Por: Aarón Sequeira 4 abril, 2014

Entre los legisladores que comenzarán funciones el 1.° de mayo hay nueve docentes.

De ellos, al menos tres se comprometen a impulsar el proyecto de ley para evitar que se recalcule la pensión con base en la remuneración como diputado.

La jefa electa del Partido Acción Ciudadana (PAC), Emilia Molina, es educadora pensionada. Ella habló por su bancada y aseguró que condenan la pretensión de los docentes pensionados de seguir ganando como congresistas al dejar el cargo.

Los ingresos de un diputado, incluidos los pluses, alcanzan los ¢4,2 millones. Además, tienen un incremento del 10% anual.

Rolando González, de Liberación Nacional, también es educador. Él aseguró que el criterio para incrementar las pensiones de los diputados genera inequidad y perjuicio a las finanzas públicas.

Carlos Hernández, del Frente Amplio, también educador, se comprometió a frenar dicha práctica pues la considera un abuso. “Ese portillo ya se había eliminado”, dijo el diputado electo.