Por: Silvia Artavia.   26 julio
Leonardo Garnier, exministro de Educación. Foto: Rafael Pacheco

Leonardo Garnier, exministro de Educación (2006-2014), denunció que el gobierno de Luis Guillermo Solís revivió un programa de Estudios Sociales para bachillerato que estaba cargado de “sesgos ideológicos y falsedades históricas”, el cual todavía se enseña a los estudiantes de décimo y undécimo año.

El exjerarca relató a La Nación que, cuando él asumió el Ministerio de Educación Pública (MEP), detectó que el plan de estudio tenía tintes de adoctrinamiento, por lo que impulsó la creación de un nuevo programa que promoviera “la criticidad de las y los estudiantes y su capacidad de conocer las versiones más sofisticadas de la historia”.

En el 2014, a finales de su última administración, el Consejo Superior de Educación (CSE) aprobó la reforma.

Sin embargo, aseguró Garnier, la ministra que lo sustituyó, Sonia Marta Mora, anuló el planteamiento y propuso uno nuevo, retomando los problemas anteriores, presionada por un grupo de asesores del MEP y de académicos universitarios.

El exministro hizo tal aseveración luego de varias publicaciones de La Nación, las cuales revelaron la existencia de prácticas para bachillerato que, con datos erróneos, ideologizan a los estudiantes sobre hechos de la política y de la economía costarricenses.

El contenido de los ejercicios ataca las exportaciones, la apertura de servicios y los tratados de libre comercio.

“Cuando estuvimos a cargo del Ministerio de Educación pudimos detectar que, efectivamente, los programas de Educación Cívica y de Estudios Sociales vigentes desde hacía muchos años presentaban sesgos ideológicos y falsedades históricas importantes que distorsionaban la visión de la población estudiantil sobre la historia y la realidad nacional costarricense”, dijo Garnier.

“En algunos casos, la distorsión y el maniqueísmo era tan graves que, claramente, podíamos hablar de un claro intento de adoctrinamiento, lo cual, claramente, es y era inaceptable”.

Por ese motivo, explicó, su administración realizó el nuevo planteamiento de los contenidos pedagógicos, el cual fue adversado.

“La aprobación de estos programas encontró una fuerte oposición por parte de algunas y algunos asesores de Estudios Sociales del MEP, así como de ciertos ‘académicos’ universitarios que habían sido los responsables tanto de los programas vigentes hasta ese momento, como de algunos de los libros de texto que editoriales privadas ofrecían en el mercado”, explicó Garnier.

Pese a que la reforma al programa de Estudios Sociales ya había sido aprobada por el Consejo, la administración Solís pidió anularla y planteó otra, aseveró el exministro.

“A pesar de esa oposición, logramos que el Consejo Superior de Educación aprobara nuestra propuesta en los primeros meses del año 2014. Sin embargo, nunca se hicieron realidad (los cambios) ya que, con el cambio de gobierno, la nueva ministra, Sonia Marta Mora, haciendo eco de las objeciones de los sectores mencionados, solicitó al Consejo Superior de Educación la anulación de nuestra reforma”, enfatizó Garnier.

Según afirmó el exministro, el gobierno anterior emitió un nuevo programa que no corrigió los vicios anteriores.

“Entiendo que, posteriormente, la ministra Mora elevó al Consejo una nueva versión de programa, que se aprobó posteriormente, pero que no refleja los cambios que nosotros propusimos y, más bien, mantiene muchos de los problemas de los programas anteriores que tratamos de corregir”, puntualizó.

La Nación intentó comunicarse con la exministra Sonia Marta Mora. Sin embargo, no fue posible localizarla tras múltiples llamadas a su teléfono celular.

En tanto, el exministro dijo: “Por muchos años ha habido grupos de personas, tanto dentro como fuera del MEP, que aprovecharon los programas de Estudios Sociales y de Educación Cívica para impulsar una visión parcializada y, en muchos casos, tergiversada sobre la evolución histórica de Costa Rica”.

“No quiero ser ingenuo en esto: no hay “historia” neutral. Cualquier interpretación histórica llevará los sesgos de sus proponentes, pero aún reconociendo esto debemos ser muy cuidadosos en que las visiones históricas con las que se formen nuestros estudiantes sean lo más respetuosas posibles del mejor conocimiento histórico con que contemos”.

Ejercicio incluido en práctica del MEP para bachillerato.
Propuesta de cambios tiene historia

Según Garnier, el obstruccionismo por parte de la cúpula de asesores y de académicos se centró con los contenidos de Estudios Sociales.

De hecho, desde el 2006, durante su primera gestión como ministro de Educación, empezaron a trabajar en el remozamiento de los programas de estudios.

Así, en el 2008, fue remozado el de Educación Cívica para colegiales, que empezó a utilizarse en el curso lectivo del 2009.

Posteriormente, en el 2013, fueron actualizados los programas de Estudios Sociales y Cívica para primaria.