Michelle Campos. Hace 2 días
 El INS acapara el 44% de los recursos públicos destinados a la subpartida de ayudas a funcionarios. Foto: Rafael Pacheco
El INS acapara el 44% de los recursos públicos destinados a la subpartida de ayudas a funcionarios. Foto: Rafael Pacheco

El Instituto Nacional de Seguros (INS) es la institución pública que más dinero gasta en el pago de una subpartida denominada “ayudas a funcionarios”.

En el caso del INS, la subpartida incluye, por ejemplo, beneficios por incapacidad, defunción y aportes para pólizas de los funcionarios.

Según un informe de la Contraloría General de la República (CGR) sobre ejecución de gastos menores, el INS encabeza la lista de ayudas a funcionarios, con un monto de ¢567 millones en el 2020.

Para ese año, según los registros del ente contralor, el gasto por esa subpartida en la totalidad del sector público fue de ¢1.269 millones.

De esta forma, el INS acapara el 44% de los recursos públicos ejecutados en ese concepto.

Esta cifra es 3,8 veces mayor a la que gasta la Universidad Estatal a Distancia (UNED), segunda en la lista, con ¢149 millones.

El INS expuso que el costo de esta partida obedece a los beneficios estipulados en la convención colectiva de esta entidad.

“La partida 6.02.03.01, ‘Ayudas a funcionarios’, se afecta por dos conceptos que son contemplados dentro de la convención colectiva del INS vigente, los cuales, según nuestros registros, fueron negociados desde 1979 en las primeras ediciones del convenio colectivo”, explicó el instituto.

El primer beneficio responde a un subsidio por incapacidad y a colaboraciones por defunción del trabajador.

Según la actual convención colectiva, el INS ayuda a pagar el 95% del salario cuando un trabajador está incapacitado.

“En términos generales se define el subsidio de un 95% en los primeros tres días y, a partir del cuarto, se paga el porcentaje complementario al porcentaje que reconoce cada régimen”, informó la entidad.

La mayoría de los asalariados solo recibe el 60% del salario que le paga la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) durante una incapacidad.

En cuanto a la muerte de un funcionario, el INS aporta ¢400.000.

Para el 2020, por el pago de Beneficios por incapacidad y defunción, esta empresa del Estado gastó ¢407 millones.

Para el 2019, la ejecución presupuestaria por el mismo concepto significó un desembolso de ¢535 millones y, para 2018, ¢539 millones.

La segunda ayuda que la entidad aseguradora brinda a poco más de 1.400 trabajadores es el pago de una póliza de vida.

Este beneficio, negociado en la convención colectiva, obliga al INS a cubrir mensualmente el 50% de la cuota de la póliza, la otra mitad corre por parte del colaborador.

“Este último rubro corresponde a la suscripción de una póliza de vida del personal donde los colaboradores (un estimado de 1.477 personas) aportan el 50% de las primas de ese seguro”, indicó la entidad.

Los datos aportados por esa institución revelan que, por el pago de pólizas, en el 2020 se ejecutaron ¢160 millones.

Asimismo, la contraparte aportada por los empleados le representa al INS ingresos cercanos a ¢13 millones mensuales, según estimaciones de la entidad.

Además de estos beneficios contemplados en la partida de ‘Ayudas a funcionarios’, el Instituto aseguró que se está trabajando en la aplicación de programas de bienestar laboral por medio de su consultorio de empresa.

Al respecto, el INS indicó que la intención es “apoyar en la mejora de la salud del colaborador y así disminuir los periodos de absentismo que se puedan presentar por concepto de enfermedades”.

Para el 2021 esta entidad presupuestó para todos estos beneficios la suma de ¢656 millones, cantidad un 17% menor que la presupuestada en el 2020.

La subpartida de Ayuda a funcionarios es parte del grupo de rubros conocidos como gastos menores, los cuales se encuentran dentro de los presupuestos de todo el sector público.

El informe de la Contraloría, publicado el 26 de marzo, comparó la ejecución presupuestaria de las subpartidas del sector público, concluyendo que, para el 2020, el gasto en los beneficios para trabajadores fue 31% menor que en 2019.

“El INS es una de las empresas de Estado que ha venido generando disminuciones en sus partidas con el fin de tener un mejor control de sus gastos, tanto es así que en la partida de ‘Ayudas a Funcionarios’ se presentó una disminución de un 18% con respecto a lo ejecutado durante el 2019 y un 20% con respecto al 2018″, detalló el Instituto.

El Poder Judicial, con un mayor grueso de empleados que el INS, ocupa el tercer puesto en gasto por ayudas a colaboradores.

Según los registros de la Contraloría, para el 2020 este supremo poder ejecutó la suma de ¢105 millones por este concepto.

El cuarto puesto por lo ocupa el Banco Nacional (BN), que registró para ese mismo año un monto de ¢92 millones.

Por su parte, la quinta institución del sector público que más gasta en ayuda a sus funcionarios es el Benemérito Cuerpo de Bomberos.

En 2020 Bomberos reportó a la CGR ¢51 millones destinados al pago de ayudas a funcionarios.