Ministro de la Presidencia no aclara si presidente Solís estaba enterado y de acuerdo con decisión de apartar a la Procuraduría

Por: Gerardo Ruiz R. 23 febrero, 2016
Sergio Alfaro indicó que no se requería una orden del presidente Luis Guillermo Solís para quitarle a la Procuraduría la representanción del Estado ante la Corte IDH por el caso de la FIV.
Sergio Alfaro indicó que no se requería una orden del presidente Luis Guillermo Solís para quitarle a la Procuraduría la representanción del Estado ante la Corte IDH por el caso de la FIV.

San José

El ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro, afirmó este martes que no se requería de una orden del presidente, Luis Guillermo Solís, para apartar a la Procuraduría General de la República (PGR) de la defensa del Estado por el caso de fecundación in vitro (FIV), que se ventila en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

Con ese argumento, Alfaro descartó cualquier contradicción entre lo dicho por Solís, quien negó haber sacado a la Procuraduría, y la decisión de relevar al abogado del Estado de la representación en esta demanda.

En agosto del año pasado, el ministro de la Presidencia firmó un oficio en el que le informó a la procuradora, Ana Lorena Brenes, que Casa Presidencial había decidido asumir la defensa del Estado en ese tema.

Empero, la semana pasada, Solís declaró a La Nación que nunca emitió una orden o directriz para que la PGR abandonara la representación ante la Corte IDH.

Pese a la diferencia, Sergio Alfaro argumentó que no hay ninguna incoherencia porque no se requería de una orden del presidente:

"Simplemente cambiamos la representación legal. En ese sentido no existe ninguna instrucción o mandato del presidente (...). Esa acción es discrecional", dijo Alfaro sobre la salida de la Procuraduría, que venía cumpliendo la defensa desde el gobierno de Laura Chinchilla (2010-2014).

La semana pasada, el presidente Solís afirmó, en tono fuerte, que nunca ordenó apartar a la PGR del caso FIV.

"No he negado, no he ordenado, no le he pedido, no le he mandado a la señora procuradora que no intervenga, y si lo hubiera hecho, conociéndola, estoy seguro que la señora procuradora de haber querido, habría actuado de motu proprio, como corresponde, dijo el gobernante.

Como el ministro Alfaro dijo que no era necesaria una orden del presidente Solís, para quitarle a la PGR la representación del Estado ante la Corte IDH, este medio le consultó si el gobernante estuvo de acuerdo con la decisión del Ministerio de la Presidencia de apartar a la procuradora Ana Lorena Brenes del caso.

Alfaro contestó la pregunta de forma indirecta: "El presidente es el jefe de la relaciones internacionales en Costa Rica", se limitó a afirmar.

La defensa de Costa Rica en casos internacionales le corresponde al Ministerio de Relaciones Exteriores. Sin embargo, el Ejecutivo puede delegarla en terceros.

La Procuraduría asumió la defensa de la primera demanda por el tema FIV a solicitud de Chinchilla, a finales de julio del 2011, cuando el caso fue elevado a la Corte IDH, luego de que el Estado no legalizara esa práctica de fecundación asistida en los plazos que le concedió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Ese órgano analizaba una demanda al país que presentaron diez parejas desde enero del 2001, un año después de que la práctica de ese procedimiento fue prohibida por la Sala Constitucional.

En defensa del país, la PGR alegó que hay un “derecho a la vida desde la concepción” y que, por ende, “a partir de esa etapa es que surge la obligación del Estado de proteger ese nuevo ser”.

La PGR basó esa tesis apoyada en criterios científicos y técnicos que dicen que “la vida se inicia desde el momento en que el óvulo y el espermatozoide se unen”.

A finales del 2012, la Corte IDH condenó al país y le ordenó permitir la FIV.