre de la sesión de este miércoles, quedaban 60 propuestas por discutir.

En esta jornada, fueron rechazados 40 planteamientos, mientras que seis fueron aprobados.

Dentro del grupo pendiente, está la moción de la liberacionista Yorleny León que volvería a incluir, en la regulación legal, a las universidades públicas y a las municipalidades, instituciones que quedaron excluidas durante el debate en comisión.

También, falta por discutir 36 mociones reiteradas por el frenteamplista José María Villalta.

En el caso de Vega, se aprobaron cinco mociones negociadas con las representantes del Poder Ejecutivo, y una más que no habría sido negociada con los jerarcas.

Dos de ellas contienen, básicamente, ajustes de redacción. Una tercera propone respetar los plazos de nombramiento de la alta dirección de las universidades públicas.

Sobre este tema, el plenario ya había aprobado una moción de la socialcristiana Shirley Díaz.

Otra propuesta aprobada pide eliminar, de la plataforma digital de empleo público que administraría el Ministerio de Planificación (Mideplán), los registros de inhabilitaciones de los funcionarios una vez cumplida la sanción.

La quinta aclara que, como parte de sus labores, el funcionario debe ingresar en una plataforma digital, exclusivamente durante la jornada laboral diaria, sus actividades realizadas.

Esa acción sería parte de la evaluación de desempeño sobre el plan de trabajo anual del empleado.

La sexta moción, que no formó parte del acuerdo, otorga permiso remunerado de hasta un tercio de la jornada laboral a los funcionarios que requieran cuidar a familiares, de hasta el segundo grado de consanguinidad, que sufran accidentes, tengan alguna discapacidad o sufra de alguna discapacidad.

Entre las mociones que Vega aceptó retirar, existen propuestas que pretendían mantener a las universidades públicas fuera de los alcances del proyecto.

“Ella (Vega) tenía algunas dudas, hay temas que se solventan con la revisión que hemos hecho del texto y también planteamos la posibilidad de revisar con las otras fracciones algunas cuantas mociones”, manifestó Dinarte.

La ministra aseguró que, en las conversaciones sostenidas con los legisladores, no se ha planteado excluir instituciones de la reforma y tampoco abrir portillos legales.

“Tampoco hay temas sobre las universidades. Lo que se ha conversado son precisiones importantes para poder tener un texto que tenga la integralidad que necesitamos y la claridad y solvencia técnica que se requiere”, añadió.

Dinarte aseveró que el acuerdo con la legisladora del PAC contó con el aval de la ministra Garrido y del presidente de la República, Carlos Alvarado.

Primero negó acuerdo

Aunque en un principio negó la existencia de algún acuerdo, Vega luego reconoció que Casa Presidencial le habló sobre la viabilidad de aprobar algunas iniciativas suyas.

“No hice ninguna negociación con el Gobierno”, dijo primero.

Cuando se le insistió sobre lo manifestado por Dinarte, la rojiamarilla agregó: “Sí, ellos me dicen que hay viabilidad para aprobar algunas mociones mías, pero el retiro responde a otra lógica”.

Insistió en que su lógica responde a que “varias estaban agrupadas, llevaban al mismo fin”.

“Entonces, decidí concentrarme solamente en una en vez de tres que estaban agrupadas”.,

Una vez de vuelta al plenario, la rojiamarilla señaló que si se aprueba la moción de Yorleny León, la cual volvería a incluir a las universidades y las municipalidades en la reforma, devolvería el proyecto “al estado inicial”.

Además de solicitar la exclusión de entidades, Vega cuestiona la rectoría que quedaría en poder del Ministerio de Planificación y levantó la voz a favor de la autonomía universitaria.

Ella cree que el proyecto en discusión la lesiona.

“Es básicamente como si la comisión de Gobierno y Administración no hubiera trabajado los últimos meses porque finalmente todo lo que se logró mediante debate, diálogo y negociación transparente donde debía ser, se irá al carajo”, aseguró sobre la propuesta de León.

Luego, la diputada oficialista afirmó que mantiene su posición de rechazar la reforma.

Wálter Muñoz, legislador del Partido Integración Nacional (PIN), pidió conocer el trasfondo del acuerdo del Gobierno con Vega, a lo que la legisladora insistió que no existía ninguno.

Por otra parte, la liberacionista Yorleny León sostuvo que tampoco alcanzó algún acuerdo con el Gobierno.

Aunque se reunió con Dinarte y Garrido, previo a que retirara 11 mociones de reiteración, manifestó que el encuentro era para aclarar por qué el Poder Ejecutivo pedía rechazar otras mociones suyas.

León dijo haber evaluado con las ministras la posibilidad de aprobar una moción suya que sacaría a las organizaciones de la sociedad civil de las consultas para construir el salario global, lo cual se había incorporado en la redacción durante el debate en comisión.

Nota del editor: Esta noticia fue actualizada a las 6:53 p. m. de este viernes para aclarar que la diputada Paola Vega no se reunió con la ministra de Planificación, Pilar Garrido, sino que sus conversaciones fueron con la ministra de la Presidencia, Geannina Dinarte