Por: Mercedes Agüero 6 febrero, 2014

“Ya esta es otra campaña y evidentemente no es un problema de rectificar, sino de replantear el mensaje, empezar de cero. Son otras circunstancias completamente distintas”.

De tal magnitud será el viraje que Johnny Araya, candidato del Partido Liberación Nacional (PLN) le dará a su campaña de cara a la segunda ronda , donde enfrentará a Luis Guillermo Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC), quien obtuvo mayor respaldo en las elecciones del domingo aunque ninguno sin lograr el 40% de votos.

Araya reconoció que tendrá que dar con más claridad el mensaje esgrimido en la primera fase de la contienda con un discurso enfocado en convencer de que él representa un PLN renovado, con voluntad y capacidad para enmendarse.

Johnny Araya tuvo la primera cita con los diputados electos del PLN. Antonio Alvarez Desanti estuvo ausente por motivos de viaje. | JORGE NAVARRO.
Johnny Araya tuvo la primera cita con los diputados electos del PLN. Antonio Alvarez Desanti estuvo ausente por motivos de viaje. | JORGE NAVARRO.

“Tenemos que precisar nuestros mensajes. Que nos ayuden a ganar realmente la confianza, la credibilidad de los costarricenses en esa voluntad y en esa capacidad de rectificación”, sostuvo.

Adelantó que también afinarán las propuestas que harán en el cierre de la lucha por la Presidencia.

El aspirante se reunió ayer con la mayoría de diputados electos por el PLN y con la dirigencia territorial verdiblanca, a quienes solicitó “ir a buscar, sin exclusiones, a todos aquellos que no estuvieron con nosotros a nivel de cantones”.

Para la noche del miércoles estaba prevista una cita con la cúpula liberacionista. Unas horas antes, el presidente de la agrupación, Bernal Jiménez, dijo en adn 90.7 FM que Araya debe tener un cambio de estrategia para la segunda vuelta.

Sin cacería de brujas. Desde que se revelaron los datos preliminares de la elección del domingo, en la cual Araya quedó segundo, Liberación hace un exhaustivo análisis para determinar en qué se falló .

Esto implica, según el candidato, evaluar cantón por cantón para ver de cuánto fue la diferencia de votos y determinar si pesaron factores de organización local.

Además, estudiarán cuáles fueron propiamente las tendencias de un voto que se vio muy volátil en las últimas semanas.

Sin embargo, Araya aclaró que no se trata de buscar culpables y que no hará cambios en su grupo de campaña. “Estamos reforzando el equipo con alguna gente, pero no vamos a hacer ninguna cacería de brujas”, aseveró el político.

Los diputados electos, dijo, tendrán un papel clave en lo que resta de la contienda y más ahora que serán responsables de un territorio mayor al que tenían asignado.

“Tenemos el reto de intensificar el trabajo en el área metropolitana sin abandonar aquellas provincias donde se ha marcado una“ gran diferencia en favor del PLN”, detalló el aspirante presidencial.