Michelle Campos. 18 septiembre
Óscar Arias y Laura Chinchilla, expresidentes de la República.
Óscar Arias y Laura Chinchilla, expresidentes de la República.

Luego de conocer las propuestas que el Gobierno plantea para la negoción con el Fondo Monetario Internacional (FMI), los expresidentes liberacionistas, Óscar Arias Sánchez y Laura Chinchilla Miranda, llamaron a los actores políticos a negociar antes que a cerrar la puerta del todo.

Chinchilla Miranda afirmó: “Nuestro país no se gobierna por referéndum, no se trata de decir sí o no. Se impone la negociación, la propuesta y contrapropuesta. Todo ello con el sentido de urgencia y responsabilidad que las graves circunstancias demandan. La alternativa de esto solo es una: ruina y penuria”.

Por su parte, Arias afirmó que “no hay nada más urgente que alcanzar un acuerdo en el seno de nuestra Asamblea Legislativa”.

En cuanto al fondo de la propuesta, el exmandatario sostuvo que la propuesta del gobierno de Carlos Alvarado se quedó corta en el recorte de gasto.

“Es imperativo alcanzar un acuerdo entre las diferentes fracciones políticas representadas en nuestro parlamento, que contemple un balance entre nuevos tributos y el recorte del gasto. Considero que, en la propuesta de nuestro gobierno, no se contempla la tan urgente reestructuración del aparato estatal que el país requiere”, afirmó.

Arias también retrocedió la vista a la crítica situación que vivió el país en los años 80, cuando se presentó una crisis económica que generó pobreza y hambre a la ciudadanía.

El expresidente opinó que, con las manifestaciones que han presentado algunos líderes empresariales y políticos en contra de nuevos impuestos, se hace “inviable” una negociación con el FMI.

“La principal consecuencia de no alcanzar dicho acuerdo posiblemente sería una devaluación de nuestra moneda similar a la que tuvimos en el gobierno del expresidente Rodrigo Carazo", dijo.

Agregó que las partes tendrán que transigir. “La eficacia de nuestro régimen democrático se encuentra, actualmente, sometida a duras pruebas. La crisis económica que hoy vivimos, agudizada por la pandemia del covid-19, es una coyuntura de enormes desafíos”, dijo.

La tarde de este jueves el equipo económico del Gobierno, presentó la propuesta con la que pretende negociar un financiamiento de $1.750 millones con el FMI, dentro de esta se presentan nuevos impuestos, los cuales han generado críticas de la ciudadanía.

Costa Rica recurre al FMI debido a que enfrenta una difícil situación económica, agravada por la llegada de la pandemia de la covid-19.

Con base a los cálculos del Ministerio de Hacienda, el Gobierno Central cerraría este 2020 con un déficit fiscal de 9,3% del producto interno bruto (PIB), casi el doble del 5,3% previsto a inicios de este año.

Diferentes bancadas del congreso han mostrado su oposición a los nuevos impuestos.

Un Acuerdo Posible. Hace seis años, en un artículo que publiqué en la página de opinión del periódico La Nación bajo el...

Posted by Óscar Arias Sánchez on Friday, September 18, 2020