Sofía Chinchilla C.. 7 octubre, 2018
El 8 de agosto, la diputada Ivonne Acuña acudió a los tribunales de San José junto a su abogado, Federico Campos, a presentar una demanda contra el jefe del Servicio Maxilofacial del Hospital San Juan de Dios, por los insultos que publicó en su contra en Facebook. Como compensación, Acuña exige ¢40 millones. Foto: Mayela López.
El 8 de agosto, la diputada Ivonne Acuña acudió a los tribunales de San José junto a su abogado, Federico Campos, a presentar una demanda contra el jefe del Servicio Maxilofacial del Hospital San Juan de Dios, por los insultos que publicó en su contra en Facebook. Como compensación, Acuña exige ¢40 millones. Foto: Mayela López.

El odontólogo Rodolfo Gamboa Montes de Oca, jefe del servicio maxilofacial del hospital San Juan de Dios, se retractó públicamente, en un campo pagado en las páginas de La Nación, de los insultos que dirigió a la diputada Ivonne Acuña el 31 de julio desde su perfil de Facebook.

Gamboa firma la retractación, publicada este domingo, por las palabras que expresó "en perjuicio del honor” de la legisladora restauracionista.

“Yo, Rodolfo Gamboa Montes de Oca, mayor de edad, costarricense, portador de la cédula de identidad 1-0706-0318, me retracto de todos los hechos descritos en la acusación particular expresados en perjuicio del honor de la señora Ivonne Acuña Cabrera, difundidos por la red social Facebook, tramitada bajo la causa penal N° 18-000085-0016-PE por los delitos de calumnias e injurias ante el Tribunal Penal del Primer Circuito Judicial de San José”, dice la retractación del odontólogo.

La causa penal a la que hace referencia se abrió luego de que Acuña lo demandara el 8 de agosto. Como compensación, la legisladora exigió ¢40 millones.

Según el Código Penal, las injurias son ofensas contra la dignidad o el decoro de una persona, ya sea personalmente o en un medio de comunicación dirigido a ella. La falta aumenta en gravedad si la ofensa se emite en público. La difamación, por otra parte, es el delito de deshonrar o propalar “especies erróneas” para afectar la reputación de una persona.

Acuña aseguró que la retractación de Gamboa es importante por el precedente que marca.

“Lo veo como algo muy positivo, en el sentido de poder sentar un precedente y hacerle entender a las personas, y pues a los hombres, que no se puede continuar en este camino de la violencia contra la mujer, la violencia política, y pues por supuesto toda la falta de tolerancia hacia la diferencia de opinión que puede existir entre todos los costarricenses, que somos personas muy variadas y de pensamientos críticos y muy diferentes”, dijo la legisladora.

De acuerdo con Federico Campos, abogado de la diputada, con la retractación, Gamboa evita tener que enfrentarse a un juicio. La publicación del campo pagado se hizo en la edición dominical impresa de La Nación porque así lo ordenó un juez, a solicitud de la demandante. Ahora resta que las autoridades judiciales determinen lo que corresponda con el pago de costas.

“Realmente espero que el señor esté sinceramente arrepentido y que entienda la gravedad de sus actos, y que no lo haga solo para ya acabar con el asunto y listo, creo que de alguna forma podemos cometer errores, pero es bueno hacer ese análisis y ver en qué podemos mejorar”. Diputada Ivonne Acuña

El odontólogo, por su parte, declaró que con la retractación espera cerrar el capítulo que inició con su publicación. Destacó la lección que aprendió sobre la responsabilidad con la que se debe ejercer la libertad de expresión.

“Cometí un grave error, por el cual me siento profundamente arrepentido. Extiendo nuevamente mis más sinceras e irrestrictas disculpas a la señora diputada Ivonne Acuña Cabrera, así como a toda su familia, por lo ocurrido. Como ciudadano costarricense, he aprendido una dura e importante lección sobre la responsabilidad que conlleva el ejercicio de la libertad de expresión, así como sobre la obligación moral que pesa sobre cada uno de nosotros al participar en el debate público”, expresó Gamboa.

“Comprendo que en una democracia la crítica y el debate son válidos y legítimos, siempre que se hagan en un marco de respeto a las personas. Nada, absolutamente nada, justifica las ofensas y las injurias personales”, añadió Gamboa.

El día que presentó la querella, Acuña reveló que el jefe del San Juan de Dios le escribió a su correo electrónico para pedirle una reunión privada, pero que ella prefirió evitar cualquier tipo de contacto.

"Hay que entender que es un tipo de violencia, es un tipo de agresión, por esa razón no me sentiría tranquila de reunirme con él y mucho menos de forma privada, como él propone”, declaró Acuña en esa ocasión.

Gamboa, por su parte, reconoció que fue un error insultar a la diputada en redes sociales, aunque apuntó que lo hizo desde su perfil personal y que borró el mensaje minutos después de publicarlo.

“Si no hubiera sido porque alguien la hizo viral, esto nunca se hubiera sabido”, dijo el 1.° de agosto, cuando trascendieron los hechos.