Aarón Sequeira.   12 septiembre
En la sesión del plenario de este miércoles, los diputados se refirieron a la marcha que llegó hasta los portones de la Asamblea Legislativa. En la foto aparece Carlos Ricardo Benavides, jefe de fracción del PLN. Foto: Alejandro Gamboa.

El jefe de la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), Carlos Ricardo Benavides, criticó durísimo los focos de violencia que hubo durante la manifestación contra el plan fiscal este miércoles, en las cercanías de la Asamblea Legislativa, y aseguró que hay políticos que "azuzan a la gente y se montan en tarimas para que les aplaudan.

A Benavides se le unió el diputado alajuelense Roberto Thompson, y ambos aludieron directamente a José María Villalta, legislador del Frente Amplio, y lo señalaron directamente por incitar a la gente a ponerse cada vez más violenta durante las manifestaciones.

“Eso de que haya algunos violentos está planeado, han sido azuzados, los incitan, los preparan, y eso incluye a políticos que azuzan a la gente y, montados en tarimas, les lanzan discursos porque es su clientela electoral”, dijo Benavides en el plenario.

El vocero verdiblanco reiteró que en Costa Rica hay libertad de manifestar públicamente posiciones políticas, y también derecho a la huelga. No obstante, alegó que “hay huelgas legales e ilegales, no es cierto que sea lo mismo”.

Añadió que un movimiento ilegal tiene consecuencias y no da lo mismo, porque puede significar reducción de salario o despido.

“Lo que no se vale en un país democrático, que es un delito, es recurrir a bloqueo e calles, porque eso es violencia, es una forma violenta de decirle a la gente ‘usted por aquí no pasa’, y uno de los derechos fundamentales de los costarricenses es la libertad de tránsito”, indicó Benavides.

Ambos liberacionistas hicieron referencia no solo a los amagues de enfrentamientos entre manifestantes y policías, en el ingreso norte del bulevar que atraviesa los edificios del Congreso, sino también los bloqueos que se han hecho en algunas carreteras, el sabotaje en edificaciones públicas y también el cierre del paso del tren.

Ver más!

Agregó que es por “la debilidad de los sindicatos y los partidos políticos que los apoyan, como el Frente Amplio”, que se sienten obligados a hacer bloqueos, para no verse tan débiles.

“Si esta huelga se limitara solo a eso, estaríamos viendo consecuencias bastante menores, pero se inventaron hace años la forma de perturbar a la gente y dañar al ciudadano”, apuntó el verdiblanco.

Benavides dijo que hay gente que sale con la historia de que aquí todos son “pacifiquísimos”, que había unos violentos de repente, pero aseguró que eso siempre “está planeado” y que “han sido azuzados, saben que van a terminar con violencia, que los incitan y los preparan”.

“Eso incluye a políticos que andan tratando de azuzar a la gente y montados en tarima para que les aplaudan. Probablemente la inmensa mayoría viene de buena fe, pero azuzar a la gente para ponerla en estado violento deshonra a quienes lo están haciendo”, dijo el vocero liberacionista.

Antes de Benavides, José María Villalta había dicho, también en el plenario, que lamentaba la decisión tomada por la presidencia legislativa de impedir que se abriera la barra de público del plenario.

Según el diputado, Carolina Hidalgo le informó de que la decisión se debía a petición de los demás partidos, pero alegó que esas fracciones no habían, realmente, solicitado esa medida.

“Si una persona usa violencia, debe intervernir la seguridad, pero eso no se puede usar como excusa. Es un precedente peligroso que, por petición de las fracciones, se cierren las barras de público negando la participación ciudadana”, dijo el frenteamplista.

En la sesión del plenario de este miércoles, los diputados se refirieron a la marcha que llegó hasta los portones de la Asamblea Legislativa. En la foto aparece José María Villalta, diputado del Frente Amplio. Foto: Alejandro Gamboa.

Agregó Villalta que eso, sumado a la no transmisión de las sesiones legislativas por medios electrónicos, es “un precedente peligroso”.

Según el vocero del FA, la manifestación fue multitudinaria y cuestionó la actitud del Gobierno porque afirmó que “es intransigente”.

El frenteamplista criticó que la posición del Ejecutivo sea la de pedir que se debe deponer la huelga y el movimiento, pero sentenciar que el plan fiscal “va”; consideró que eso no son condiciones para el diálogo.

“Tal vez no se pueda sacar de la agenda, pero sí dar un compás de espera, hacer negociaciones”, dijo Villalta en el plenario.