Josué Bravo. 8 abril
La independiente Ivonne Acuña, otrora compañera de fracción de Eduardo Cruickshank, pidió a los legisladores ser vehementes en sus posiciones, pero sin faltar el respeto a otros Foto: Asamblea Legislativa para La Nación
La independiente Ivonne Acuña, otrora compañera de fracción de Eduardo Cruickshank, pidió a los legisladores ser vehementes en sus posiciones, pero sin faltar el respeto a otros Foto: Asamblea Legislativa para La Nación

En medio de un choque en el plenario legislativo, surgido a raíz de la discusión de una moción que amplió las sesiones de la próxima semana para continuar con la discusión del plan de empleo público, la diputada Ivonne Acuña tomó la palabra para pedir respeto hacia el presidente Eduardo Cruickshank.

Sin citar su nombre, pero sí sus declaraciones, la independiente calificó de irrespetuoso lo dicho por su colega Walter Muñoz, del PIN, quien se ofreció a dar clases de legislación a Cruickshank cuando este le hizo observaciones al otorgarle la palabra por el orden.

Lo mismo señaló sobre lo pronunciado por la independiente Zoila Rosa Volio, quien al pedir sesiones virtuales por motivos de pandemia, se quejó sobre la falta de decisión al respecto del actual presidente legislativo.

Aunque horas después hizo aclaraciones y pidió disculpas, Volio recordó este jueves que, durante la presidencia legislativa del liberacionista Carlos Ricardo Benavides, se trabajaba hasta altas horas de la noche e incluso de forma virtual.

Al respecto, Cruickshank dijo que, en la historia del Congreso, nunca el plenario ha laborado de forma virtual y que lo indicado por Volio se refería a reuniones entre jefes de fracción.

En tanto, Volio aseguró que estaba dispuesta a laborar hasta por 12 horas si era necesario, siempre que la Asamblea diera las condiciones necesarias.

“Nos reuníamos hasta las 11 de la noche trabajando. No me dejan mentir, eran sesiones larguísimas cuando la pandemia existió, ¿pero cuál es la diferencia? Que teníamos un presidente que tomaba decisiones, no esta cosa que no va para ni un lado ni para otro. Y está jugando con la salud de todos nosotros”, agregó.

Sobre esos señalamientos, Ivonne Acuña reaccionó.

“Sé que es cansado estar aquí y es cansado porque hemos tratado de arreglar este proyecto que venía mal desde el Ejecutivo. Pero eso no da paso a la falta de respeto”, reclamó Acuña.

“Ya escuché a dos compañeros que respeto mucho, uno decirle que le va a dar lecciones y a la otra decirle que es una cosa. Y el presidente de la Asamblea Legislativa es un presidente de un poder supremo de este país que merece respeto”.

“Si fuera mujer estaríamos levantando la voz por ella porque no se vale, pero aquí nadie levanta la voz porque es un hombre y no se vale. Seamos congruentes. Hay que siempre hablar con respeto a los demás, ser vehementes en nuestras posiciones, sí, pero hablar con respeto”, reclamó Acuña.

Luego destacó a Cruickshank como un hombre respetuoso. “Si fuera otro, ya habría puesto probablemente en su lugar a muchos aquí que le han faltado el respeto en varias veces. Yo sé que no necesita que alguien lo defienda, pero es necesario decir que nos faltan muchas horas aquí”, finalizó Acuña.

En esa misma discusión, Patricia Villegas, legisladora del Partido Integración Nacional (PIN), lamentó que Cruickshank, según aseveró, sea complaciente con el Gobierno, con el trámite de este proyecto, lo cual, insistió, se ve “a todas luces”.

Al agradecer la defensa de Acuña, el presidente legislativo comentó que él fue educado en un hogar donde se respeta a los demás, “pero otras personas parecen no entender lo mismo y no haber tenido esa formación”, añadió.

“Se han caracterizado en ser reiterativos en su irrespeto no solo a la presidencia, sino a otros diputados, pero como yo aprendí que las cosas se toman de donde vienen, simplemente prefiero hacer caso omiso a esos irrespetos. Yo aprendí a tener dominio propio, a tener inteligencia emocional y, por eso, simplemente no escucho muchas voces del irrespeto”, ripostó Cruickshank.

Horas después, cuando esa discusión se había cerrado, Volio pidió disculpas al presidente del Congreso, quien no estaba en ese momento en su silla del Directorio, al ser sustituido temporalmente por el vicepresidente Jorge Fonseca.

Ella dijo que cuando mencionó la palabra “cosa”, se refería a las sesiones en las actuales condiciones. “Jamás me estaba refiriendo a una persona. Yo quiero hacerlo de conocimiento público, ya se lo aclaré también al señor presidente por la vía privada, por chat”, explicó Volio.

Este debate en el plenario, que se extendió por más de 40 minutos en la sesión extraordinaria de la mañana de este jueves, se originó por una propuesta de varios legisladores para trabajar mañana y tarde los primeros tres días de la próxima semana, para avanzar con la reforma al empleo público.

Una de las que se quejó fue Paola Vega, de la bancada de Gobierno, quien aseguró que este proyecto tiene secuestrada la agenda legislativa y urgió dar paso a planes como un crédito para ayudar al sector pesquero.

También, pidió darle un trámite normal para este texto y habilitar, a la vez, sesiones de las comisiones.

También demandaron avanzar en la discusión de proyectos de reactivación legisladores como el verdiblanco Roberto Thompson y la socialcristiana María Inés Solís.

El también socialcristiano Pablo Heriberto Abarca consideró que, a pesar de apoyar la moción de habilitar más sesiones para el plan de empleo público, el Congreso no puede estar “paralizado tanto tiempo en una cosa”.

“Debemos tener la capacidad de andar en bicicleta y mascar chicle”, dijo Abarca, al referirse a la posibilidad de tramitar varias iniciativas a la vez.

El mismo debate evidenció varios choques entre diputados de la bancada de Gobierno.

Vega acusó a su compañero de fracción, Víctor Morales Mora, de hablar de forma monolítica en nombre del PAC, tras recordar el legislador que el plan de empleo público es una propuesta de su gobierno y de la bancada rojiamarilla.

La diputada de Gobierno dijo que hay órganos de su partido que han llamado la atención al Ejecutivo y a la bancada por el plan de empleo público,.

Si bien reconoció que se ofreció desde la campaña electoral en la oferta de gobierno que, asegura ella elaboró, dijo que no se trataba de la actual redacción que, en su criterio, tiene fines fiscalistas y pone el riesgo el Estado social de derecho.

Ante esas aseveraciones, el vocero del PAC, Enrique Sánchez, le recordó a su compañera que el plan de Gobierno lo elaboraron cientos o miles de partidarios del PAC durante cuatro años.

Citó la página 127 de esa propuesta, donde se ofrece una reforma del empleo público que se basaría en la eficiencia y equidad, o para corregir las desigualdades salariales en el Estado.

Esos aspectos y otros mencionados por Sánchez los contiene este proyecto.

“Hoy, después de 20 años de existencia del Partido Acción Ciudadana, estamos finalmente logrando con la participación de otras fracciones, cumplir con la ciudadanía con un compromiso que habíamos asumido. Eso es gracias al trabajo de cientos de personas que participan en la construcción programática del Partido Acción Ciudadana”, finalizó Sánchez.