Sofía Chinchilla Cerdas. 26 junio
Emilia Navas, fiscal general de la República. Foto: Rafael Pacheco
Emilia Navas, fiscal general de la República. Foto: Rafael Pacheco

Un juez rechazó la solicitud de la fiscala general, Emilia Navas, quien pidió separar a los cinco magistrados de la Sala III que llevan la causa judicial sobre la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD), en la cual se investiga al presidente Carlos Alvarado.

Solamente el expresidente de la Sala de Casación Penal, el magistrado Jesús Ramírez, quedará fuera del caso.

VIDEO: Desconcertante audiencia sobre UPAD en Sala III

Así lo resolvió, este jueves, el magistrado suplente Rafael Segura, quien dispuso que él mismo sustituirá a Jesús Ramírez en adelante.

Continuarán en el caso los jueces penales Álvaro Burgos Mata, Gerardo Rubén Alfaro Vargas, Jorge Enrique Desanti Henderson y Sandra Eugenia Zúñiga Morales.

Róger Guevara, uno de los abogados defensores del mandatario Alvarado, confirmó a La Nación que la resolución que acoge la recusación de Ramírez les fue notificada la tarde de este viernes.

En el caso de la UPAD, se investiga si una oficina de asesores de Casa Presidencial accedió o no a datos confidenciales de los habitantes que son resguardados en instituciones públicas.

El 16 de junio, durante una inusual y polémica audiencia en la Sala III, el magistrado Jesús Ramírez primero declaró sin lugar, y luego inadmisibles, dos reclamos presentados por la defensa del mandatario, sin siquiera haber escuchado a las partes.

Se trataba de dos acciones procesales defectuosas en las que los abogados del mandatario alegan que el OIJ y el Ministerio Público se extralimitaron a la hora de secuestrar información en el allanamiento a Casa Presidencial, el 28 de febrero pasado.

Durante la sesión, Ramírez debió ser constantemente aconsejado y corregido por sus colegas, e incluso llamó a personas que no se encontraban en la sala.

La querellante Gloria Navas y John Brenes, defensor de la investigada Felly Salas, exjefa de despacho de Alvarado, recusaron al presidente de la Sala III al cuestionar su capacidad e idoneidad para permanecer en el caso.

Emilia Navas fue más allá y pidió que los otros cuatro magistrados también fueran separados, por considerar que faltaron a sus deberes al permitir que se desarrollara la audiencia, pese a que quien la presidía no estaba en condiciones de hacerlo.

En opinión de la jerarca del Ministerio Público, el desorden y la confusión que surgieron a raíz de las resoluciones comunicadas por Ramírez, en su condición de “voz” del pleno de la Sala, ponía en duda la imparcialidad de los cinco jueces.

Tres días después, Ramírez presentó su renuncia a la presidencia de la Sala III.

De acuerdo con la resolución dictada por el magistrado suplente Rafael Segura, Jesús Ramírez aceptó la recusación y accedió a separarse del caso.

“Manifiesta que el día de la audiencia oral realizada en el presente asunto, señalada a efecto de conocer las actividades procesales defectuosas presentadas por el licenciado Rodolfo Brenes Vargas y Róger Guevara Vega, se encontraba afectado en su salud –según dictamen médico que aporta– y pese a ello, sin ser consciente de la dimensión de su afectación, por un sentido de responsabilidad y con el fin de atender debidamente las obligaciones de su cargo, se presentó e intervino en la mencionada audiencia”.

“Aclara que los restantes integrantes de la Sala desconocían de su condición de salud, de modo que no podían anticipar lo ocurrido durante el desarrollo de la audiencia”, indica la resolución.

El magistrado suplente Segura rechazó la recusación de los otros cuatro magistrados basado en el argumento de que ellos desconocían la condición de Ramírez. Por ese motivo, calificó la petición de la fiscala general Emilia Navas de “improcedente e infundada”.

“Tal y como se desprende del informe rendido por el Magistrado Jesús Ramírez Quirós, así como lo señalan de forma categórica los magistrados que han sido recusados en el informe correspondiente, no se puede acreditar que los mismos tuvieren conocimiento previo, o pudieren advertir por sí mismos de alguna situación o circunstancia particular que impidiera al magistrado presidente intervenir adecuadamente en la vista oral señalada en el presente asunto”, concluyó Segura.

Los restantes cuatro magistrados, además, alegaron que “en todo momento se apartaron de la actuación unilateral efectuada por el Magistrado Jesús Ramírez Quirós”.

“(...) son enfáticos en señalar que la actitud que ellos evidenciaron, no solamente a través de sus intervenciones activas, sino también mediante su lenguaje corporal, son evidencia de que se apartaban no solo del eje argumentativo, sino también de la moderación y dirección de la audiencia presidida por el magistrado Ramírez Quirós”, añade la resolución.

El trámite del caso UPAD continuará su curso con la Sala integrada por Segura, Burgos, Alfaro, Desanti y Zúñiga.

De acuerdo con Guevara, la audiencia en la que se tenían que debatir las recusaciones no se convocó. Tampoco se integró una nueva Sala, sino que las peticiones las resolvió, de manera definitiva, un solo juez suplente.

(Video) Abogado de Carlos Alvarado: correos del presidente están en dos computadores del OIJ