Presidente alega que reducción de fondos ‘conspira’ contra su mandato

Por: Aarón Sequeira 18 octubre, 2014
El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, asegura que su intención de alcanzar un mejor país no se lograría de recibir un Presupuesto Nacional con los recortes que aprobaron los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios esta semana. | MARCELA BERTOZZI
El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, asegura que su intención de alcanzar un mejor país no se lograría de recibir un Presupuesto Nacional con los recortes que aprobaron los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios esta semana. | MARCELA BERTOZZI

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, asegura que los recortes al Presupuesto Nacional del 2015 “conspiran” contra el mandato constitucional que él recibió en las urnas.

Por eso, el mandatario anunció que hará todo lo posible por corregir la decisión de las últimas horas en la Comisión de Hacendarios, que aprobó rebajas de gastos directos por ¢97.000 millones.

“Esas decisiones están afectando la forma de plantear políticas públicas para lograr una mejor estabilidad”, dijo el mandatario ayer, durante el discurso de apertura de la mesa de diálogo del Ejecutivo con las organizaciones sociales.

El Presupuesto del Gobierno para el 2015 establecía una autorización de gastos por ¢7,9 billones. Sin embargo, los recortes que aprobaron los diputados significan reducciones por 1,2% al monto total.

En el trámite legislativo aún resta la discusión del Presupuesto Nacional en el plenario del Congreso. Ese debate se realizará a partir del 1.º de noviembre y es ahí donde el mandatario intentará revertir las rebajas de los gastos.

La Constitución Política establece que el Proyecto de Ley de Presupuesto Ordinario debe estar aprobado antes del 30 de noviembre, por lo cual el gobernante intentará que los congresistas desechen las rebajas presupuestarias en el plenario de la Asamblea.

Luis Guillermo Solís arguyó que los recortes de gastos directos afectarían el financiamiento de programas en varios sectores, como salud, educación, seguridad y producción agrícola.

“A propósito de ese mejor país que tenemos a la mano, necesitamos recursos suficientes para lograrlo, y esos recursos, tal como los entiende mi administración, no parecen estar disponibles si se mantienen las decisiones tomadas en la Asamblea Legislativa”, dijo Solís.

Mayoría. Ante el anuncio del jefe de Estado, el presidente de la Comisión de Hacendarios, Ottón Solís, recalcó que los recortes tuvieron el apoyo de la mayoría de miembros de ese foro legislativo.

El diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC) añadió que los recortes se hicieron a conciencia y que solo significan la disminución de ¢1,5 por cada ¢100 que gaste el Poder Ejecutivo.

“Espero que una reducción así no tenga efectos en la ejecución de programas del Gobierno”, dijo el legislador Solís.

Añadió que, efectivamente, las reducciones presupuestarias se pueden revertir en el plenario, como lo permite la Constitución, “tanto como la Comisión de Hacendarios tiene el permiso de modificar el Presupuesto”.

El liberacionista Rolando González apuntó que lo desconcierta el discurso del Gobierno, porque entre las reducciones se incluyen varias propuestas del propio Poder Ejecutivo.

Gerardo Vargas, jefe del Frente Amplio, reafirmó que hay cortes “delicados” al Presupuesto, entre ellos ¢1.400 millones que se reducen al Fondo Nacional de Becas (Fonabe).