Política

Ministro de Hacienda: ¿Hasta dónde van a soportar los costarricenses que suba la tasa básica pasiva?

Nogui Acosta, ministro de Hacienda, respondió los reclamos de diputados, como Eliécer Feinzaig, jefe del Partido Liberal Progresista (PLP), que piden al Gobierno mostrar su plan de recorte al gasto público si quiere que la Asamblea Legislativa apruebe un endeudamiento internacional con eurobonos.

“Es gracioso ese tipo de cosas, cuando tenemos un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que me dice a mí que tengo que tener un superávit primario del 1% y, el próximo año, un superávit primario del 1,3%. Hablar de control del gasto es un poco ambicioso. ¿Qué más podemos hacer si ya tenemos límites establecidos y no vamos a desdecirnos del acuerdo con el FMI? Precisamente, la base que va a sostener el gasto es ese acuerdo”, afirmó Acosta a la salida de una comparecencia en el Congreso, este jueves.

Añadió que la pregunta real es hasta dónde aguantarán los costarricenses que suba la tasa básica pasiva, luego de que el Banco Central la ha subido en varias ocasiones, lo que implica un fuerte golpe para miles de deudores.

El lunes pasado, el presidente de la República, Rodrigo Chaves, encendió la polémica con el Poder Legislativo, cuando exigió a los diputados dejar de “jugar chapitas” con el proyecto de autorización para que el Gobierno coloque $6.000 millones en eurobonos en el exterior, a fin de obtener mejores tasas de interés que en el mercado local.

El proyecto implica un permiso para colocar otros $6.000 millones adicionales, para pagar los vencimientos de la primera emisión de bonos, así como $2.000 millones en créditos con organismos multilaterales.

El plan avanzaba en la Comisión de Asuntos Económicos, pero la declaración del mandatario molestó a bancadas de oposición como las del Partido Liberación Nacional (PLN) y Partido Liberal Progresista (PLP). Para aprobar un endeudamiento internacional, se requiere de 38 votos.

Feinzaig, jefe de fracción del PLP, afirmó que, si el Gobierno quiere endeudarse con eurobonos, tiene que mostrar un “compromiso serio” de recorte al gasto y, hasta ahora, “las grandes transformaciones siguen durmiendo el sueño de los justos”.

Sostuvo que podría resultar más barato solicitar una extensión del crédito del FMI, pues sus tasas podrían ser menores que las que exigiría el mercado internacional en este momento de tensión económica.

Al respecto, el ministro de Hacienda afirmó: “¿Una extensión de cuánto si ya tenemos un crédito por $1.800 millones (¢1,2 billones) y ocupamos ¢4 billones cada uno de los siguientes años? (para pagar vencimientos de deuda).

“No es suficiente y ahí hay un tema que es importante: si seguimos viendo este país en el corto plazo, vamos a tener que decir al siguiente Gobierno y a los costarricenses que van a tener que pagar o que van a tener que aportarle al Estado ¢4 billones cada uno de los siguientes años, porque el problema que tenemos en el mercado local es que las tasas de interés van a crecer.

“Ese crecimiento va a impactar a los costarricenses y el Gobierno va a pagar y va a pagar las tasas que sean. La pregunta es hasta dónde los costarricenses van a soportar que la tasa básica pasiva suba?”.

Dicha afirmación hace referencia a que, si el Ejecutivo se financia en el mercado local, presionaría las tasas de interés que, ya de por sí, llegaron a un nivel no visto en los últimos 12 años, lo que golpea a los deudores.

El ministro de Hacienda también se refirió a las afirmaciones que hizo el miércoles el economista Carlos Palma, en la Asamblea, quien expuso que este es un mal momento para colocar eurobonos por el incremento en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED).

Consideró que esta situación demandará al país pagar tasas de interés del 8% al 10%, posiblemente más altas que las tasas que se pagan hoy por eurobonos colocados en el pasado.

Al respecto, Acosta dijo: “Hay que entender algo. La pregunta es ¿cuál es la consecuencia de no tenerlos?

“Aquí podemos llegar y decir que las tasas de interés en el mercado internacional están altas; si yo capto en el mercado nacional van a estar más altas, el problema es a quién le va a afectar eso.

“El Banco Central acaba de anunciar que aumentó la tasa de política monetaria en 200 puntos base. Cuando eso se traslade a la tasa básica pasiva, todos los costarricenses que tienen créditos van a a ver cuáles son las consecuencias de no salir al mercado internacional, y eso es lo que no queremos.

“Para el Gobierno, para esta Asamblea, debería ser importante el bolsillo de los costarricenses porque es de ahí donde van a salir los recursos.

“A veces me preguntan a mí si hay un plan B; el plan B es el mercado local, y resulta que yo voy a tener que ir a captar el 10% del PIB para gastarlo en salarios, en sueldos; pero no solamente eso, también tengo que hacerle frente a las deudas y la pregunta es sí es razonable que yo tenga que irle a quitar a los costarricenses $1.000 millones para hacerle frente a los pagos del próximo año”, manifestó.

El ministro de Hacienda reconoció que es imposible que se aprueben los eurobonos antes de que termine julio, pero apuntó que “todavía tenemos tiempo a mediados de agosto”.

Sostuvo, eso sí, que cada vez se acorta más el tiempo y que es fundamental que el Gobierno tenga músculo para negociar las tasas. “En este sentido, la aprobación de un monto mucho menor (a los $6.000 millones) también va a afectar esa capacidad. Es importante que sean los $6.000 millones aunque los tengamos que aplicar $1.500 millones cada año”, dijo.

“Para nosotros, lo importante es tener la capacidad de poder tener espacio de negociación no solamente en el mercado local, sino también decirle al inversionista que hay una serie de títulos que van a seguir teniendo, y eso lo hace atractivo, porque van a tener mercado secundario. No podemos tener una única emisión que se la va a dejar alguien y que va a penalizarme porque no lo va a poder vender”, dijo Acosta.

Adicionalmente, el ministro de Hacienda destacó el trabajo de los congresistas, y dijo que con ellos ha tenido una “conversación muy transparente y muy clara”.

“Me parece que ellos han sido muy responsables en este proceso. No se puede presionar a alguien que está haciendo su trabajo y, en este sentido, lo que hemos hecho es decirle la urgencia de parte del Ministerio. Lo que entendemos es que la dinámica parlamentaria tiene su propio tiempo y al que le urge es a nosotros”, concluyó.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.