Josué Bravo. 20 octubre
Las diputadas María Inés Solís, del PUSC; Silvia Hernández y Ana Lucía Delgado, del PLN; y Harllan Hoepelman, de Nueva República; anuncian el acuerdo alcanzado con el Gobierno. Foto: Josué Bravo.
Las diputadas María Inés Solís, del PUSC; Silvia Hernández y Ana Lucía Delgado, del PLN; y Harllan Hoepelman, de Nueva República; anuncian el acuerdo alcanzado con el Gobierno. Foto: Josué Bravo.

Al filo de esta tarde, el Gobierno accedió a que los diputados recorten ¢150.000 millones del Presupuesto Nacional del 2021, el cual asciende a ¢11,4 billones, pese a la objeción de la bancada del Partido Acción Ciudadana (PAC) que mantenía entrabada la discusión de mociones en la Comisión Legislativa de Asuntos Hacendarios.

A las 5 p. m, diputados de Liberación Nacional (PLN), Unidad Social Cristiana (PUSC), Restauración Nacional (PRN), Republicano Social Cristiano (PRSC) y el bloque Nueva República anunciaron un acuerdo con el ministro de Hacienda, Elian Villegas, de reducir un 1,3% del plan de gastos.

El recorte se hará a través de una mezcla de mociones presentadas por diputados de oposición, principalmente, del PLN y PUSC.

No obstante, si bien se aceptó hacer ese ajuste, las mismas fracciones aprobaron un incremento de la deuda por ¢28.833 millones para dirigir una cantidad de dinero similar al Ministerio de Vivienda, tras aprobar dos mociones del frenteamplista José María Villalta.

Con ello, la rebaja neta sería de ¢122.000 millones.

La negociación entre el Gobierno y la oposición fue confirmada por el jerarca de Hacienda, quien dejó claro que el este se alcanzó sobre el mismo monto ofrecido por su cartera el lunes.

La diputada liberacionista Silvia Hernández, presidenta de la Comisión, dijo: “El Gobierno se vio obligado por las fracciones de oposición a introducir un recorte que ellos han anunciado de ¢150.000 millones”.

“De manera tal que vamos a proceder para que, de aquí a las 11 p.m., como lo establece el reglamento, analizar todas las mociones entre las fracciones representadas para darle viabilidad a que esos ¢150.000 millones se puedan materializar a través de las mociones que están presentadas", agregó Hernández.

Hacienda había ofrecido reducir la misma cifra pero mediante un presupuesto extraordinario que enviaría en a la corriente legislativa en enero próximo.

“Es un solo recorte de ¢150.000 millones al presupuesto 2021. Si lo pueden hacer hoy, nada más rebalanceamos el presupuesto ordinario en enero. Si no lo hacen hoy en su totalidad, lo completamos en enero, pero es un solo recorte, una sola suma. Del presupuesto 2021 le vamos a quitar ¢150.000 millones”, declaró el ministro.

Por su parte, las diputadas del PAC, Laura Guido y Nielsen Pérez, objetaron las rebajas, alegando que, en algunas instituciones, se podrían provocar cierres técnicos.

Sin embargo, aclararon que retirarán la mayor parte de sus iniciativas para avanzar hacia las propuestas que contienen los cambios presupuestarios.

También, se comprometieron a disminuir su participación durante sus intervenciones, pero advirtieron de que votarán en contra de algunas propuestas como las que proponen recortes de ¢6.919 millones en el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) y ¢17.000 millones en el Poder Judicial.

“Lo que estaremos facilitando es que la democracia se exprese, que las mayoría puedan ejercer la votación”, justificó Guido, quien al momento del anuncio estuvo acompañada de Pérez y los también rojiamarillos Welmer Ramos, Paola Vega, Carolina Hernández y Catalina Montero.

Alcanzaron el acuerdo por parte de la oposición los diputados Silvia Hernández, Ana Lucía Delgado y Gustavo Viales, del PLN; María Inés Solís y Pablo Abarca, del PUSC; Otto Roberto Vargas, del PRSC; Carlos Avendaño, del PRN; y Harllan Hoepelman, de Nueva República.

Hernández añadió que, en lo que resta de la noche, se procederá a discutir las iniciativas que contienen los ajustes, incluidas las de su bancada, para darle viabilidad al acuerdo.

Según el artículo 205 del reglamento legislativo, el presupuesto ordinario de la República deberá estar dictaminado a más tardar esta noche, antes de las 11.30 p.m.

La discusión estaba entrabada desde la tarde de ayer lunes debido a la estrategia de diputados del PAC, quienes optaron por consumir la mayor cantidad de tiempo posible en cada una de las discusiones para impedir avanzar hacia los recortes.

A la participación de Guido y Pérez, se sumaron sus compañeros Ramos, Vega, Montero, Hernández y Luis Ramón Carranza quienes también trataron de dilatar el debate.

La defensa de ellos giró sobre ajustes en presupuestos en educación o en el Servicio Exterior, pero también contra normas encaminadas a establecer controles en alquileres de edificios.

A las 4 p.m. de hoy solo se había avanzado en la discusión de 61 mociones, de las 180 presentados al presupuesto ordinario 2021.

A esa hora se habían evacuado 60, entre rechazadas, retiros y 10 que habían sido aprobadas, incluidas las dos de Villalta que incrementan el gasto público.

De las restantes aprobadas, una es sobre controles en alquileres por parte de las instituciones que presentó el bloque fabricista, otra para obligar a las entidades cobijadas por el Presupuesto Nacional a realizar las compras públicas en el Sicop durante el 2021, de la diputada Yorleny León; y otras en movimiento de partidas en municipalidades y el Congreso.

Guido negó que la intención de su bancada fuera ralentizar el debate, sino que se trató de fundamentar cada votación.

“Pero haremos ahora un uso de la palabra más acotado porque sabemos que las horas que restan son limitadas y dejaremos constancia de los riesgos que significan estas mociones para que cada diputado asuma la responsabilidad de su votación”, agregó la diputada oficialista tras el acuerdo.

El PAC había propuesto incrementar gastos por ¢60.000 millones con aumento de deuda y superávits de órganos desconcentrados.

En cuanto a los recortes, solo el PLN había presentado una moción de recorte por ¢253.000 millones, pero la liberacionista León ya había retirado un paquete de 30 mociones que planteaban reducciones por ¢44.300 millones.

A Liberación Nacional aún le queda otro juego de propuestas con el cual pretendían recortar ¢211.000 millones, mientras que el PUSC planteó ajustes por ¢161.000 millones, la mayoría de María Inés Solís.

Los justes se plantearon en subpartidas de gasto corriente de la Presidencia, 18 ministerios, los poderes Judicial y Legislativo, la Contraloría General de la República y los regímenes de pensiones.

Algunas de ellas son en alquileres, gestión de apoyo, consultorías, materiales de oficina, viáticos, transporte, actividades protocolarias, festivales, alimentos y bebidas, entre otros.