Política

Lineth Saborío pide eliminar la restricción vehicular

Lineth Saborío, candidata presidencial del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), pidió eliminar la restricción vehicular sanitaria. La socialcristiana argumenta que la medida se aleja de la necesidad de reactivar la economía y generar empleos. Entonces, sugiere replicar ejemplos internacionales “exitosos” donde el avance de la vacunación contra la pandemia ha permitido levantar este tipo de medidas.

No podemos continuar cerrados con medidas que vengan del sector de salud (...). Me parece que la restricción vehicular, efectivamente, se aleja de lo que se quiere en este momento y es tener la posibilidad de que microempresas y emprendedores tengan mayor posibilidad de reactivarse. Si tenemos posibilidad de que todas las personas, en un fin de semana, opten por una salida familiar y con amigos, respetando medidas que corresponden, pero teniendo posibilidad de reactivar la economía, sería lo mejor”, dijo la aspirante del PUSC.

Consultada sobre quiénes son sus asesores en materia de salud que respaldan el planteamiento, la candidata respondió: “Al momento que demos conocer al programa de gobierno, daremos a conocer los nombres del equipo, como corresponde”.

Al preguntársele si tiene estudios sobre el impacto que tendría el levantamiento de la medida sobre el sistema hospitalario, no respondió y, más bien, criticó a la administración actual al decir que sigue sin justificar, con evidencia técnica o científica, la continuidad de la restricción vehicular.

“¿En que se fundamenta ese criterio? Si usted observa, como en muchas ocasiones en que se ha dado restricción vehicular severa, hace que los vehículos se retiren de las calles donde la gente puede viajar en burbuja. En cambio, ha motivado a las personas a usar el transporte público donde se ven cantidades de personas.

“El país necesita reactivación económica y social. La reactivación social es un tema pendiente y eso en nada se va a facilitar con esta medida. Pero, además, son restricciones que deben tener fundamentos, como corresponde, que consideren a los diferentes sectores de la población ya golpeados: sectores de emprendedores, empresarios, etcétera”, apuntó Saborío.

La semana pasada, el Gobierno anunció una reducción de una hora en la restricción vehicular a partir de la segunda quincena de octubre. Ahora, se extiende de 10 p. m. a 5 a. m. La Presidencia añadió que, a partir de noviembre, ”si la evolución de la pandemia lo permite”, la restricción nocturna se reduciría en una hora más (empezaría a las 11 p. m.) y se eliminaría la restricción diurna de los fines de semana.

Según el Gobierno, la reducción de la movilidad de las personas permite salvar vidas al contener la transmisión del virus y evitar saturación hospitalaria.

Por su parte, la Sala IV ha rechazado recursos de amparo contra la restricción al mencionar que esta cumple con la Ley de Tránsito, la cual indica que “el Poder Ejecutivo podrá establecer restricciones a la circulación vehicular, por razones de oportunidad, de conveniencia, de interés público, regional o nacional, debidamente fundamentadas, conforme se establezca reglamentariamente”.

En enero del 2021, un estudio preliminar señaló que las restricciones vehiculares y de comercio establecidas entre el 11 y el 19 de julio del 2020 ayudaron a bajar el ritmo de hospitalizaciones por la pandemia. El análisis lo hicieron el doctor en biología matemática Tomás de Camino Beck y el doctor en informática Santiago Núñez Corrales.

En tanto, Lineth Saborío destacó que los argumentos del Ejecutivo para sostener la medida datan desde el año 2020.

“De ese momento a la fecha estamos hablando que el país ha incrementado la vacunación en un porcentaje importante y muchos ya tenemos la doble vacuna. Entre aquellos datos y la institucional, actual hay una distancia importante entre sí. Me parece que las explicaciones que no nos ha dado el Gobierno siguen siendo necesarias en este momento”, cuestionó Saborío.

La Nación consultó a Presidencia sobre los estudios técnicos que avalan las restricciones actuales, pero al cierre de esta nota no había respondido.

Siempre en la misma línea, Saborío dijo que existe mucha información sobre buenas experiencias a nivel internacional con la apertura económica mientras avanza la vacunación.

Citó que en Dinamarca, donde más del 74% de la población estaría totalmente vacunado, se han levantado todas las restricciones y la vida social ha vuelto desde el pasado 10 de setiembre.

Australia, añadió, es el último que eliminó las restricciones luego de cruzar un umbral del 60% en cuanto a la cantidad de gente vacunada.

“La mayoría de países ya eliminó las restricciones sobre los establecimientos y lo que ha puesto son requerimientos de uso de mascarillas y distanciamiento social. Algunos otros están introduciendo los mandatos de vacunas como el que está pidiendo el Gobierno a partir de diciembre.

“Pero es inaudito que, en Costa Rica, con ya casi el 60% de la población ya vacunada sigamos teniendo restricción vehicular y de negocios en las noches. No hay un equivalente que conozca de un país con la mayoría de la población ya inmunizada y que mantenga ese tipo de restricciones”, señaló la candidata, usando datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“La práctica que se tenga de buenas experiencias a nivel internacional son obligatorias de tener acá. Ya la pandemia no es un tema que nos toma por sorpresa, sino que las medidas gubernamentales tienen el tiempo suficiente para que estas sean certeras. Debemos seguir cuidándonos, por supuesto. Tenemos que seguir con la vacunación, el uso de mascarillas, el distanciamiento social, el uso alcohol y el lavado de las manos”, continuó.

Por otra parte, sobre el anuncio del Gobierno de portar el código QR que demuestre el esquema de vacunación completa para ingresar a los establecimientos, a partir del 1.° de diciembre, Saborío considera que se debe considerar a las personas sin acceso a esta tecnología.

“Resulta oportuno simplificar el trámite de certificación de vacunas. Tenemos que considerar que no toda la población tiene acceso a la tecnología para poder contar con el código QR que se estaría pidiendo. Una alternativa a considerar sería usar el carné de vacunación. Es fundamental”, finalizó.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.