Silvia Artavia. 7 diciembre
Según el Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC), actualmente, hay 9.201 pymes inscritas. Foto ilustrativa.
Según el Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC), actualmente, hay 9.201 pymes inscritas. Foto ilustrativa.

Las micro, pequeñas y medianas empresas, que nazcan a partir del 1° de julio de 2019, estarán exentas de pagar el impuesto sobre sus ganancias durante el primer año de operaciones.

El beneficio obedece a una condición diferenciada que trae la reforma fiscal para los emprendedores.

Para el segundo año, las nuevas pymes pagarán un 25% del impuesto de renta que deberían pagar y, para el tercero, un 50%.

A partir del cuarto año, cuando hayan adquirido una mayor estabilidad financiera, pagarán el 100% del tributo de renta que les corresponde.

En adelante, este beneficio aplicará para todas las micro y pequeñas empresas que nazcan en el país, explicó el viceministro de Hacienda, Nogui Acosta.

Además, se hará extensivo a las que en algún momento trabajaron en la informalidad y que, a partir de julio, se inscriban como contribuyentes ante el Ministerio de Hacienda.

Sin embargo, la exención no regirá para quienes ya fueron contribuyentes y se desinscribieron.

“Eso sí, no funciona (la exención de renta durante el primer año) para una empresa que haya estado inscrita, se desinscribió, dejó de pagar y regresa. Ahí aplicaría una amnistía, pero entra dentro de los porcentajes de empresas que le correspondería. Es para empresas nuevas”, argumentó Acosta.

En dichos casos, las pymes deben cancelar el impuesto sobre la renta que pagan las demás, el cual dependerá de los ingresos de estas compañías.

Cambios en cálculo del tributo

Dentro de los cambios que trae la reforma fiscal para las pymes, ahora variará la forma de cobrarles el impuesto sobre la renta.

Así cambiará el impuesto de renta para las pymes con la reforma fiscal.
Así cambiará el impuesto de renta para las pymes con la reforma fiscal.

Antes, el Ministerio de Hacienda calculaba este gravamen con base en el ingreso bruto de las empresas, ahora lo hará sobre las ganancias netas.

En la vieja estructura, Hacienda divide a las pymes en dos grupos:

-Las que tienen ingresos brutos menores a ¢54 millones, que deben pagar un 10% de sus ingresos netos

-Las que tienen ingresos brutos entre ¢54 millones y ¢106 millones, que deben pagar un 20% de sus ingresos netos

Con esa forma de cálculo, ocurre el fenómeno de que empresas con ganancias idénticas terminan pagando un impuesto de renta totalmente distinto.

Con la reforma fiscal, el impuesto de renta se calculará sobre el ingreso neto, para evitar esa distorsión. Además, el porcentaje por cobrar será escalonado de la siguiente forma:

-Un 5% sobre los primeros ¢5 millones de ganancia

-Un 10% sobre los siguientes ¢2,5 millones (de ¢5 millones a ¢7,5 millones)

-Un 15% sobre los siguientes ¢2,5 millones (de ¢7,5 millones a ¢10 millones)

-Un 20% de los ¢10 millones en adelante

Carla Cogui, socia de Impuestos de la firma Deloitte, considera esta nueva forma de cobrar renta a las pymes como un estímulo para los emprendedores.

“Hasta el día de hoy, (las pymes) pagaban como cualquier otra empresa, con las tarifas de renta normales, en la proporción que les correspondía, pero con los mismos tramos que todas las demás empresas. Hasta ahorita hay un incentivo para las micro y pequeñas empresas”, comentó la experta.

Sin embargo, la experta estima que, a pesar de esta buena noticia, el país tiene una deuda pendiente con el impulso al pequeño y mediano empresario.

“Si ellos supieran que van a la administración tributaria y hay una ventanilla especial para pequeñas y medianas empresas, o para emprendedores, donde los van a orientar en un lenguaje llano y no técnico, eso les ayudaría y se podrían enfocar y comenzar su negocio”, enfatizó la especialista.

En setiembre de este año, el Gobierno dijo que, en el 2019, lanzará la Ventanilla Única de Inversión (VUI), un sistema automatizado que permitirá hacer los trámites de una forma centralizada a quienes deseen abrir un negocio.

Con esto, el Ejecutivo se comprometió a reducir, hasta en un año, el tiempo que gasta una persona u organización obteniendo permisos estatales para instalar una empresa.

Entre los mayores retos a los que se enfrentan los emprendedores en Costa Rica, está el desconocimiento y la falta de acompañamiento en trámites básicos como la inscripción ante el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) o el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), según corresponda.

También encuentran desafíos a la hora de realizar gestiones como llevar la contabilidad y preparar las declaraciones de ventas y de renta.

¿Qué es una pyme?

La empresa debe estar inscrita ante el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) o ante el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), según corresponda.

Si la cantidad de empleados es menor a 10, el emprendimiento califica como microempresa; si es mayor a 10 pero menor o igual a 35, figura como pequeña empresa; y si tiene entre 35 y 100 colaboradores, es una mediana empresa.

Para ser una pyme, el negocio debe estar registrado en alguna de las categorías anteriores. También debe tener permanencia en el mercado y ser una unidad productiva formal, indica el MEIC.

Según esa entidad, en el país hay 9.201 pymes inscritas.

Según la III Encuesta Nacional de la Mico, Pequeña y Mediana Empresa en Costa Rica 2018, así perciben su ingreso anual las pymes nacionales:

-Un 24,7% tiene ganancias de menos de ¢10 millones

-Un 16% recibe entre ¢11 y ¢20 millones

-Un 12% reporta entre los ¢21 y los ¢40 millones

-Un 10% obtiene entre ¢41 y ¢100 millones

-Un 5,1%, gana entre ¢100 y ¢250 millones

-Un 2,9%, entre ¢251 y ¢500 millones

-Un 0,4%, entre ¢500 y ¢1000 millones

-Un 0,7%, entre ¢1.000 y ¢3.000 millones

-Un 1,3%, más de ¢3.000 millones