Josué Bravo. 18 febrero
El diputado liberacionista Luis fernando Chacón (sentado al centro) fue uno de los principales impulsores del proyecto, ahora convertido en ley, que obliga a reciclar materiales en la construcción o mantenimiento de vías nacionales y cantonales. Foto: Diana Méndez
El diputado liberacionista Luis fernando Chacón (sentado al centro) fue uno de los principales impulsores del proyecto, ahora convertido en ley, que obliga a reciclar materiales en la construcción o mantenimiento de vías nacionales y cantonales. Foto: Diana Méndez

Con el voto unánime de los 42 diputados presentes, el plenario legislativo aprobó este martes, en segundo debate, una ley que obliga a utilizar materiales reciclados en obras de infraestructura vial.

Se trata del expediente 20.570, una propuesta del Partido Liberación Nacional (PLN), que establece que los proyectos de construcción, reconstrucción, conservación, mantenimiento y rehabilitación en vías nacionales y cantonales, deberán contar con, al menos, el 50% de mezcla asfáltica hecha a base de materiales reutilizables.

La iniciativa fue propuesta en el 2017 por el entonces diputado liberacionista Michael Arce.

Sin embargo, el expediente fue rescatado por el actual legislador verdiblanco Luis Fernando Chacón, quien presentó un texto sustitutivo que luego fue dictaminado en la comisión elegislativa especial de Infraestructura antes de llegar al plenario.

El texto aprobado determina que será el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme), de la Universidad de Costa Rica (UCR), el ente encargado de emitir y actualizar la lista de materiales que se deberán reutilizar.

Los materiales pueden ser arena obtenida al combinar minerales naturales con desechos plásticos triturados, caucho, llantas de vehículos, restos de una loza de concreto o de la pared de un edificio y hasta el mismo material de una carpeta de asfalto que se levantó de una vía.

Además, la ley determina que será el Lanamme el responsable de dictar las especificaciones técnicas para la elaboración de mezclas de materiales que incluye el desarrollo o mantenimiento de aceras, cordón, caños y otros componentes necesarios para el drenaje pluvial.

Votaron a favor 14 diputados del Partido Liberación Nacional (PLN); nueve del Partido Acción Ciudadana (PAC); seis del bloque Nueva República (NR); cinco del Partido Restauración Nacional (PRN); dos del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); dos del Partido Integración Nacional (PIN); dos del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC); y uno del Frente Amplio.

La liberacionista Paola Valladares, presidenta de la comisión de Infraestructura, explicó que la ley busca favorecer al medio ambiente al proteger las canteras del país.

“Que la explotación se vaya mermando y que utilicemos lo que eventualmente sea desecho. Pero no es enterrar basura. El proyecto lo que viene es a tratar de darle un mejor destino a todo aquello que sea desechado constructivamente y que el plástico, eventualmente, pueda ser usado para la generación de la mezcla”, expuso la verdiblanca.

Valladares añadió que, si bien hay quejas sobre el uso del plástico en el asfalto por falta de adherencia, el texto deja claro que será Lanamme el responsable de determinar las especificaciones técnicas del diseño y producción del material de asfalto sea fría o caliente.

Afirmó que, ante esa queja, es probable de que solo el 2% de materiales se generen a base de plástico y el resto podría ser de arena o piedra de desecho.

Por su parte, el proponente Chacón indicó que la ley impulsa el uso de nuevas tecnologías en el desarrollo de infraestructura vial en un país tropical como Costa Rica, donde la vida útil de las carreteras podría mejorar.

“Ante la precipitación pluvial, los pavimentos se ven constantemente expuestos y, por tanto, la durabilidad se ve reducida. Con estos agregados de materiales reciclados vamos, no solo a tener beneficios ambientales, sino beneficios económicos importantes en el país”, afirmó Chacón.

Por su parte, Luis Ramón Carranza, diputado del PAC, indicó de que el texto tiene un componente ambiental y otro económico. Aseveró que, una vez que entre en vigencia, se podrían a usar caucho, plástico y llantas de vehículos en las carpetas de asfalto.

Algunos de los beneficios ambientales destacados por los legisladores son volver a usar material que ha finalizado su vida útil, disminución del volumen de botaderos, conservación del suministro de material virgen y reducción de los procesos de extracción de materias primas limitadas.

En cuanto a los económicos, resaltan reducción en los costos en pavimentación, ahorro en importación y extracción de materia prima (asfalto y agregados) y disminución en los tiempos de intervención.

En cuanto a los eventuales beneficios económicos también destacan reducción en las importaciones de los productos asociados a la obra y en los porcentajes de ligante asfáltico requerido en la mezcla.