Silvia Artavia. 25 julio
Los filetes de pargo fueron exonerados del IVA por tres meses. Fotos: Mayela López
Los filetes de pargo fueron exonerados del IVA por tres meses. Fotos: Mayela López

Nicoya, Guanacaste. El gobierno pretende tomar en consideración quiénes son los productores de ciertos bienes para determinar si deben ser exonerados del impuesto al valor agregado (IVA).

“Aquí está tanto la disyuntiva de cuál es el precio que llega al mercado (del producto), quiénes son los que lo consumen, pero también la variable de quiénes son los que lo producen”, expresó el mandatario Carlos Alvarado en conferencia de prensa este jueves.

Este miércoles 24 de julio, el gobierno decidió incluir dentro de la canasta básica tributaria nueve especies de pescado, con lo cual estas quedan libres del pago del 13% del IVA. A partir de julio del 2020, el impuesto será de un 1% para los bienes de la canasta.

En tres meses, explicó Presidencia en un comunicado ese mismo día, “el Ministerio de Agricultura y Ganadería, en conjunto con el Ministerio de Economía, Industria y Comercio, deberá elaborar un estudio que determine los tipos de pescados y filetes que son de consumo real y efectivo por parte de los hogares que conforman el 20% de la población de menores ingresos”.

Según la reforma fiscal, en la canasta básica solo se incluyen productos que consumen los ciudadanos más pobres del país.

Este jueves, esa versión sobre el estudio técnico fue reafirmada por el mandatario: “Lo que se hizo fue, junto al ministro de Agricultura (Renato Alvarado), profundizar el trabajo que se tenía en la mesa de diálogo con los pescadores.

“De ahí derivó que había tres acuerdos concretos. El que había que afinar era el tema de canasta básica y lo que se plantea es un período para llevar adelante un estudio sobre las diferentes variedades de pescado y los cortes.

“Entonces, principalmente, el período es para profundizar los estudios, para afinar así, lo que resultaría al final en la canasta básica”, agregó Alvarado.

Las especies que entraron a la Canasta Básica Tributaria son pescados frescos, enteros y en filete del tipo atún, dorado, vela, marlín, espada, bonito, bolillo, pargo y corvina siempre que no tengan ninguna preparación o sean congelados sazonados, marinados, adobados, condimentados, o empanizados.

El gobierno tomó la decisión de agregar estos bienes a la canasta en medio de presiones de los pescadores para que sus productos no sean gravados con el IVA.

El pasado 25 de junio, un grupo de manifestantes pertenecientes al sector pesquero irrumpió en Casa Presidencial después de haber derribado uno de los portones de acceso.

No obstante, los files de pargo o corvina, por ejemplo, no son consumidos por las poblaciones más pobres, sino mayormente por las de más recursos.

La razón de ser de la canasta básica

En la conferencia de prensa, el presidente recalcó que la decisión de incluir productos en la canasta básica tiene que basarse en argumentos técnicos, tomando en cuenta la demanda de consumo de estos.

“Por eso, también, de forma paralela, llevamos adelante el proyecto de ley que están trabajando tanto el ministro de Agricultura (Renato Alvarado) como Hacienda, con el ministro de Salud (Daniel Salas), pero ese será un tema que tomará un poco más de tiempo”, expresó.

Se trata de un proyecto de ley para que, en la canasta, también se incluyan productos no solo por estadísticas de consumo de los estratos de menos recursos, sino también por razones nutritivas o por su origen.

Hacienda excluyó 29 productos de la canasta anterior e incorporó 14 nuevos, por los cuales se pagará un 1% de IVA a partir de julio del 2020, en lugar de un 13%.

Entre los que quedaron por fuera se encuentran la tapa de dulce, la leche de cabra, la harina de yuca o pejibaye, la horchata o pinolillo, la lactocrema y el chiverre, entre otros.

El jerarca de Salud estima que los criterios para incluir o no un producto deben contemplar asuntos de salud pública también.