Aarón Sequeira. 14 julio
El jefe de fracción del Partido Republicano, Otto Roberto Vargas, asegura que su compañero de partido tiene derecho a presentar las mociones que considere necesarias, pero se desmarcó de la intención de ahogar el plan fiscal con 500 de estas. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal.
El jefe de fracción del Partido Republicano, Otto Roberto Vargas, asegura que su compañero de partido tiene derecho a presentar las mociones que considere necesarias, pero se desmarcó de la intención de ahogar el plan fiscal con 500 de estas. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal.

El jefe de la fracción del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), Otto Roberto Vargas, aseguró que él no sabía nada sobre las intenciones de su compañero de bancada, Dragos Dolanescu, de ahogar la reforma fiscal con 500 mociones.

Consultado sobre las propuestas de su copartidario para eximir del impuesto al valor agregado (IVA) a una serie de actividades profesionales y diferentes oficios, Vargas añadió que cada legislador tiene el derecho de presentar las mociones que quiera, pero agregó que “un diputado tiene que tener un criterio definido”.

“Ya si se presentan 500 mociones, tal vez lo que quiere es parar el paquete fiscal del todo”, comentó el congresista josefino en una conversación por vía telefónica con La Nación.

Según Vargas, él no puede decir mayor cosa sobre las intenciones de Dolanescu, diputado por Alajuela, pues dijo que sus despachos son independientes.

“Mi compañero y yo hemos trabajado de forma diferente, yo no tenía conocimiento de que él iba a presentar esas mociones”, comentó.

Entre las 500 mociones de fondo que presentó Dragos Dolanescu durante el primer día habilitado para dar a conocer esas propuestas, hay 374 que plantean eximir del IVA una serie de actividades tan diversas como los payasos y los malabaristas callejeros, entrenadores deportivos, futbolistas, árbitros, limpiabotas, vendedores ambulantes de comestibles y no comestibles, ingenieros, arquitectos, cementeros, consultores de los partidos políticos y productores de petróleo.

Los servicios de jardineros, cogedores de café, recolectores de basura, los mensajeros en moto y bicicleta, los tajos, la producción de plástico y de energía también quedarían exentas.

Entre los papeles presentados por Dolanescu hay una gran cantidad de mociones repetidas y otras que contienen errores que bien podrían invalidar una moción, como la de proponer una modificación de un inciso que no existe en el proyecto.

Además, una gran cantidad de esas sugerencias son prácticamente idénticas a las que había presentado el excongresista libertario Otto Guevara a mediados de marzo, durante la primera vez que se tramitaron mociones de fondo al expediente legislativo 20.580.

El próximo lunes, la presidenta del Directorio legislativo, Carolina Hidalgo, anunciará una resolución sobre el acomodo y agrupamiento de las 1.008 mociones que los diputados le presentaron al plan fiscal.

El jefe del Partido Republicano dijo que un diputado debe definir su criterio ante la reforma tributaria.

“Yo soy consciente de que en alguna medida el plan fiscal tiene que ir”, dijo. Vargas le presentó solamente cinco mociones a la iniciativa legal, pues afirmó que su intención es que el proyecto de ley vaya, pero modificado para que “no golpee a la gente más vulnerable de este país”.

Pese a que afirma que no sabía sobre la estrategia de Dolanescu, apuntó que “está en su derecho de presentar las mociones que él crea pertinente”, pero alegó que no tiene nada que ver con eso.

También dijo que no sabía nada y no podía decir algo sobre la similitud de las propuestas de su compañero de partido con las de Otto Guevara, e insistió en que las presentó de forma independiente.

“Yo no le puedo decir a él qué tiene que presentar, ni él a mí tampoco”, indicó. “Los dos manejamos nuestros criterios y oficinas de forma independiente, en lo que él hace, no tengo injerencia, él sabrá si es lo pertinente. Yo no puedo hacer nada al respecto”, concluyó.