Rebeca Madrigal Q.. 25 julio
El presidente Carlos Alvarado y el vicepresidente, Marvin Rodríguez, conversan en Nicoya. Foto Alonso Tenorio
El presidente Carlos Alvarado y el vicepresidente, Marvin Rodríguez, conversan en Nicoya. Foto Alonso Tenorio

Nicoya, Guanacaste. El Gobierno evalúa mecanismos para compensar de algún modo a las personas de menos recursos por el dinero que paguen por el impuesto sobre el valor agregado (IVA) cuando compren productos de la canasta básica.

La idea es introducir el mecanismo en el proyecto de reforma fiscal, con el objetivo de que los diputados vean con buenos ojos el plan.

Lo que no es factible, dijo el mandatario Alvarado, es eximir del IVA a los 200 productos de la canasta básica.

El Gobierno planteó un gravamen del 2% para estos bienes.

Sin embargo, partidos opositores como Restauración Nacional y la Unidad Social Cristiana (PUSC), piden reducir o eliminar el IVA a la canasta básica, los servicios de educación y la salud privadas, así como los alquileres, el agua y la electricidad.

La ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, advirtió de que quitar el impuesto a estos productos implicaría reducir la futura recaudación en ¢60.000 millones anuales y el objetivo de la reforma tributaria es inyectarle al Gobierno recursos frescos por unos ¢700.000 millones al año.

Además, Aguilar explicó que es importante cobrar el impuesto porque le permite trazabilidad a la cadena de producción. Es decir, darle seguimiento al pago de impuestos a los productores.

(Video) Rocío Aguilar explica por qué el Gobierno considera necesario gravar la canasta básica

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, anunció que el Gobierno le hará cambios a la reforma fiscal, con el fin de darle más viabilidad política, pero en su criterio no serán “cambios sustantivos”.

Piza no precisó a cuáles solicitudes de los diputados cederá el Poder Ejecutivo.

La nueva propuesta del Ministerio de Hacienda sería enviada la próxima semana, adelantó el ministro.

“Seguramente habrá algunos ajustes. Yo no creo que sean sustantivos, pero son ajustes que habrá que hacer para que el proyecto tenga viabilidad y, seguramente, pueda ser aprobado en las próximas semanas en primer debate”, declaró el jerarca durante la celebración de la Anexión del Partido de Nicoya.

El Gobierno tendrán que ajustar el proyecto porque el que envió hace unas semanas fue rechazado por los diputados de la comisión fiscal.

Las declaraciones del mandatario y los ministros se produjeron durante la gira de gobierno en Guanacaste por la celebración de la Anexión del Partido se Nicoya.

A lo largo de la visita, el presidente advirtió de que muchas obras en la provincia dependen de que se apruebe la nueva estructura tributaria.

Así lo dijo en su discurso en el Concejo Municipal en el parque Central de Nicoya, este 25 de julio.

“Para financiar esa obra (de desarrollo de Guanacaste), necesitamos la estructura tributaria de un país desarrollado y este es el momento de ser valientes en esa materia. Y estamos llevando eso con valentía, con el mismo espíritu de valor con el que se llevó la anexión hace 194 años”, dijo Alvarado.

De hecho, el país está por endeudarse por $425 millones para un proyecto de agua de consumo y de riego para la provincia.

Este préstamo lo aprobó el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) a una tasa de 5,4% anual. Los diputados deberán autorizar el uso de esos recursos.