Sofía Chinchilla C.. 8 diciembre, 2018
Alicia Avendaño fue la pionera de algunos de los principales proyectos de gobierno digital que se han puesto en marcha en el país, como el sistema para automatizar el ingreso de mercaderías a aduanas, la plataforma de compras del Estado (Merlink-Sicop) y, el Sistema de Control de Portación de Armas y Seguridad Privada (ControlPas). Foto: Mayela López

El Juzgado de Trabajo de San José le ordenó a Radiográfica Costarricense S. A. (Racsa) mantener intacto el nombramiento de Alicia Avendaño, directora de Nuevos Negocios e Innovación de esa entidad, mientras se resuelve un proceso judicial iniciado por la funcionaria para evitar ser destituida de su cargo.

De esa manera, la jueza Jéssica Cordero rechazó el recurso de revocatoria presentado por Racsa contra la medida cautelar que frenó el traslado de Avendaño desde la administración superior de la institución, a una plaza de baja jerarquía, lo que además representaba una rebaja salarial de ¢1,5 millones.

La decisión, con fecha del 22 de noviembre anterior, también establece la denegación de la solicitud que hizo Francisco Calvo, gerente de Radiográfica, para modificar la medida cautelar, pues el jerarca pedía que, entonces, se permitiera el traslado de la funcionaria pero manteniéndole el salario sin cambios.

Al hacer la petición, el 9 de noviembre, Calvo alegó “un evidente interés público”.

No obstante la jueza ratificó la decisión de que Avendaño se mantenga en su cargo mientras se resuelve el caso. “No se observa que la medida otorgada sea de imposible ejecución”, concluyó Cordero.

La pugna en la vía judicial inició el 22 de octubre pasado, cuando Avendaño solicitó protección de fueros especiales y tutela del debido proceso, debido a que el viernes previo Calvo le había notificado que sería degradada a una plaza de “profesional táctico”.

El gerente le cobra a Avendaño el haber acudido, sin avisarle, a una reunión a la cual fue citada por el presidente de la República, Carlos Alvarado. También, que haya asistido a encuentros de trabajo con el Registro Nacional y el Ministerio de Justicia y que hablara públicamente sobre un proyecto de innovación que se encuentra en desarrollo en Racsa.

Por otro lado, Calvo le reclama a la directora por aparentes críticas que presuntamente recibió sobre la funcionaria por parte de la ministra de Economía, Victoria Hernández. La Nación intentó confirmar ese dato con la jerarca pero no fue posible.

Cuando presentó la demanda, Avendaño aseguró que los argumentos esgrimidos, “a todas luces son improcedentes”.

La directora además reclama por la forma en la que le fue comunicado el traslado. “Se desprende una violación flagrante a mi derecho de defensa y al debido proceso, por cuanto en ningún momento se me han dado las instancias correspondientes para referirme a los hechos alegados y presentar prueba en contrario”, dice su recurso.

Los argumentos de Racsa

En un escrito que remitió al Poder Judicial el 13 de noviembre, Calvo alegó que la degradación no obedece a una sanción disciplinaria contra la directora, sino a “un mejoramiento de la estructura organizativa, con el fin de brindar un mejor servicio” a los clientes de Racsa.

Extracto del documento de 15 páginas con el que Francisco Calvo, gerente de Racsa, respondió, el 13 de noviembre, al recurso presentado por Alicia Avendaño. En la nota, el jerarca asegura que el traslado no es una sanción disciplinaria contra la directora, a quien le cobra haber asistido a una reunión convocada por el presidente de la República, Carlos Alvarado.

“(...) al amparo del principio de buena fe, lealtad y confianza, no es dable mantener en un puesto clave como en la Dirección de Nuevos Negocios e Innovación, una persona que se ha caracterizado por ocultar información, por actuar a escondidas de la Gerencia General, por sorprender a todo el personal Comercial en un acto público ante terceros por proyectos que se desconocen, por brindar información incorrecta para gestar negocios, etc.”, detalló Calvo.

Con el “acto público”, el gerente se refería a un congreso que realizó Racsa en julio 2018, en el cual Avendaño anunció el desarrollo de la plataforma Tramite Ya, para la automatización de procesos del Estado. Calvo asegura que desconocía ese proyecto, mientras que la directora sostiene que ese sistema es desarrollado desde hace seis años y Calvo lo sabía.

El jerarca de Racsa alega que Avendaño no atendió adecuadamente consultas que le hizo el Registro Nacional sobre un proyecto que terminó paralizándose. La versión de Avendaño es que la iniciativa dejó de caminar porque las autoridades del Registro nunca comprendieron la metodología de estimación de costos que utiliza Racsa, por lo que le solicitaban ajustes sin fundamentación técnica.

Según Calvo, el vínculo de Avendaño con Radiográfica es privado y en un cargo de confianza, por lo que él tiene potestad para removerla si lo considera necesario. Además, resaltó que ella omitió expresar sus objeciones al traslado cuando le fue comunicada la decisión.

“Nótese que lo que es objeto del proceso es un cambio de puesto, no es un tema de despido, no es una medida disciplinaria, ni discriminatoria, no existe violación de ningún fuero especial que requiera de un procedimiento especial, o de formalidades o autorizaciones”, señala Calvo.

¿Quién es? Avendaño ha estado detrás de algunos de los principales proyectos pioneros en temas de gobierno digital que se han puesto en marcha en el país, entre esos, el sistema que automatizó el ingreso de mercaderías a las aduanas del país y la plataforma de compras del Estado llamada Merlink-Sicop.

Además, instauró el Sistema de Control de Portación de Armas y Seguridad Privada (ControlPas) y el registro de productos de interés sanitario (Regístrelo).

En la última semana de noviembre, la funcionaria acudió a una audiencia en la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público del Congreso, en la que habló sobre la urgencia de implementar el pago electrónico y sistemas de información en el transporte público, así como propuso crear un observatorio de compras públicas y una plataforma de vigilancia ciudadana.