Sofía Chinchilla C.. 10 febrero
El ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves, afirmó que los cambios se implementarán de inmediato. En la fotografía lo acompaña la jefa de fracción del PAC, Nielsen Pérez. Foto: Jorge Castillo.
El ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves, afirmó que los cambios se implementarán de inmediato. En la fotografía lo acompaña la jefa de fracción del PAC, Nielsen Pérez. Foto: Jorge Castillo.

En su comparecencia ante los diputados de este lunes 10 de febrero, Rodrigo Chaves, ministro de Hacienda, anunció la eliminación de dos engorrosas obligaciones que complicaban la declaración de impuestos a los usuarios de facturación electrónica.

El primero es la validación de los comprobantes electrónicos que debían hacer dichos usuarios cuando adquirían un producto o servicio.

Guillermo Varela, director ejecutivo de la asociación GS1 Costa Rica, explicó que cada vez que un cliente recibía una factura de parte de un proveedor, debía confirmar la aceptación del documento pues, de lo contrario, no podían deducir dicho gasto de su pago del impuesto sobre la renta.

Según Chaves, dicho trámite se suprimió.

“Lo que se está eliminando es la obligatoriedad de confirmar las facturas, de enviarlas para que las confirme el sistema de Hacienda”, reafirmó Carlos Vargas, director de Tributación Directa.

Según Varela, la aceptación de las facturas en adelante será tácita; el usuario deberá avisar a Hacienda solo si tiene algún reclamo sobre el documento que se le esté girando, o si el comprobante electrónico tiene un beneficio fiscal, o exoneración.

Este lunes, el jerarca de Hacienda también informó de que se suprimió la obligación que tenían los usuarios de facturación electrónica de presentar declaraciones informativas en noviembre de cada año.

Dichos contribuyentes quedarán liberados de llenar el formulario D-151, en el que las personas físicas o jurídicas deben detallar las compras o ventas que hayan hecho durante al año a una misma persona, cuando el importe acumulado del periodo sea superior a los ¢2,5 millones.

En ese formulario también se debe reportar la venta o compra de alquileres, comisiones, servicios profesionales e intereses, cuando el importe realizado a una misma persona supere los ¢50.000 anuales.

De acuerdo con Vargas, muchas de esas transacciones están respaldadas por comprobantes electrónicos, de los cuales Hacienda ya lleva registro, por lo cual se hace innecesario que se reiteren en la declaración informativa.

No obstante, el formulario sí deberá enviarse si el contribuyente tiene facturas en físico, únicamente con esa información.

“De manera que se limita la información por suministrar solo a lo que no esté respaldado en factura electrónica, con lo cual se reduce al mínimo. Si alguien tiene todo en factura electrónica, entonces no debe declarar, pues no estaría obligado”, explicó el funcionario.

La eliminación de los dos trámites solo aplica a los contribuyentes que utilicen factura electrónica. El director de Tributación y el ministro de Hacienda confirmaron que las medidas tienen efecto inmediato, pues saldrían publicadas en La Gaceta este mismo lunes.

La información fue presentada por Chaves durante una comparecencia ante el plenario de la Asamblea Legislativa, para explicar a los diputados el aumento registrado en el déficit fiscal en el 2019, así como una serie de medidas extraordinarias que el Gobierno tomará para enfrentarlo.

Refuerzo en call center de Tributación

Según Chaves, a partir de este mes, también se duplicará la cantidad de funcionarios que atienden el centro de llamadas de Tributación Directa, el cual pasará a tener 26 operadores.

De acuerdo con el Ministro, lo que se hizo fue reubicar a empleados de otras tareas a esa función de servicio a la población.

Además, el jerarca anunció que a partir de ahora, las empresas que se encuentren inactivas no tendrán que presentar la declaración del impuesto sobre la renta, por lo que dichos contribuyentes solo deberán rendir su balance de situación.

“Que la gente y las empresas presenten su impuesto sobre la renta en cero no tiene sentido, esa es otra forma para facilitar y reducir el número de interacciones”, manifestó Chaves.

“El Ministerio de Hacienda es consciente, y yo como persona soy consciente, de que el contribuyente en Costa Rica encuentra difícil lidiar con el Ministerio de Hacienda. Hay altos costos de transacción y algún grado de confusión e incertidumbre. Este mes, y en ese sentido, no pudimos ni quisimos posponer decisiones”, declaró el titular de Hacienda.

Todas las acciones, según el Jerarca, serán de aplicación inmediata, pues al Gobierno le interesa aumentar la recaudación fiscal y para eso necesita mejorar la experiencia de quienes pagan los tributos.

“Hay que hacérselo fácil a los costarricenses, no solo queremos que paguen los impuestos de ley, sino que se los debemos hacer fácil”, afirmó Chaves.

Proyecto se presentará en abril para reemplazar sistemas de 20 años

El ministro de Hacienda fue enfático en que la antigüedad de los sistemas informáticos de recaudación tributaria son favorables para quienes buscan evadir el pago de impuestos, a le vez que dificultan los trámites a quienes sí atienden sus obligaciones. Por ese motivo, el jerarca indicó que el plan de Hacienda es reemplazar los sistemas obsoletos por uno nuevo, en 2021.

Ante una pregunta del diputado liberacionista Wagner Jiménez, el jerarca declaró que tiene claro que la tecnología que se implemente no lo desarrollará desde cero el Estado, sino que será traída desde otros países donde ya se ha demostrado su efectividad.

“El Ministerio de Hacienda no va a desarrollar bajo mi liderazgo sistemas propios, el propósito es comprar la tecnología de punta desarrollada en otros países”, afirmó Chaves.

“Lo que haríamos (si el desarrollo fuera local) sería crear programas de cómputo que se adapten a procesos existentes, cuando lo que queremos es modificarlos”, añadió el jerarca.

Chaves informó a los diputados de que a más tardar en abril, el gobierno les presentará un proyecto de ley para pedir un préstamo al Banco Mundial que se usaría en la adquisición de un sistema que reemplace los 59 sistemas que opera Hacienda actualmente, debido a que los principales tienen en promedio 19 años de antigüedad.

“Entrar de una vez por todas a una solución integral, no más de parches. Mi criterio profesional es que va a aumentar el ingreso producto de la reducción de la evasión entre 2,75% y 3% del PIB en los próximos cuatro años”, afirmó Chaves.

Plan a futuro: Un solo clic para declarar impuesto de renta

El ministro declaró que su intención es que lo más pronto posible, el Gobierno automatice el proceso de declaración del impuesto sobre la renta.

"El sueño, la visión, es que algún día, no muy lejano, el Gobierno de Costa Rica, la autoridad hacendaria de este país, le mande a cada uno de los costarricenses una notificación electrónica que diga: esa es su declaración de renta, ¿está de acuerdo o no? Si está de acuerdo haga clic en el botón, si no está de acuerdo haga clic y díganos por qué.

Y el estándar de servicio debería ser 72 horas después, responder a cualquier disputa que la persona o empresa tenga. Eso no es una visión de La Guerra de las galaxias, eso está ocurriendo en el mundo hoy", afirmó Chaves.

De acuerdo con el jerarca, un sistema de ese tipo es el que usa el Gobierno de Estados Unidos para cobrarle los impuestos a sus habitantes, de acuerdo con los ingresos de cada uno.

Colaboraron los periodistas Patricia Leitón y Aarón Sequeira.

Información actualizada a las 11.40 a. m. del miércoles, con la aclaración de que sí deben validarse las facturas que tengan un beneficio fiscal, además de la precisión de que sí deberán reportarse en el formulario D-151 los comprobantes en físico que tenga el contribuyente.