Armando Mayorga. Hace 6 días
Carlos Alvarado abrazó a Nazareth Mena, la estudiante de 13 años del Colegio San Luis Gonzaga que le habló sobre la vida que sueña para Cartago en el 2050. A su lado, la primera dama, Claudia Dobles. Foto: Rafael Pacheco
Carlos Alvarado abrazó a Nazareth Mena, la estudiante de 13 años del Colegio San Luis Gonzaga que le habló sobre la vida que sueña para Cartago en el 2050. A su lado, la primera dama, Claudia Dobles. Foto: Rafael Pacheco

“El 80% de la reforma recae sobre el 20% más rico de los costarricenses. Eso es lo que denominamos progresividad. Que quienes más generan, como es la tradición costarricense, de manera solidaria contribuyan en esa proporción.”

De esa forma, el presidente de la República, Carlos Alvarado, le dio una respuesta a la colegiala Nazaret Mena Guevara, a la pregunta que muchos costarricenses se hacen: quién pagará, sobre quién recaerá el peso de la reforma fiscal que debaten los diputados y que tiene en huelga desde el lunes a una parte de los empleados públicos.

Nazareth, de 13 años y estudiante de sétimo en el Colegio San Luis Gonzaga, tuvo el honor de abrir, con un discurso, la sesión solemne del Consejo de Gobierno en la Municipalidad de Cartago, la noche del viernes, por la llegada de la Antorcha de la Independencia a ese cantón tras un recorrido de seis días desde Ciudad Guatemala.

La colegiala había ganado el miércoles el primer lugar en el Concurso Municipal de Oratoria y el reconocimiento que le dieron fue dirigir un mensaje a los jerarcas del Gobierno y de la Municipalidad, entre otros. Ella centró su mensaje ante el presidente, ministros, alcalde, regisdores y obispo en el futuro que sueña para su provincia, en el 2050, cuando tendrá 45 años.

Se imaginó a un Cartago muy tecnológico, hasta con un aeropuerto y con gente culta y en paz gracias a “valientes visionarios” que la llevaron hasta allí desde muchos años antes. Por eso, dijo, hoy, “no podemos seguir trabajando a corto plazo porque el 2050 ya está encima... y el futuro se escribe hoy”.

‘El esfuerzo que yo hago para no fallarte’

Alvarado aprovechó ese mensaje para responderle que su propósito en los cuatro años de gobierno será construir la Costa Rica del futuro. “Ambos estamos viendo al 2050, pero necesitamos pasar esto (la reforma fiscal) porque si no, no va ser posible, Ese es el esfuerzo que yo hago para no fallarte”.

Comenzó por decirle a Nazareth que hace 18 años se identificó el problema fiscal y que “no podemos prorrogar su solución. Te cuento mi dilema. Hemos hecho el esfuerzo de construir un gobierno nacional porque esa decisión (de aprobar la reforma) está en un órgano de 57 diputados, de los cuales, de mi partido, son 10. Y necesito construir los acuerdos para que eso salga adelante por Costa Rica. Probablemente, sea el primer presidente en la historia que tiene una fracción de ese tamaño, tan pequeña, pero con un corazón ancho y generoso como es el de esta administración y aspiramos a hacerlo así.

“Estamos trabajando, entonces, para tener ese acuerdo y para avanzar. Estamos trabajando para que la carga del mismo recaiga, de manera solidaria, entre quienes más producen y tienen. Pedí al Ministerio de Hacienda responder a la pregunta central de este proyecto: ¿quién paga la reforma? Esa es la pregunta: ¿quién tiene el peso de la reforma?

“La respuesta es, si dividimos a Costa Rica según su ingreso en 10 grupos, los dos grupos de mayor ingreso, lo que se llama el decil 9 y 10, los que contribuyen con el 80% de la reforma, recae sobre el 20% más rico de los costarricenses. Eso es lo que denominamos progresividad. Que quienes más generan, como es la tradición costarricense, de manera solidaria, contribuyen, aunque todos sí contribuyen en su proporción. Eso es lo que está el texto hoy, el texto no perfecto, pero posible, porque hemos llegado allí luego del diálogo de las fuerzas políticas representadas en el Congreso y elegidas por el pueblo democráticamente y, esa expresión democrática es la que ha construido eso (la reforma)”.

Dirigiéndose a Nazareth, que lo observaba a pocos metros, dijo: “Somos un país democrático, yo soy presidente por la democracia, porque así fui electo, y entiendo que mi mandato es sacar eso adelante. ¿Para qué? Para que este equipo, para que la Alcaldía, para que las fuerzas vivas, podamos pensar en el 2050, para que lo podamos construir, para que no te fallemos. Eso es lo que yo estoy haciendo ahora. Por eso, cuando veo con dolor los problemas en servicios públicos, o bloqueos, o diferentes manifestaciones complicadas, es cuando me replanteo por qué estamos en este punto... ahí tenemos un punto de encuentro, y es que ambos estamos viendo el 2050, ambos estamos viendo el 2050, pero necesitamos pasar esto (reforma) porque si no, no va a ser posible. Ese es el esfuerzo que yo hago para no fallarte".

‘Impuestos a los ricos’

Mientras el gobernante hablaba a la colegiala, afuera, manifestantes a favor de la huelga y en contra de la reforma, gritaban consignas contra el plan fiscal y mostraban pancartas de letras negras en fondo amarillo que decían “Impuestos a los ricos, evasores a la cárcel”. Precisamente, la consigna de los sindicatos ha sido que la reforma se carga más sobre los hombros de la clase media y baja, lo cual Alvarado descartó.

Alvarado también le explicó a Nazareth que hace casi 40 años el país entró en una de las peores crisis económicas de su historia y que en ese momento, en esas circunstancias, los gobernantes de entonces no pensaban en la Costa Rica que iban a heredar para el futuro porque lo prioritario era resolver el problema. De seguido, le dijo: “Yo quiero construir el futuro para la generación de mi hijo”, Gabriel, quien tiene 5 años, entre otros sectores que mencionó.

“Por eso hemos decidido avanzar con un proyecto que es polémico, que no es popular, pero que es lo correcto”. le señaló a la joven que estudia en la sección 7-3 y que es hija de Jorge Mena y Karen Magaly Guevara.

El presidente también se dirigió al obispo cartaginés, Mario Enrique Quirós, a quien aseguró que el diálogo con los sectores sindicales ha estado abierto.

“Señor obispo, también sus palabras han hecho eco en mí, como lo han hecho las palabras de la Conferencia Episcopal y de los rectores, y por eso hemos, a través del ministro de Trabajo y del ministro de la Presidencia, enviado una nota a ambas instancias, mostrando una vez más nuestra anuencia a dialogar y generar condiciones para el diálogo. Diálogo que hemos tenido la apertura”.