Sofía Chinchilla C.. 27 octubre, 2018
Durante un encuentro de la ANDE, un agremiado agredió verbalmente al presidente de ese sindicato. Líderes de grupos instan a que los movimientos sociales eliminen de sus discusiones los insultos machistas. Foto con fines ilustrativos: Alonso Tenorio.

El insulto machista a un líder sindical al que un agremiado le llamó “maricón” y una expresión racista de un columnista en un medio digital contra las personas indígenas desataron el repudio de activistas y miembros de pueblos originarios contra este tipo de conductas, en medio de la discusión política que se da actualmente en el país.

Líderes de esos movimientos y comunidades reprocharon que en espacios de debate sobre el plan fiscal, la huelga y los nombramientos del gobierno se utilicen expresiones ofensivas y discriminatorias, las cuales, en su criterio, se deben eliminar.

Marco Castillo, dirigente del movimiento Diversidades LGTBIQ+ Costa Rica, llamó la atención sobre la agresión que sufrió Gilberto Cascante, presidente de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE), durante una reunión del gremio, en la que un hombre le llamó “maricón”.

Cascante había solicitado a sus afiliados analizar si ponían fin a la huelga, debido a que no hay certeza de cuándo llegará la sentencia en firme ya sea de legalidad o ilegalidad del movimiento de protesta contra la reforma fiscal.

“Qué tristeza ver en manos de quien están los y las jóvenes de nuestro país. Insto al Ministerio de Educación a que identifique a ese docente", manifestó Castillo.

El activista también pidió a las autoridades fomentar la capacitación docente en temas de respeto a todas las personas, sin distinción de orientación sexual e identidad de género.

Margarita Salas, vocera del Frente por los Derechos Igualitarios (FDI), señaló que ese tipo de insultos, comunes en el vocabulario costarricense, lo que hacen es perpetuar estereotipos machistas.

“En Costa Rica la palabra maricón se usa para insultar a los hombres, sea porque se le está diciendo cobarde o porque se le está diciendo homosexual. Y en ambos casos está mal, porque reproduce un discurso de que solo hay una forma de ser hombre, y en última instancia, los hombres también pueden llorar y también pueden ser homosexuales, y no dejan de ser hombres por ello. En ambos casos estamos ante la misma raíz machista”, apuntó Salas.

Además instó a que las organizaciones y movimientos sociales promuevan la eliminación de ese tipo de expresiones de sus discusiones, y a ser conscientes de la forma en la que se utiliza el lenguaje.

“Esto lo que hace es reproducir violencia y estereotipos en torno a las personas, nos parece que es importante que eso se vaya transformando en el movimiento social, y que entendamos que la orientación sexual de una persona nunca debería ser utilizada como un insulto” Margarita Salas, vocera del FDI

Otro episodio polémico se produjo cuando el medio digital elmundo.cr publicó un artículo de opinión que firma el autor Luis Jiménez Lara. En el texto, el redactor critica los nombramientos que se han realizado durante la gestión de la ministra Epsy Campbell en la Cancillería, bajo el título “Nombrar a Epsy en la Cancillería fue como ‘poner un indio a repartir chicha’”.

En el lenguaje popular, ese dicho se utiliza de forma peyorativa para referirse a alguien a quien se le otorga poder sin que tenga la capacidad requerida para ejercerlo.

“En el fondo, ¿qué dice la frase? La frase lo que te dice es: como a los indios les gusta mucho la chicha, no se van a controlar y se la van a tomar toda”, explicó Geyner Blanco, asesor de asuntos indígenas de Casa Presidencial.

Blanco escribió una publicación en su perfil de Facebook en la que critica el artículo, por considerar que su título propicia la consolidación de prejuicios y de la discriminación contra los pueblos indígenas.

El experto, quien es de origen maleku, aseguró que la reproducción de la expresión popular evidencia desconocimiento sobre la dinámica social, el valor cultural y los códigos que siguen los pueblos indígenas para el consumo de la bebida.

“La chicha en los pueblos indígenas es sagrada, es una bebida que ciertamente se utiliza en muchas funciones sociales. En muchas comunidades se comparte al momento de contar historias, en muchas festividades tradicionales, pero además se comparte en momentos en que se transmite el conocimiento, cuando estoy con mi padre o con mi abuelo”, explicó el asesor.

Consultado por La Nación, Lara indicó que su intención no fue ofender a las personas indígenas, y se disculpó por haber utilizado el dicho popular.

“Jamás me pasó por la mente. Todos llevamos sangre indígena, yo soy costarricense de cepa, tengo 68 años, soy pensionado, y no estuvo en mi intención ofender a los indígenas. Yo simplemente lo que hice fue usar un término que usaban mis abuelos hace años, más que todo el sentir mío era hacer ver el malestar con este asunto de los nombramientos, pero no enfocado jamás en los indígenas, ni menospreciarlos... Fue que usé mal un término que había usado desde chiquillo. Yo me disculpo totalmente, estoy bastante arrepentido, fue un error”, dijo Lara.

“Lo que quise decir era como que Epsy (Campbell) estaba repartiendo alegremente los puestos”, aclaró el autor del artículo.

En opinión de Torres, el uso de frases prejuiciosas tiene implicaciones peligrosas. Según dijo, ha habido quienes, por temor a ser blanco de ataques y burlas, eligen negar su identidad.

“Lo primero que uno se da cuenta es el total desconocimiento. Lo que más duele, o indigna, es cómo comparan la chicha con un acto como de cualquier cosa” Isabel Torres, joven bribri

Isabel Torres, de 23 años, estudiante universitaria y miembro de la comunidad bribri de Talamanca, comparte la misma preocupación. Ella contó que el artículo fue discutido en un grupo de WhatsApp de jóvenes indígenas que están en el Valle Central por estudio o trabajo.

“Las personas indígenas que están fuera de la comunidad ya tienen consciencia del tipo de personas que hay en la GAM (Gran Área Metropolitana), por decirlo así, o de que hay personas que tienen un gran desconocimiento y siguen reproduciendo ese tipo de cosas. Pero ¿qué pasa con los jóvenes que están en las comunidades, que no han salido? Y que al darse cuenta de estas situaciones, si van a ser discriminados, dicen ¿para qué salir o buscar otras oportunidades? Mejor me quedo en la casa”, reflexionó la joven.

Ante una consulta de este medio, Yamileth Angulo, directora de elmundo.cr, dijo que la publicación del artículo de opinión fue un error.

“Fue un error que dicho artículo fuera publicado por nuestro medio, por lo que el mismo fue retirado del sitio y de las redes sociales; a raíz de este lamentable suceso se tomarán controles más rigurosos a la hora de aceptar artículos de opinión. Como medio compartimos plenamente las palabras del asesor de Casa Presidencial Sobre Asuntos Indígenas, Geyner Blanco”, indicó Angulo vía correo electrónico.

Torres y Blanco coincidieron en que más allá de la publicación de un artículo, la discriminación contra los pueblos originarios es un problema de fondo que aún subyace en la sociedad y que debe erradicarse.

“Está bien la disculpa pero más allá, en el fondo, el problema sigue subsistiendo porque es toda una cuestión de discriminación que se trata de cubrir de una forma muy sutil, pero la problemática sigue ahí", opinó Torres.