Aarón Sequeira.   21 noviembre, 2018
21/11/2018 San José, Costa Rica. Asamblea Legislativa, Juramentación de la Magistrada de la Sala II Roxana Chacón Artavia. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

La abogada Roxana Chacón Artavia fue juramentada este miércoles, en el plenario de la Asamblea Legislativa, como nueva magistrada de la Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia, luego de casi 20 años de laborar para la Defensoría de los Habitantes.

Chacón llega a la magistratura en el Poder Judicial, pese a no haber ejercido nunca como jueza del ámbito laboral ni haber sido nunca empleada de la Corte. Consciente de ello, asegura que estudiará mucho y dedicar muchas horas para “hacer los ajustes necesarios”.

“Ellos (los diputados) creyeron importante integrar (la Corte) con personas de fuera, para tener una óptica un poco más amplia, ese fue su criterio, por eso me eligieron, pensando en que no haya estado en el Poder Judicial”, comentó Chacón, quien resolverá en alzada casos de materias como Trabajo y Familia.

La nueva jueza apuntó que los legisladores trataron de integrar las fuerzas con gente que está dentro del Poder Judicial y gente que tiene experiencia y que, como ella, han estado en otros lugares, “más cercanos a los habitantes en sus necesidades”.

Hasta ahora directora de Asuntos Laborales de la Defensoría, la abogada de 56 años asegura que ella podrá llevar a la Corte un mensaje “en defensa de todos los habitantes de la República, de los usuarios del Poder Judicial".

“Me parece a mí que eso pesó muchísimo para integrar la Corte con personas que tengan una visión diferente, más de cerca con los ciudadanos, hay que llevar a la Corte ese punto de vista de los ciudadanos que acceden a sus servicios", indicó.

La elección de Roxana Chacón culmina el proceso de nombramiento en Asamblea Legislativa por la jubilación de la exmagistrada Zarela Villanueva Monge, quien se acogió a su pensión el 12 de mayo de 2017, por lo ese puesto estaba vacante desde hace un año y medio.

Con esa designación, los diputados superan una mora de cuatro expedientes que guardaban polvo en la agenda del plenario legislativo. Aun hay otros cuatro nombramientos pendientes, pero todos ellos por vacantes que se dieron entre abril y julio de este año.

Primero, el Congreso destituyó a Celso Gamboa, de la Sala III, porque se le demostró vinculaciones indebidas y comportamientos irregulares en el ejercicio de la magistratura. Luego, se jubiló Ernesto Jinesta, de la Constitucional, en mayo.

Finalmente, en julio, se jubilaron Carlos Chinchilla y Doris Arias, ambos de la Sala Penal, luego de que se les sancionara por haber desestimado una causa contra dos exdiputados vinculados con el importador de cemento chino, Juan Carlos Bolaños, en febrero del 2017.

‘Revisar procesos, enmendar procedimientos’

Aparte de afirmar que podría darle una visión fresca y externa a la Corte, desde los intereses ciudadanos, Roxana Chacón sentencia que el Poder Judicial no está exento de revisión y que, por tanto, “hay que revisar procesos y tratar de enmendar ciertos procedimientos” judiciales.

¿Cuáles procesos deben revisarse? Desde su experiencia como abogada laboralista de la Defensoría, Chacón está convencida de que es fundamental que haya un pleno acceso de los habitantes a la justicia, pero sobre todo una “justicia pronta y cumplida”.

“Los datos del Poder Judicial reflejan algunos atrasos y otros son prolongados. Hay que revisar las causas por las que los juzgados se encuentran en esa mora judicial. Me parece que hay que emprender acciones ahí, para tratar de ayudar también a los jueces a buscar mecanismos para que pongan a derecho esos expedientes y puedan entregar las sentencias como se requiere”, manifestó la nueva magistada de la Sala II.

Con la juramentación, Chacón accede al puesto como jueza de la Corte Suprema de Justicia por ocho años, prorrogables indefinidamente, siempre y cuando ella manifieste que optaría por la reelección. Es decir, será magistrada desde ahora y hasta el 2026.

En cuanto a las herramientas que debe aplicar en última instancia el alto tribunal, están el Código Procesal Laboral, que la abogada también considera debe estar bajo constante revisión y supervisión.

“Hay una magistrada a cargo de seguir el avance de todos los procesos del Código Procesal Laboral. Hay que evaluarlo, a lo interno de la Sala que coordina el tema y ver cuáles han sido los resultados, para ver si efectivamente los resultados van por buen camino o hay que hacer algunos ajustes a lo interno del Poder Judicial”, explicó.

También ve con muy buenos ojos la futura implementación del Código Procesal de Familia, una vez que los diputados aprueben dicho proyecto de ley, ahora bajo estudio del Congreso.

“Será importantísima para que los juzgados de familia puedan disminuir esos plazos de tramitación y dar un mejor procedimiento, más efectivo para los jueces, para que puedan usar esa herramienta propia y puedan resolver”, opinó Chacón.

En cuanto a la implementación de los alcances de la sentencia de la Sala Constitucional sobre el matrimonio igualitario y sus efectos en la legislación de familia, Chacón prefirió no entrar en materia, pues alegó que tiene prohibición para hacerlo, ya juramentada.

Tampoco quiso atender la consulta sobre la huelga de varios gremios contra la reforma fiscal, y que ya lleva casi 70 días.