Josué Bravo. 23 abril
Para que el gobierno impulse la creación de nuevos impuestos, el país primero debe avanzar el la reforma fiscal y conocer de sus alcances en disminución del gasto y en el aumento de los ingresos, dijo Rodolfo Piza. Foto: Jorge Castillo
Para que el gobierno impulse la creación de nuevos impuestos, el país primero debe avanzar el la reforma fiscal y conocer de sus alcances en disminución del gasto y en el aumento de los ingresos, dijo Rodolfo Piza. Foto: Jorge Castillo

Luego de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendara a Costa Rica aprobar un nuevo aumento de impuestos para terminar de equilibrar las finanzas públicas, el gobierno afirmó que el país primero debe conocer los efectos reales de la reforma fiscal aprobada en diciembre pasado.

Para el Ejecutivo, no es conveniente discutir otra reforma tributaria sin antes de experimentar los verdaderos efectos de la ley recién aprobada sobre la contención del gasto y la mejora de los ingresos públicos,

Así lo explicó esta tarde Rodolfo Piza, ministro de la Presidencia:

“En cuanto a los impuestos, hemos señalado que el país todavía ni siquiera ha ingresado a aplicar la nueva Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, en lo que se refiere a materia impositiva o tributaria. Al país hay que darle la oportunidad de conocer todas las posibilidades que tiene y las potencialidades que tiene en cuanto a contención del gasto y en cuanto a mejora de los ingresos tributarios”, señaló el jerarca.

La reacción de Piza se debe a la recomendación del FMI, hecha el 15 de abril, de realizar un ajuste fiscal adicional al aprobado por el Congreso en diciembre anterior, para que el país salga en menos años del “espacio de riesgo”.

Ese día, el FMI publicó su informe económico sobre Costa Rica con base en el artículo IV del Convenio Constitutivo.

En él, recomienda un nuevo ajuste fiscal para obtener un monto equivalente un 0,75% del producto interno bruto (PIB) en el 2019 y 2020, porque en la actualidad el gobierno afronta problemas de liquidez a corto plazo.

“Me parece que cualquier discusión sobre esos temas requiere de una experiencia mucho más detallada de los efectos y de la aplicación en el tiempo y no solo a corto plazo de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas”, insistió Piza.

El ministro recordó que, adicionalmente, si el Congreso aprueba el proyecto de eurobonos para colocar deuda en el exterior, se le restará presión a las tasas de interés en el país .

De esa manera, según el ministro, el gobierno seguirá en la ruta de lograr el equilibrio fiscal al disminuir el déficit primario.

En su informe del 15 de abril, el FMI explica que la reforma fiscal aprobada en diciembre está más inclinada a la reducción del gasto, lo cual producirá ahorros equivalentes a un 4% del PIB.

Empero, al último año de ese periodo (2023), la deuda alcanzará el 61,5% del PIB para bajar a un 50% hasta en el 2040.

Con un nuevo ajuste tributario, el país bajaría a ese 50% en el 2030.

Según Ravi Balakrishnan, jefe de la misión del FMI, otro ajuste daría más espacio para manejar choques económicos como inesperados aumentos de gastos o caída de los ingresos del gobierno.

Agregó que, si bien es cierto que las condiciones internacionales son buenas para que el gobierno coloque créditos, el panorama podría cambiar en el futuro, debido a las altas necesidades de financiamiento que aún persisten.

El FMI ya había hecho la misma propuesta en febrero anterior. En esa oportunidad Balakrishnan abogó por mejorar el gasto social para proteger a los más pobres y alegó que Costa Rica tiene una carga tributaria baja respecto a otros países, la cual es cercana al 14% si se excluyen las cargas sociales.

En aquella ocasión, el presidente Carlos Alvarado también descartó impulsar la creación de nuevos impuestos este año, pero tampoco desechó hacerlo durante el resto de su periodo de gobierno.

“Por lo menos por este año no es mi prioridad en este punto, la parte de subir impuestos. Ahora hay que ver las evoluciones, hay que ver cómo avanzan los (otros) proyectos que se han presentado (al Congreso), hay que ver la evolución de nuestra deuda”, sostuvo el mandatario en esa ocasión.