Natasha Cambronero. 4 agosto, 2016
El jefe de fracción del Frente Amplio, Edgardo Araya, renunció a su inmunidad desde el 18 de octubre de 2014. | GABRIELA TÉLLEZ/ ARCHIVO.
El jefe de fracción del Frente Amplio, Edgardo Araya, renunció a su inmunidad desde el 18 de octubre de 2014. | GABRIELA TÉLLEZ/ ARCHIVO.

Por segunda ocasión consecutiva, la bancada del Frente Amplio (FA) votó en contra de una moción para reprobar la destitución de 28 diputados en la Asamblea Nacional de Nicaragua.

Este jueves, los frenteamplistas rechazaron el texto presentado por Rolando González, de Liberación Nacional (PLN), en la que se expresa una "seria preocupación" a los supremos poderes nicaragüenses por la decisión del Consejo Supremo Electoral de "despojar" de sus escaños a legisladores de oposición.

El FA votó en contra a pesar de que su jefe de fracción, Edgardo Araya, había respaldado con su firma la moción de González.

Araya alega que el texto contenía una serie de inconsistencias, pero que el voto en contra no significa un respaldo al accionar del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

"No defendemos lo que está pasando con Ortega, lo que está pasando en Nicaragua. Si no aceptamos en este país clientelismo, nepotismo, corrupción, no lo vamos a justificar en ninguna otra parte del mundo (...). Nosotros no vamos justificar tampoco acciones que vayan a opacar el pluralismo".

"Lo que pasa es que al propio lo hacen, presentan las mociones ya redactadas y si le parece bien y sino también, cuando yo sé que los otros partidos han participado en la redacción de la moción (...). La moción de hoy plantea una serie de inexactitudes", expresó Araya.

¿Entonces por qué la firmó?, se le cuestionó. "La moción se firma para poder utilizar tiempo en el Plenario para hablar. Al principio, nos parecía que era una moción que podíamos aprobar pero, una vez que ya la analizamos con detenimiento, vimos que habían algunas cosillas por las cuales era mejor no apoyarla", adujo.

Él asegura que, en el texto, se da a entender que todos los diputados de oposición fueron "despojados" de sus curules, cuando en realidad solo fueron 28 congresistas del Partido Liberal Independiente (PLI), la segunda fuerza de la Asamblea nicaragüense.

También cuestiona que, entre los considerandos, se haya incluido una declaración de 22 expresidentes hispanoamericanos -incluidos cuatro costarricenses- en la que se acusa al gobierno de Ortega de atentar contra el parlamento de Nicaragua.

Para Araya, lo que se procede en este momento es mantener la prudencia, por lo que también se opone a que se le pida a la Organización de Estados Americanos (OEA) que se pronuncie sobre lo que se sucede en la nación vecina, como propone la moción de González.

Al final, la moción de este jueves contó con el apoyo de 29 diputados. Votaron en contra ocho del Frente Amplio y Marco Vinicio Redondo, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Una día antes, la fracción del FA también se había opuesto a otra moción de censura contra el gobierno de Ortega propuesta por el jefe de la fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Gerardo Vargas Rojas.

Esa moción contó con el apoyo de 28 legisladores y, en esa ocasión, además del FA, también votó en contra la bancada del PAC.