Josué Bravo. 30 agosto
Carlos Alvarado, presidente de la República, insiste en que el país necesita refinanciar deuda interna con dinero proveniente desde el exterior. En la foto, tomada el pasado 2 de mayo en el Congreso, le acompañan Silvia Hernández y Eduardo Cruickshank, jefes de fracción del PLN y el PRN, respectivamente. Foto: Melissa Fernández
Carlos Alvarado, presidente de la República, insiste en que el país necesita refinanciar deuda interna con dinero proveniente desde el exterior. En la foto, tomada el pasado 2 de mayo en el Congreso, le acompañan Silvia Hernández y Eduardo Cruickshank, jefes de fracción del PLN y el PRN, respectivamente. Foto: Melissa Fernández

Luego de presentar este viernes el Presupuesto Nacional del 2020 con una reducción de un 4,3% con respecto al 2019, el gobierno espera recuperar el apoyo de los diputados para que le aprueben dos créditos internacionales por $850 millones a fin de refinanciar la deuda pública y bajar el costo de los intereses.

Según el presidente de la República, Carlos Alvarado, su administración está “renovando el compromiso con la responsabilidad fiscal” al bajar el gasto del Gobierno central de ¢10,9 billones aprobados a ¢10,5 billones.

“Es una muestra fehaciente”, aseguró el presidente.

El mandatario espera que los diputados le aprueben un empréstito por $500 millones suscrito con el el banco de desarrollo de América Latina (CAF), y otro por $350 millones acordado con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Yo espero que recuperemos el apoyo para cosas como el préstamo del BID y el préstamo del CAF que no es para que se coja plata y me vaya a gastar. Eso es para que, casualmente, todos resolvamos esos temas de intereses que hoy vemos y nos da rabia”, expuso el Alvarado.

Ambos empréstitos se discuten en la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa, donde cada uno será dictaminado, por separado, para que luego sean sometidos a votación en el plenario. Para que un crédito internacional sea aprobado, se necesita del voto de 38 legisladores.

Molestos por el compromiso del 12 de agosto del gobierno con los sindicatos de la salud, que permite a los trabajadores de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) mantener intactos los pluses salariales, los partidos Unidad Social Cristiana (PUSC), Restauración Nacional (PRN) y el bloque independiente Nueva República dudaron, hace dos semanas, de respaldar esos créditos.

En cambio, la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN) le exige al gobierno acciones concretas de ahorro en el Estado, así como claridad sobre el uso de la deuda para contener el gasto.

Sin embargo, el mandatario insistió en que, precisamente, de concretarse esos préstamos, el país se ayudaría aliviar un poco el pago de intereses de la deuda.

De hecho, este viernes, la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, mencionó que una de las principales razones de la baja en el gasto proyectado para el 2020 fue la reducción en las amortizaciones de la deuda pública, pues se logró extender el plazo de los vencimientos.

No obstante, la carga por el pago de intereses se dispara el próximo año. Hacienda proyecta pagar ¢1,93 billones en intereses de deuda. Dicho monto equivale al 5% del producto interno bruto (PIB) y demuestra un crecimiento de un 26% en solo un año.

“Ese fue el legado que recibimos, lo que estamos haciendo es resolverlo”, lamentó al respecto el presidente.

Con el préstamo del CAF, por ejemplo, Hacienda se ahorrará casi ¢11.500 millones ($20 millones) anuales por la reducción en el pago de los intereses de la deuda pública, al pasar de una tasa del 8% que se pagaría en el mercado interno a una del 4% con ese banco, según explicó Aguilar hace tres semanas.

Por su parte, Ana Lucía Delgado, diputada del PLN y presidenta de la Comisión de Asuntos Hacendarios, destacó la austeridad del presupuesto para el 2020 presentado esta mañana por Hacienda.

“En principio es una señal importante, al igual que el señalamiento que se apega al cumplimiento de la ley N. 9635 (reforma fiscal). Sin embargo, dicho cumplimiento debe verse reflejado no sólo en el documento, sino también en la ejecución del mismo durante todo el ejercicio presupuesto del 2020”, consideró la verdiblanca. Además, la diputada destacó que para el próximo presupuesto está proyectado una reducción del 1% del déficit primario.

A pesar de las condiciones favorables negociados por Hacienda en los préstamos por $850 millones, Delgado dice que aún mantiene la interrogante de en qué partida se usarán.

“Es importante verificar que todos las negociaciones de deuda que se realizan por parte del gobierno, que según la última cifra señalada por el Ministerio de Hacienda a la Comisión de Asuntos Hacendarios ronda a la fecha de $1200 millones, sean utilizados de manera correcta para gastos eventualmente de capital y no para gastos corrientes o, eliminarlos del presupuesto”, consideró la diputada.