Por: Aarón Sequeira.   31 mayo
Carlos Ricardo Benavides, jefe de fracción del PLN. Fotografía José Cordero

El jefe de la fracción legislativa del Partido Liberación Nacional (PLN), Carlos Ricardo Benavides, declaró este jueves que ya es tiempo de reactivar la Comisión de Reforma Fiscal y que el lunes empezarán a negociar, entre fracciones, los cambios a la vía rápida con que se tramita el proyecto.

El liberacionista calificó de responsable el plan de contención del gasto presentado por la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, por lo que estima que ya es hora de poner a caminar de nuevo el expediente legislativo 20.580, Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

No obstante, consideró que el gobierno de Carlos Alvarado aún tiene margen de acción para buscar más medidas de contención del gasto y, aunque otras fracciones han manifestado en qué rubros se podrían aplicar esas medidas, el PLN prefiere que eso quede en manos del Ejecutivo.

El jefe liberacionista dijo que, mientras trabajan en la reforma a la vía rápida, la ministra Aguilar podría ir al Congreso a presentar las medidas adicionales que ellos esperan.

“Esperamos que venga a adicionar propuestas que nos lleven al objetivo del Gobierno de eliminar el déficit primario, que está en 3,2% y que no nos quedemos cortos, como podría ocurrir con las medidas que la ministra anunció en plenario”, dijo.

Roberto Thompson, diputado del PLN por la provincia de Alajuela, también reconoció a la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, su esfuerzo para frenar el gasto público y anunció que su fracción mantendrá un espíritu constructivo durante la búsqueda de soluciones al déficit fiscal.

“Esperamos, más allá del esfuerzo que usted ha venido haciendo, que le reconocemos, por plantear una serie de temas puntuales que en el país no se han planteado desde hace mucho tiempo y que sabemos que usted conoce bien por sus años en la Contraloría General de la República, que le entremos verdaderamente a estos temas con espíritu constructivo y podamos verdaderamente hacer una diferencia en estos cuatro años”, dijo Thompson.

“Ese debería ser el espíritu de todos, entendiendo que la solución debe construirse por etapas, que la que hoy tenemos es una emergencia, pero que definitivamente debemos, después de resuelta la emergencia, empezar a ver cuál debería ser ese sistema tributario, hacia dónde debería orientar el Estado los recursos y creo que debería de ser trabajo conjunto”, manifestó Aguilar.

La ministra aprovechó el comentario del verdiblanco para recordarles a los legisladores que el sanear las finanzas públicas es un proceso de varias etapas.

Benavides, en tanto, dijo que el Ejecutivo había prometido un plan de Hacienda que tuviera un rendimiento de un 1,7% del Producto Interno Bruto (PIB) y que eso, sumado al 1,4% que daría el plan tributario, permitiría contrarrestar el déficit primario.

Sin embargo, según los cálculos del PLN, el plan fiscal no llega ni a un 1% del PIB.

“Reconocemos la importancia del trabajo de doña Rocío y de los técnicos de Hacienda y el valor que han tenido para plantearlo de manera abierta, pero según nuestros cálculos, el plan es claramente insuficiente con respecto al objetivo de eliminar el déficit primario siquiera”, comentó Benavides.

El diputado dijo que su posición es la misma que antes de este plan, en el sentido de que hay más espacio para que el Gobierno trabaje en esas medidas, pero insistió en que empezarán a trabajar en el proyecto porque “la solución al déficit fiscal es un tema urgente” y “confiados en que la seriedad que ha demostrado aquí doña Rocío va a continuar”.

“Creemos que las cosas en que ella se comprometa con la Asamblea Legislativa se van a cumplir”, indicó Benavides y añadió que muchas de las medidas que se aprueben en el Congreso le tocará a la jerarca hacendaria poner en práctica.

El expediente legislativo 20.580 quedó congelado cuando terminaron funciones los anteriores diputados, luego de haber tramitado 1.579 mociones de fondo, pero sin haber concluido la etapa con la rendición del informe sobre ese trámite.

Para retomar ese trámite parlamentario, los diputados deben modificar la moción de vía rápida aprobada en febrero y ajustar la integración que tenía la comisión especial para ese proyecto.

La intención de los legisladores es abrir una nueva etapa de mociones de fondo, para tener ellos el chance de hacer las modificiones que quieren en la iniciativa legal.

Luego de eso, se daría la etapa de discusión por el fondo en el plenario y la aprobación en primer debate, una consulta a la Sala Constitucional sobre la iniciativa legal y, finalmente, la votación en segundo debate.