Por: Sofía Chinchilla C., Aarón Sequeira, Esteban Oviedo.   23 agosto
Carlos Avendaño, del PRN, conversa con Gustavo Viales, el voto que se le salió a la Liberación. A la izquierda y a la derecha, las liberacionistas Silvia Hernández y Yorleny León. Fotos: Diana Méndez

El IVA sobre la canasta básica resultó ser una piedra angular en la reforma fiscal. La decisión de cinco diputados de eximirla del impuesto retumbó en el gobierno y en el PLN, al tiempo que provocó que, esta noche, se suspendiera la votación de mociones por al menos tres días, para dar aire a los actores políticos.

La exoneración de los productos de la canasta le quitaría ¢65.000 millones anuales a Hacienda, un 14% de lo que espera recaudar con la reforma en impuestos, pero también la posibilidad de darle seguimiento al pago de tributos a todos los que participan en la producción de los bienes.

Desde la mañana, el presidente Carlos Alvarado llamó a los diputados a revertir la decisión. Afirmó que un plan fiscal “erosionado” no convencerá a las calificadoras de riesgo ni a los organismos internacionales que evalúan el riesgo de financiar al Estado costarricense.

El Partido Acción Ciudadana (PAC) cuenta con dos mociones para restablecer el impuesto sobre el valor agregado (IVA), la 708 y la 709.

El texto original establecía que los productos agrícolas de la canasta básica pagarían un 1% de IVA y el resto, un 2%.

No obstante, el miércoles Restauración Nacional logró la aprobación de una moción de su diputado, Carlos Avendaño, para eliminar ese gravamen. Votaron a favor los restauracionistas Avendaño y Eduardo Cruickshank, el frenteamplista José María Villalta, Wálter Muñoz del PIN y Gustavo Viales del PLN, quien se salió de la línea de fracción.

Bajo ese panorama, el gobierno y el PLN necesitaban convencer a Viales de restablecer el impuesto. Ellos alegan que, de no hacerlo, será más difícil rastrear el pago de impuestos en toda la cadena de producción.

Con el IVA, el último en la cadena de producción debe acreditar los impuestos que pagó a un intermediario, por ejemplo, y el intermediario debe hacer lo mismo con las compras que le hizo al proveedor de insumos. Esto permite revisar el pago a lo largo de toda la cadena. Si el producto está exento, el último no declara y se pierde la cadena de control.

Y existe otro problema, la moción exoneró los productos de la canasta, pero no los insumos. Esto provocará que los productores tengan que pagar el IVA a sus proveedores, pero que no se lo puedan cobrar a los consumidores.

De hecho, la Cámara de la Industria Alimentaria y la Alianza Nacional Agropecuaria advirtieron ayer a los diputados que eso les restará competitividad frente a sus competidores internacionales.

Al mediodía, la fracción de Liberación Nacional (PLN) se reunió con el presidente Alvarado para firmar un acuerdo con medidas para el saneamiento de las finanzas públicas y la reactivación económica. Incluso, asistió Viales, pero la bancada no lo convenció de cambiar de posición sobre la canasta básica.

“Él nos dijo con claridad que no iba a cambiar de posición, las mociones 708 y 709 no las va a votar”, afirmó Carlos Ricardo Benavides, jefe de fracción verdiblanco.

Restauración, firme en su posición, mantuvo comunicación con Gustavo Viales durante la sesión, por parte de Avendaño.

No obstante, consultado por este medio, el propio Viales afirmó que sí existe una posibilidad.

“Me he abocado a revisar las mociones que están pendientes para tratar de ubicar las que están ahorita en discusión que pueden ayudar a solventar la eficiencia del sector agro. Ya he ubicado dos mociones, y espero pronto reunirme con la fracción y con el gobierno para explicarles la posibilad de apoyar esas mociones y que se quede tanto exenta la canasta básica y que no se afecte la trazabilidad”, afirmó.

Se refiere a las mociones 786 y 799, de la Unidad Social Cristiana (PUSC). Una impondría un 1% de IVA solo a los productos agropecuarios de la canasta y la otra lo haría para todos los productos.

Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, reconoció que la sesión de este jueves se suspendió porque el gobierno carecía de los votos suficientes para revertir la decisión.

“Yo sigo esperando que se pueda hacer, por varias razones. Uno, porque lo que se acordó sobre canasta básica favorece finalmente a los evasores y a las clases altas, perjudica a las clases bajas, perjudica al sector agrícola y por supuesto perjudica los ingresos el Estado”, dijo.

Agregó que es necesario buscar viabilidad política, al tiempo que el jefe del PLN dijo que se evaluará con el gobierno si existen otras alternativas: “Es precipitado ahora especificar una sola línea para resolver este asunto”.

Pedro Muñoz, del PUSC, sostuvo que al gobierno le ha faltado negociación. Sostuvo que Liberación le dijo que ya tenía los votos y no era así. “Yo insto a que se haga una negociación comprensiva y completa, que no vengamos a votar aquí cosas que no estén debidamente consensuadas”, declaró.

La liberacionista Yorleny León reconoció que el PLN no pudo cerrar filas y admitió que era necesario suspender la discusión. “El compañero Gustavo va a tener la oportunidad de, no sé, revisar datos, de repente, de reflexionar su posición y quizás quiera valorar una posición intermedia, pero bueno, ya eso será una decisión de él”, dijo.

El frenteamplista José María Villalta también consideró necesario hacer un alto.