Política

País registró en 2020 la recaudación de impuestos más baja de los últimos 26 años

En el marco de la pandemia y de medidas de exoneración fiscal, los tributos más golpeados fueron el de la propiedad de vehículos, el selectivo de consumo y el de combustibles

En el 2020, el país registró la recaudación de impuestos más baja de los últimos 26 años, producto de la pandemia de la covid-19 y de las diversas exoneraciones fiscales aprobadas por los diputados y el Gobierno.

Según un informe de la Contraloría General de la República (CGR), publicado este 19 de marzo, los ingresos del Gobierno alcanzaron el año pasado un 12,06% del producto interno bruto (PIB).

El porcentaje se asemeja al de 1995, cuando la recaudación se situó en apenas un 11,49% del PIB.

Después de ese último año, el Gobierno registró una tendencia creciente en sus ingresos y, en el 2008, alcanzó un 14,86% de la producción.

En adelante, tras la crisis mundial del 2008, la recaudación osciló principalmente entre un 12,5% y un 13% del PIB y, el año pasado, cayó al 12%.

En el 2020, los ingresos descendieron en poco más de ¢548.000 millones en comparación con los del 2019.

El monto final recaudado, de ¢4,3 billones, significó una caída equivalente a 0,9 puntos del PIB.

Este decrecimiento anual solamente es superado por el presentado en el 2009, cuando la carga tributaria mermó en 2 puntos porcentuales con respecto a la del 2008.

La Contraloría dijo lo siguiente sobre lo ocurrido en el 2020: “El Gobierno Central percibió ¢548.241 millones menos respecto del 2019, lo que representó una caída de un 11,2%; la primera registrada desde 2009, cuando el monto fue menor en 6,1% respecto al 2008″, afirma el estudio.

No obstante, en el 2020 la recaudación superó la estimación presupuestaria en un 10%, puesto que las perspectivas de recaudación tributaria presentaron un impacto menor al esperado por la emergencia nacional.

“El monto recaudado superó la expectativa presupuestaria debido, en parte, a la mejora en el rendimiento de varios ingresos tributarios durante el segundo semestre de 2020″, dice el documento.

Este fue el caso del impuesto al valor agregado (IVA), el impuesto selectivo de consumo y el impuesto sobre bebidas alcohólicas y no alcohólicas, que mejoraron por la apertura gradual de actividades económicas.

Sin embargo, la recaudación tributaria alcanzó solo el 85,3% de la estimación inicial que se hizo en 2019, antes de la pandemia.

En el mes de julio del 2020, el presupuesto de ingresos fue rebajado drásticamente ante la caída de finanzas estatales producto de la emergencia nacional, además de medidas que redujeron la llegada de dinero a las arcas estatales, como las exoneraciones fiscales aprobadas por el Congreso.

Tal fue el caso de la Ley de Alivio Fiscal ante la covid-19, que estableció una moratoria al IVA, el impuesto selectivo de consumo y el impuesto a la importación, durante los meses de abril, mayo y junio; así como la eliminación de los pagos parciales del impuesto de renta.

Asimismo, para el tercer trimestre se aprobó otra medida fiscal, con el fin de eximir por dos años más el pago del IVA en los servicios turísticos.

En tanto, uno de los gravámenes que mayor impacto tuvo sobre el Estado fue la reducción del impuesto a la propiedad de vehículos que se cobra en el marchamo. En comparación con el 2019, la reducción fue de ¢73.000 millones en este tributo.

“Los impuestos más afectados durante 2020 fueron el impuesto a la propiedad de vehículos, impuesto selectivo de consumo, y el impuesto único a los combustibles, los cuales cayeron en comparación con su recaudación de 2019 un 40,3%, 27,9% y 20,9% respectivamente”, detalla el informe.

El impuesto selectivo de consumo se cobra sobre bienes específicos, como los vehículos, electrodomésticos y los licores.

Principales ingresos tributarios

De los principales ingresos por concepto de tributos el ente contralor indicó que se encuentran dos, el impuesto sobre la renta y el IVA.

En el caso del primero, recaudó un total de ¢1.651.249 millones, los cuales equivalen al 4,6% del PIB, monto que fue un 11% menor al del 2019.

Esto significó para el Gobierno perder ¢203.617 millones por este rubro.

En tanto, la recolección del IVA fue de ¢1.623.695 millones, los cuales representan el 4,5% del PIB del 2020 y reflejan una caída de 0,7% respecto del año anterior.

Retroceso de tres años

El informe de Contraloría añade que la recaudación de ingresos corrientes de 2020 sufrió un retroceso de aproximadamente tres años.

Los ingresos corrientes suman, además de los tributarios, otros ingresos como los provenientes de multas.

“Para este período (2020), el monto recaudado ascendió a ¢4.694.708 millones, poco menor al observado en 2017, cuando se alcanzó la suma de ¢4.738.744 millones”, indica el documento.

Según la Contraloría, los ingresos totales del Gobierno Central en 2020 ascendieron a ¢9.426.677 millones, incluyendo el dinero que se obtuvo por la vía del endeudamiento (49% del total).

“Desde una perspectiva de mediano y largo plazo, la afectación en ingresos fue la más grande reportada en las últimas décadas, en un contexto de incertidumbre que no tiene comparación en la historia reciente y que ha dejado algunas experiencias útiles y desafíos para la gestión y presupuestación de los ingresos”, dice el documento.

Según la Contraloría, para el 2020 el Gobierno Central contó con ¢4,6 billones (millones de millones) obtenidos por medio de financiamiento, que representan un 12,9% del PIB.

VEA EL INFORME DE LA CONTRALORÍA COMPLETO:

Michelle Campos

Periodista en la sección de Política. Graduada como bachiller en periodismo en la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de licenciatura en Mercadeo. Ganadora de la Clase 8 del proyecto de periodismo colaborativo Punto y Aparte.