Sofía Chinchilla C.. 12 noviembre, 2019
Rodrigo Chaves en una foto que se le hizo en Yakarta, Indonesia, el 19 de setiembre pasado. Foto de Liputan6.com
Rodrigo Chaves en una foto que se le hizo en Yakarta, Indonesia, el 19 de setiembre pasado. Foto de Liputan6.com

Hace cuatro años, el economista costarricense Rodrigo Chaves urgió a Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo y con la economía más fuerte del sureste asiático, a buscar un crecimiento económico en el que los grupos más vulnerables disfruten de una “prosperidad compartida”.

De persistir la desigualdad, advirtió, el país se exponía a experimentar una ralentización tanto de su producción como de su reducción de la pobreza.

El documento lo preparó en el 2015 en la oficina del Banco Mundial en Indonesia, de la cual Rodrigo Chaves fue el director hasta que, el pasado 30 de octubre, anunció que dejaría el cargo para convertirse en el futuro ministro de Hacienda de Costa Rica.

El próximo encargado de las finanzas públicas es oriundo de Calle Blancos, Goicoechea, pero nunca ha trabajado en el país, sino que hizo su carrera en unos 45 países del mundo. Durante el último cuarto de siglo, laboró en distintas instancias del Banco Mundial.

Desde esa entidad, el economista ha instado a distintos Estados a implementar regulaciones inteligentes para promover la inversión extranjera, así como fomentar el acceso al crédito de las familias y hogares rurales, con el fin de propiciar el crecimiento de las comunidades.

Tras la crisis económica global del 2008, destacó que América Latina logró que no creciera la pobreza “gracias a una combinación de aumentos en el ingreso salarial y transferencias públicas y privadas”.

Estas son algunas de las recomendaciones que Chaves emitió entre 2001 y el 2019 a tres de las naciones con las que trabajó desde el Banco Mundial.

(Video) Un economista de alto perfil pero desconocido en el país asumirá Ministerio de Hacienda

Usar los impuestos para reducir la desigualdad

“En la Indonesia que sus ciudadanos sueñan, los pobres y los vulnerables tienen más oportunidades de disfrutar ‘prosperidad compartida’. No se trata de redistribuir una economía de un tamaño fijo. Los indonesios necesitan aumentar el tamaño del pastel y seguir compartiéndolo”, escribió Chaves en un informe del Banco Mundial en 2015.

En él, la entidad financiera describió que, pese a que el país asiático experimentó un crecimiento económico sostenido durante 15 años, la riqueza se concentró en un 20% de la población, mientras 205 millones de personas se quedaron atrás.

“La acción es urgente, no solo porque la desigualdad a menudo es injusta, sino también porque puede conducir a un crecimiento y una reducción de la pobreza más lentos, así como a un mayor riesgo de conflictos”, advirtió el reporte de la oficina que Chaves dirigió entre 2013 y este año.

El informe sugirió al Estado de Indonesia utilizar los impuestos para reducir la desigualdad a través un incremento en el gasto en infraestructura, educación, salud, asistencia social y aseguramiento.

“Esa mejoría en el gasto público se puede apoyar en un sistema de impuestos más justo, diseñado para atacar algunas de las regulaciones fiscales que promueven la concentración de la riqueza”, recomendó el equipo de Chaves.

Las mediciones del Banco Mundial sobre desigualdad, según el coeficiente de Gini (en el que 0 es igualdad perfecta y 100 es desigualdad perfecta), indican que, para el 2017, Indonesia registraba una brecha en la distribución de los ingresos de 38,1; mientras que la de Costa Rica en ese año era de 48,3.

Mejorar la calidad del gasto

En el 2016, el Banco Mundial fomentó, a través de un crédito de $400 millones, una reforma fiscal en Indonesia. El objetivo del financiamiento era impulsar la recaudación, mejorar la calidad del gasto, reducir la pobreza y distribuir la prosperidad.

“Las reformas fiscales permitirán al gobierno asignar más recursos que permitirán beneficiar directamente a los pobres”, dijo Chaves entonces, según informó el medio local Tempo.

Un año después, Chaves felicitó al país asiático, pues consideró que las reformas dieron mayor credibilidad al país, de acuerdo con un reporte del Jakarta Post.

En un comunicado del 2014, Chaves también indicó que una mejoría del gasto, en el que se recortaran las ineficiencias, le permitiría a Indonesia cerrar su brecha de infraestructura y mejorar el funcionamiento de los mercados, con el fin de impulsar su competitividad.

Mejor acceso al crédito en México y Rumania

Junto a otros tres investigadores del Banco Mundial, Chaves publicó, en los años 2000 y 2001, investigaciones sobre el acceso al crédito que tenían los hogares y los emprendimientos rurales en México y Rumania.

Los resultados del estudio en el país europeo señalaron que el acceso a servicios crediticios era muy bajo, por una combinación de factores que debilitaron tanto la oferta como la demanda y que incidieron negativamente en las inversiones que realizaban empresas y hogares.

Como consecuencia, según Chaves y sus colegas, era común que se perdieran muchas de las pocas oportunidades de inversión que tenía la población rural rumana.

Como soluciones, los investigadores sugirieron mejorar las políticas e intervenciones financieras del país, modificar el marco legal e institucional que regula las transacciones y la habilidad del sector financiero para brindar servicios crediticios al por menor.

A lo largo de 27 años de carrera en el Banco Mundial, Chaves ha trabajado en más de 40 países.
A lo largo de 27 años de carrera en el Banco Mundial, Chaves ha trabajado en más de 40 países.

En México, Chaves y la investigadora Susana Sánchez también encontraron un acceso limitado al crédito rural, por tasas excesivas y requisitos que perjudicaban a los interesados.

Como resultado, los grupos que se encontraban en mayor desventaja podían estar atrapados en estrategias de inversión de bajo riesgo y bajas ganancias, que a largo plazo solo ampliarían la brecha de desigualdad.

Los investigadores recomendaron a México promover un incremento en la oferta de servicios financieros viables y con costos competitivos, a través de intermediarios.

Para ello, indicaron, eran necesarias reformas legales que reforzaran los contratos y el uso de garantías, y que permitieran un marco más amplio de operaciones seguras con costos más bajos.

Contra los shocks económicos

El informe de la oficina del Banco Mundial sobre desigualdad en Indonesia, Rodrigo Chaves también recomendó otorgar protección a las familias contra los shocks que pudieran experimentar en términos económicos, de salud, sociales o políticos, por ejemplo, si un desastre natural destruye el cultivo de un hogar que se dedica a la agricultura.

En un comunicado de octubre del 2018, Chaves destacó que la inversión estatal en los niños, a la larga se traduce en una población saludable, próspera y productiva en la adultez.

La inversión en capital humano, además, es clave para tener una clase media fuerte, dijo el economista en una entrevista que otorgó a CNN en 2018.

Diálogos: Carlos Alvarado se refiere al nombramiento del nuevo ministro de Hacienda

Promover la competitividad y la inversión

En una declaración que dio al medio de comunicación Bloomberg en el 2017, Chaves afirmó que, para que Indonesia lograra atraer mayor inversión extranjera, era necesario que el Estado contara con regulaciones eficientes y predecibles.

“A los negocios no les gustan las regulaciones impredecibles (...). Nos gustaría fomentar regulaciones inteligentes, que sean eficientes y predecibles”, dijo Chaves a Bloomberg.