Josué Bravo. 21 mayo
La tormenta Nate afectó zonas rurales del país en octubre del 2017. En la imagen, la carretera entre Parrita y Quepos: Foto: Jeffrey zamora
La tormenta Nate afectó zonas rurales del país en octubre del 2017. En la imagen, la carretera entre Parrita y Quepos: Foto: Jeffrey zamora

El gobierno les ordenó a los bancos Nacional (BN) y de Costa Rica (BCR) readecuarles las deudas a los agricultores y pescadores que hayan sido afectados por fenómenos climáticos y biológicos.

La medida prioriza a pequeños y medianos productores y pescadores

La directriz instruye ofrecer alternativas como pago parcial de cuotas, prórrogas para el pago del capital, extensión de plazos, implementación de periodos de gracia y mejoras en tasas de interés.

Además, se contempla el financiamiento de avalúos, seguros, gastos legales y otros costos asociados a los procesos de adecuación de deudas, así como financiamiento adicional para que los productores dispongan de capital de trabajo o para cubrir inversiones urgentes.

La directriz 049-MAG-MCEE también invita a aplicar la medida al Banco Popular y de Desarrollo Comunal y a los operadores financieros del Sistema Nacional de Banca para el Desarrollo (SBD).

La medida la firmaron el presidente Carlos Alvarado y los ministros de Agricultura y Coordinación Económica, Renato Alvarado y Edna Camacho, respectivamente, con la presencia de representantes del sector bancario estatal, informó la Presidencia.

“Es una mano que se tiende a los agricultores que están ahogados por los préstamos y no ven salida ante problemas climatológicos, plagas y enfermedades que amenazan las condiciones de productividad”, dijo el jerarca del MAG.

Según Zapote, las readecuaciones contemplarán las necesidades de cada cliente que haya perdido capacidad de pago, así como sus garantías y su plan de inversión.

Además, se incluirá la prima del seguro agrícola o pecuario que aplique en cada caso.

Asimismo, quienes califiquen para ser beneficiarios del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) podrán acceder a los programas de emergencias del Fideicomiso Nacional para el Desarrollo (Finade), lo que incluye financiamientos con créditos a tasa básica pasiva con un piso del 6%.

Las entidades financieras y los operadores del SBD también deberán contactar a quienes ya se encuentren en procesos de cobro judicial o en procesos avanzados de ejecución de garantías, con el fin de analizar posibilidades viables de regularizar su situación.

El ministro de Agricultura asegura que, con esta medida, se "generará un efecto dominó positivo, en tanto favorecerá el fortalecimiento y mejoramiento del sector agropecuario, pesquero y rural".

El crédito agropecuario representa el 4% del total de la cartera crediticia del sistema financiero nacional.

En abril pasado, el BN reportó un saldo de crédito al sector agrícola de ¢186.573 millones. La morosidad se ubicó en 8,3%, es decir, ¢13.628 millones de los recursos prestados estaba con atrasos en el pago de más de 90 días.

Del monto total prestado, el 84% estaba al día en el pago de sus obligaciones, según el reporte de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

En pesca, el saldo total colocado era de ¢467 millones, cuya mora fue de 1,3% a abril pasado.

En el caso del BCR, la morosidad crediticia en agro se ubicó en el 13%, es decir ¢17.289 millones.

El saldo total prestado a dicho sector fue de ¢132.312 millones. El 73% de los deudores están al día en el pago del crédito.

El Banco de Costa Rica no reporta ningún financiamiento para pesca.

El ministro del MAG enfatizó en que los créditos están dirigidos a pequeños y medianos agricultores y pescadores afectados, principalmente, por las recientes sequías, la tormenta Nate del 2017 y por el huracán Otto del 2016.

Sin embargo, asegura que los grandes tampoco están excluidos.

“Ya teníamos un listado de productores afectados por eventos climatológicos”, explicó Renato Alvarado.

Añadió que los pequeños y medianos productores y pescadores no tienen capacidad de respuesta ante pérdidas de cosechas. En cambio, los grandes sí.

El ministro añadió que, para determinar los créditos afectados por problemas de producción a causa de plagas u otros problemas biológicos, un equipo del MAG hará inspecciones en fincas.