Política

‘No seguir’ con el tren eléctrico es una posibilidad, reconoce jerarca de Incofer

Mario Arce afirmó que ‘última palabra pasará por la máxima jefatura’. Hace solo un mes el jerarca había afirmado que el proyecto se construiría ‘sí o sí’ durante el gobierno de Chaves

El presidente ejecutivo del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), Mario Arce, reconoció que no seguir adelante con el tren eléctrico metropolitano es una de las posibilidades que maneja el Gobierno.

Así lo afirmó el jerarca el pasado viernes, durante su participación en el Congreso de Movilidad Eléctrica, luego de asegurar que él sí está convencido de la necesidad del sistema masivo de transporte. El evento fue organizado por la Asociación Costarricense de Movilidad Eléctrica (Asomove).

Sobre la decisión final en relación con el proyecto heredado por la administración de Carlos Alvarado, Arce manifestó: “Desde el Incofer hemos discutido una hoja de ruta que, en sus momento, y, en la medida de lo posible, estaríamos compartiendo con las autoridades de Casa Presidencial.

“Sé que se están trabajando otros planteamientos, incluso de parte del MOPT; que Casa Presidencial está valorando el tema del financiamiento. Así que es una decisión que se deberá tomar de forma consensuada entre los diferentes actores, valorando los pros y los contras, y, desde luego, al final, pues la última palabra pasará por la máxima jefatura”, afirmó Arce.

El presidente ejecutivo de Incofer añadió que “de nuestra parte, independientemente de la decisión que se tome con este proyecto, sea que se decida orientar desde una nueva óptica, que se decida cambiar la modalidad del proyecto, o sea que se decida momentáneamente no seguir con el proyecto, de nuestra parte, nosotros estamos muy comprometidos en Incofer a mejorar sí o sí la operación actual”, detalló Arce.

Esa explicación del jerarca ferroviario dista de sus propias declaraciones, hace solo un mes, cuando afirmó que el tren eléctrico se construiría “sí o sí” durante el gobierno de Rodrigo Chaves.

La Nación supo que la Presidencia de la República realizó una reunión de alto nivel, el 23 de junio anterior, con el propósito de definir el futuro del tren eléctrico metropolitano, proyecto de transporte público que conectaría 15 cantones de la Gran Área Metropolitana (GAM).

El encuentro fue encabezado por el presidente de la República, Rodrigo Chaves. Estuvieron presentes el ministro de Obras Públicas y Transportes (MOPT), Luis Amador, y el presidente de Incofer, Mario Arce.

En ese espacio, se expusieron las facilidades del financiamiento blando por $550 millones, aprobado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Fondo Verde de Naciones Unidas; no obstante, las autoridades hicieron importantes señalamientos contra el anteproyecto.

Las críticas provinieron principalmente por el ministro de Obras Públicas y Transportes, quien expuso al mandatario su oposición al plan. De hecho, solo un día después del encuentro, Luis Amador criticó el proyecto y los estudios de factibilidad en una conferencia de prensa convocada por el MOPT.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes tiene la rectoría en materia de transporte público. Es decir, los criterios en relación con puertos, aeropuertos, trenes y otros similares también deben estar autorizados por el jerarca de ese ministerio.

Durante la conferencia sobre movilidad eléctrica, el jerarca de Incofer aseguró que también se encuentran valorando los resultados de los estudios de factibilidad del tren eléctrico limonense de carga (Telca), también heredado por la administración Alvarado Quesada.

Se trata de un ferrocarril libre de emisiones, de 260 kilómetros, que conectaría la zona norte y el área metropolitana con los puertos del Caribe, con el propósito de mover mercancías de exportación e importación en el país.

“Es un proyecto sumamente ilusionante para la institución”, declaró Arce.

Agregó que “el Telca tiene un potencial enorme de reactivación económica para la zona norte, para el Caribe, para toda la parte logística y de carga a nivel nacional. Visualizamos que se podrían proyectar construcción de zonas francas y parques industriales”.

Los estudios de factibilidad arrojaron que se generarían más de 6.000 empleos durante la etapa de construcción, y otros 2.000 con la entrada en operación de la obra.

“Es un ‘proyectazo’, hay que decirlo así. Básicamente solo beneficios le vemos”, concluyó el presidente ejecutivo de Incofer.

Mario Arce también dijo que la diferencia entre los proyectos de transporte de carga, como el Telca, con los proyectos de transporte de personas, como el tren eléctrico metropolitano, es que son obras rentables y económicamente eficientes.

Los proyectos de transporte de pasajeros requieren de subsidios estatales para su operación. Usualmente, los gobiernos locales o nacionales recurren a ese subsidio para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos al disminuir los tiempos de viaje, el congestionamiento vial y las consecuencias que estos generan en la salud y el ambiente.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.