Rebeca Madrigal Q..   4 septiembre
Traductores fiscales en la Avenida Central, en San José.

“Señor, ¿usted tiene un préstamo? Bueno, su tasa de interés podría aumentar si no se aprueba el plan fiscal”.

Este es uno de los intercambios entre un “traductor fiscal” y un contribuyente que camina por la avenida central.

Este martes, los ministerios de Hacienda y Comunicación dieron marcha a una estrategia para tratar de convencer a los contribuyentes de la necesidad de la aprobación del plan fiscal.

Con ese fin, el gobierno dispuso de “traductores fiscales” para explicar el proyecto a los contribuyentes que caminan por sitios públicos. La campaña se extenderá por varios meses en las cabeceras de provincia.

Ver más!

“De lo que hemos ido observando es que hay mucho desconocimiento, estamos circunscritos a una discusión de un solo tema y el plan fiscal tiene muchas cosas, no es sólo impuestos, también es reforma de Estado, es una lucha contra la evasión fiscal, queremos mostrarle a la gente cuáles son los efectos del plan fiscal, qué estamos gravando, por qué esos impuestos, por qué es importante la aprobación de esos impuestos”, señaló el viceministro de Ingresos, Nogui Acosta, quien participó de esta primera actividad, en el centro de San José.

Además de explicar la reforma y traducir los tecnicismos que contiene el expediente, la idea del gobierno es desmitificar algunas ideas que no son “adecuadas”.

"Hemos visto que existen concepciones equivocadas y reproducciones de mensajes que no necesariamente se apegan al texto del proyecto, donde se generan ciertas ideas en la población que no son las adecuadas", señaló el ministro de Comunicación, Juan Carlos Mendoza.

Los diputados reiniciaron este martes la discusión de mociones del plan fiscal, cuyas expectativas de recaudación se han ido reduciendo, principalmente, porque cinco diputados apoyaron una enmienda para desgravar la canasta básica.

Por otro lado, algunos diputados como Wálter Muñoz, pretenden eliminar las reformas al empleo público que contiene el proyecto, y con las cuales el gobierno quiere reducir los costos de la planilla del Estado.

Los traductores fiscales son parte de la campaña “Cada persona cuenta” que transmite por distintos canales la urgente necesidad de aprobar la reforma tributaria.

Cada uno de esos mensajes consta en el sitio web www.cadapersonacuenta.go.cr en donde se encuentran noticias y videos explicativos sobre la reforma.

Hace unas semanas, el gobierno también difundió tres videos en los que aparecen los expresidentes de la República Rafael Ángel Calderón (1990-1994), Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002) y Laura Chinchilla (2010-2014), en apoyo a la iniciativa.

El presupuesto de toda la campaña es de ¢50 millones, según Mendoza.