Aarón Sequeira. 27 noviembre, 2019
El tema tiene dividida a la fracción del PLN, según confirmó su jefa de fracción, Silvia Hernández (de pie). Foto: Mayela López
El tema tiene dividida a la fracción del PLN, según confirmó su jefa de fracción, Silvia Hernández (de pie). Foto: Mayela López

La mayoría de los diputados se inclina por votar a favor un proyecto de ley que reviviría la pesca de arrastre de camarón en el fondo marino, pese a la oposición del gobierno y a los cuestionamientos científicos.

Este miércoles, desde las 9 a. m., la Asamblea Legislativa dedicó las sesiones del plenario a debatir un plan elaborado por el diputado Melvin Núñez, de Restauración Nacional (PRN), el cual permitiría al Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) otorgar nuevas licencias a barcos semiindustriales (de 21 metros de largo por 6 metros de ancho) para la captura de camarón.

Esta técnica fue prohibida en el 2013 por la Sala Constitucional, la cual declaró que la pesca de arrastre provoca serios daños ambientales por la gran cantidad de especies que captura, aparte del camarón.

El proyecto de ley, que se discute en su etapa final, se basa en un experimento del Incopesca según el cual es posible reducir considerablemente la captura de otras especies mediante el uso de una nueva red denominada AA-Costa Rica.

No obstante, científicos de la Universidad de Costa Rica (UCR) y de la Universidad Nacional (UNA), así como de la fundación Marviva, cuestionan las conclusiones del estudio.

Según consultas hechas este miércoles al mediodía por La Nación, en el plenario, la iniciativa lograría 27 votos afirmativos y 20 en contra.

Voluntades en Congreso previas a la votación del proyecto para revivir la pesca de arrastre.
Voluntades en Congreso previas a la votación del proyecto para revivir la pesca de arrastre.

En este panorama, es crucial lo que ocurre en la bancada de Liberación Nacional (PLN), la cual se partió en dos. Eso no es habitual entre los liberacionistas.

En esta ocasión, el PLN decidió no fijar una línea y dejar por la libre el voto de cada uno de sus diputados, confirmó la jefa de fracción, Silvia Hernández.

Así, a favor del proyecto se pronunciarían seis legisladores del PLN, nueve de la Unidad Social Cristiana (PUSC), cuatro de Restauración Nacional (PRN), cinco del bloque independiente Nueva República (PNR), uno del Republicano Social Cristiano (PRSC) y dos de Integración Nacional (PIN).

En contra votarían nueve congresistas del PLN, nueve de Acción Ciudadana (PAC), uno del PIN y uno del Frente Amplio.

“Entendemos que hay una realidad propia del lugar de procedencia de cada diputado. Eso será lo que más pese en la valoración o justificación del voto de cada uno”, dijo la verdiblanca Silvia Hernández.

Añadió que cada legislador justificará su voto y que no hay un acuerdo para votar de forma consensuada, como “suele suceder” en el PLN.

“Hay compañeros que me han dicho, desde la mañana, que todavía están valorando y quieren ver la discusión de fondo de las mociones. Hay varias que tienen un problema de redacción, por lo que esperarían la interpretación de cada moción”, apuntó Hernández.

También dijo que, cuando se hayan discutido 16 de las mociones de fondo, se tendría un panorama más claro en las tiendas liberacionistas.

El gobierno, en la voz del ministro de la Presidencia, Víctor Morales Mora, había dicho estar en contra del proyecto y del estudio del Incopesca que lo sustenta, pues en la campaña se ofreció un compromiso ambiental sobre ese tema.

E partido de gobierno, el PAC, confirma una contundente oposición, pero eso no significa que el apoyo a la iniciativa peligre, pues el PUSC aportaría sus nueve votos a favor del plan, según confirmó la jefa de la bancada, María Inés Solís.

No obstante, dijo la jefa socialcristiana, el acuerdo está condicionado a someter el plan a consulta de la Sala Constitucional para que esta diga si el sustento científico es suficiente.

Por otra parte, Melvin Núñez, de Restauración, aseguró que su partido dará los cuatro votos presentes en el plenario por que se apruebe el expediente.

“Lo que estamos librando es el trabajo digno de los puntarenenses. Los opositores no tienen argumentos, están hablando mucho del pasado. Visualizamos una votación reñida. Un tema de estos es darle una buena señal a la población, si no, traería mucha desconfianza de qué tipo de parlamento tenemos, si está a favor del pueblo o no”, dijo.

Carmen Chan, también puntarenense como Núñez, dijo que el bloque independiente Nueva República sumará sus votos a favor de la pesca de arrastre.

De igual forma, Walter Muñoz, del Partido Integración Nacional (PIN), expuso que dos de los tres votos de su partido serán a favor del plan. Zoila Volio, en cambio, votará en contra, pues ya desde la comisión dictaminó de manera negativa ese proyecto.

Otto Roberto Vargas, el único diputado del Partido Republicano Social Cristiano presente este miércoles en el plenario, también dará su voto a favor del plan, bajo el argumento de que Puntarenas necesita fuentes de empleo.

El frenteamplista José María Villalta se opone y enfatiza que las técnicas de pesca que se pretenden autorizar ponen en riesgo el ecosistema marino. En sintonía con Villalta, estuvo Paola Vega, del PAC.

La disputa

La Sala, en su fallo de 2013, dejó abierta la posibilidad de otorgar nuevas licencias mediante una ley, si estudios técnicos y científicos demuestran la efectividad de dispositivos excluidores de otras especies distintas al camarón, que hagan esta pesca compatible con el ideal del “desarrollo sostenible democrático”.

En estudio del Incopesca, de finales del 2018, sostiene que la red AA-Costa Rica, con excluidores de peces y tortugas, permite capturar un 75% de camarón por cada tonelada de pesca y un 25% de otras especies, cuando con la técnica tradicional ese porcentaje es a la inversa.

La Procuraduría General de la República (PGR) advirtió de que la iniciativa de ley podría ser inconstitucional, al tiempo que pescadores artesanales se presentaron a la Asamblea Legislativa el 24 de octubre para opornerse al proyecto, al advertir que la técnica reduce la disponibilidad de las espacies que ellos capturan.

Las principales críticas de la investigación provienen del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) de la Universidad de Costa Rica (UCR), la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional (UNA) y de Marviva. Los cuestionamientos se resumen de la siguiente forma:

-El tiempo de investigación es muy corto y no toma en cuenta el comportamiento de las especies en invierno, verano, con o sin fenómeno de El Niño

- Los experimentos se realizan solo en un punto del país y no se hace una caracterización de ellas

- Los experimentos son solo para dos especies, cuando en Costa Rica hay cerca de una decena

- 33 lances de redes son muy pocos y su duración de dos horas por cada uno de ellos es inferior a las 4 o 6 horas en promedio de la pesca comercial

-Hay problemas en el análisis de datos

Pesca de arrastre con barco tipo Florida

FUENTE: ESTUDIO DE INCOPESCA    || C.F. / LA NACIÓN.