Juan Lara Salas. 27 agosto
Imagen de archivo del 23 de octubre del 2014 de empleados y sindicalistas de JAPDEVA reunidos ante oficina del Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap) en Limón jugando dominó mientras transcurría una huelga/Fotografia: JOHN DURAN
Imagen de archivo del 23 de octubre del 2014 de empleados y sindicalistas de JAPDEVA reunidos ante oficina del Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap) en Limón jugando dominó mientras transcurría una huelga/Fotografia: JOHN DURAN

Los diputados Luis Fernando Chacón y Jorge Fonseca, del Partido Liberación Nacional (PLN), le presentaron una moción al proyecto de reestructuración de Japdeva que abría la puerta a que 104 funcionarios de esa institución reciban prejubilaciones mayores a ¢1,6 millones, el monto máximo que paga el régimen de Invalidez Vejez y Muerte (IVM) de la CCSS.

Según los congresistas verdiblancos, todo se trató de un error por parte de ellos debido a una omisión.

Esa iniciativa de ley, que pretende reducir la planilla de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) para evitar su quiebra, prevé que el Estado destine ¢17.000 millones en la próxima década para financiar un pago mensual a 277 trabajadores mayores de 55 años mientras se pensionan con el IVM.

Esta prejubilación o subsidio equivaldría al 63% del salario promedio de los 12 mejores salarios mensuales que haya recibido cada funcionario, en los últimos cinco años.

El pago promedio sería de ¢1,2 millones mensuales. Sin embargo, el artículo 11 del texto establece que, “bajo ninguna circunstancia”, la prejubilación podrá superar el tope máximo establecido por el régimen de pensiones de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

La moción 43 de los diputados del PLN pretendía, precisamente, eliminar ese tope, lo que habría abierto la puerta para prejubilaciones de lujo a 104 personas cuyos salarios promedio en Japdeva son superiores a los ¢1,6 millones.

No obstante, este martes, los legisladores de Liberación Nacional procedieron a retirar la moción, informó el propio Jorge Fonseca. “Fue un desafortunado error”, refirió el legislador a este diario.

Una pensión que supera lo que la persona cotizó durante su vida es una jubilación de lujo. Actualmente, el Gobierno se ve obligado a pagar miles de estas por haber permitido, durante años, el otorgamiento de pensiones que carecían de fondos para costear sus beneficios.

Esta moción de estos legisladores del PLN al expediente 21.426 además habría encarecido el monto que el Estado debería girar para financiar este plan de prejubilaciones.

La propuesta fue retirada en la comisión especial que, en este momento, estudia las últimas mociones de fondo antes de que el texto sea debatido en plenario.

Erwen Masís, diputado de la Unidad Socialcristiana y uno de los integrantes de la comisión a cargo del proyecto, estimó que esa moción liberacionista potencialmente habría elevado en ¢2.000 millones más el gasto público.

“No es conveniente para el proyecto y, lejos de pretender un beneficio, sería lo contrario. Es posible que la moción se haya hecho con el mayor cuidado y buena intención, pero sí contiene un error técnico”, explicó Masís.

Al ser consultados, los diputados liberacionistas proponentes afirmaron que se trató de un error.

“Vamos a revisar eso del tope, nuestra intención con esta ley no es romper el tope. Y eso lo vamos a revisar detalladamente. Nuestro interés es darle un salvavidas a Japdeva, pero eliminando gollerías”, explicó Chacón quien es diputado por Cartago.

Fonseca, por su parte, fue categórico al señalar que él y Chacón se equivocaron al omitir el artículo 11 en su moción; hecho que calificó de error “y talón de Aquilés de nuestra moción”.

“Aunque no representa la más exquisita y mejor técnica legislativa, para subsanar esto haremos una moción de reiteración de otra, la 32 que sí contempla el artículo 11. Si se aprueba la nuestra, acudiremos a una moción de reiteración para que el plenario conozca la moción 32 con tal de suprimir la nuestra”, ofreció Fonseca; diputado por Heredia.

Salvavidas financiero

Expediente 21.426 plantea también pagarle una cesantía 12 salarios a los trabajadores al finalizar su relación laboral con la empresa estatal que afronta un agujero financiero, ante la caída de 79% de sus ingresos luego de la entrada en operación del megapuerto de barcos portacontenedores en Moín el cual se otorgó en concesión a la compañía holandesa APM Terminals.

Según el Gobierno, la prejubilación planteada en el proyecto para esos trabajadores mayores de 55 años procede porque supuestamente a esas personas les costaría encontrar un empleo luego de ser liquidados.

Los ¢17.000 millones, calculados por la Dirección Nacional de Pensiones, saldrían del Presupuesto Nacional.

Un informe elaborado por la Dirección Nacional de Pensiones y entregado a los diputados que discuten la propuesta, establece una enorme diferencia entre las prejubilaciones que se pretente pagar en Japdeva y otros regímenes similares, como el de los trabajadores del Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop) y del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer).

Según detalla el documento, esos extrabajadores reciben un subsidio promedio ¢425.000 mensuales. Los de Japdeva recibirían en promedio ¢825.000 mensuales más si se apruebe la ley.

Montos de prejubilaciones en detalle

277 trabajadores califican para recibir el subsidio estatal

FUENTE: Dirección nacional de pensiones    || J.C. / LA NACIÓN.