Sofía Chinchilla C.. 25 marzo
La pandemia del coronavirus provocó una caída en los precios de los combustibles. Foto archivo.
La pandemia del coronavirus provocó una caída en los precios de los combustibles. Foto archivo.

Francisco de Paula Gutiérrez, expresidente del Banco Central, afirmó que la rebaja mundial en el precio del petróleo, por causa del coronavirus, se podría transformar en una fuente de ingresos “caída del cielo” para que el el gobierno cubra sus múltiples necesidades.

En momentos en que se prevé que el barril de petróleo podría bajar a $20, el economista considera que, en vez de bajar tanto los precios locales, el Ejecutivo podría tomar medidas para mantener los precios y aprovechar la diferencia para afrontar la crisis.

Esta es la tercera y última entrega de la entrevista que Gutiérrez concedió a La Nación.

-Una de las iniciativas para la atención de la emergencia es la flexibilización del pago de cuotas obrero patronales de la CCSS, si se reducen las jornadas. ¿Tiene algún criterio de cómo debería aplicarse?

Este tema no lo he visto de cerca, lo que sí creo es que debemos buscar cómo flexibilizamos el mercado de trabajo, y ahí entra un poco la Caja. Yo creo que, en estos momentos, deberíamos tener mercados de trabajo mucho más flexibles, para que trabajadores y patronos se pongan de acuerdo, por ejemplo, déjeme tener un medio tiempo para tener algo de ingresos.

"Si usted trabaja medio tiempo, pague sobre el salario de medio tiempo, porque entonces eso permite dar esa agilidad y permite que los servicios sociales lleguen a todo el mundo.

Para nosotros es un orgullo la Caja, es una garantía que Costa Rica tiene que cuando enfrenta estos problemas; lo hace en una forma mucho más integral de lo que lo enfrentan muchos otros países, porque tenemos un sistema de seguridad social y hay que protegerlo, pero no se puede tampoco crear condiciones que fuercen a la gente a estar en la informalidad y estar fuera de la seguridad social, porque no se está acoplando la forma en que la seguridad social cobra a la realidad de las relaciones laborales".

-¿Usted cree que es factible pensar en un subsidio por desempleo en este momento?

Yo creo que esas cosas hay que pensarlas mucho antes, porque en este momento no tenemos los recursos económicos para hacerlo, así de simple, a menos que queramos entrarle en serio y decir, recortemos otro montón de cosas. Lo que nos pasa a nosotros muy a menudo es que siempre que pensamos en gastar algo más, pensamos que todo lo que gastamos está muy bien, pero a lo mejor no.

"A lo mejor nos sobran empleos en el sector público. Deberíamos de alguna manera reducir entonces la cantidad de trabajadores en el sector público, o hay que hacer espacios para financiar otras cosas.

Si uno está en una empresa, uno se pone a pensar dónde puede recortar para poder hacer esas otras cosas que yo quiero. Si uno está en el Estado, la gente lo que dice es: ‘ya teniendo todas estas cosas, quiero hacer esta otra, entonces tiene que ser por añadidura’, y eso no; no tiene por qué ser así.

Uno lo hace, si quiero mandar a mis hijos a tal escuela, ya no voy a poder hacer la fiesta de todos los fines de semana. Esas son las decisiones que uno espera de quien esté a cargo del Poder Ejecutivo y de cada una de las instituciones, que tengan la libertad de hacerlas. Que los jerarcas puedan decir: ‘Aquí yo puedo recortar tantas personas, y con esta plata que me estoy ahorrando puedo hacer A, B, C y D’".

-En este momento de crisis, donde además de un problema fiscal tenemos una emergencia sanitaria, ¿piensa que algo positivo puede salir? ¿Hay algún factor, como el bajo precio del petróleo por ejemplo, que se pueda utilizar a favor de alguna manera?

Desde luego, siempre las crisis le obligan a uno a pensar las cosas que son importantes, y poder enfatizar en esas cosas. El concepto de responsabilidad nacional, por ejemplo, que está empezando a mostrar el país cuando le dicen: ‘Enciérrese, porque eso ayuda a evitar que la epidemia continúe’.

"Los costarricenses, creo yo que con la educación que tenemos, entendemos cuando algo es importante y cuando algo no es tan importante.

La baja en el precio del petróleo, he conversando con algunos colegas de la empresa, ellos decían, ¿por qué tenemos que bajarlo? Estamos necesitando ciertas ganancias, si esta baja en los precios del petróleo es una ganancia de dos o tres meses, ¿por qué no, en vez de bajar los precios, usamos los mismos precios, para tener esos recursos, pasárselos al Estado y que pueda hacer algunas cosas?

Pero entonces usémoslos bien. Ahí tenemos una fuente de ingresos que nos está cayendo del cielo, usémoslos entonces de una forma inteligente para poder atender algunas necesidades muy particulares que podamos tener".

-Pensando en los dueños de empresas, por ejemplo, que deben tomar decisiones ante la emergencia, ¿qué consejos podría darles sobre cómo proceder en el aspecto económico?

Eso depende de cada empresa, de cada uno. Yo lo único que le pediría a la gente es que tome las decisiones meditadas, que no se deje ir por impulso, que es importante pensar que hay un mundo después del coronavirus. Uno puede fortalecer la empresa desde ahora, evitando tomar decisiones un poco alocadas, o uno puede destruir la empresa a futuro.

"Entonces, que se piensen las cosas, pero que se piensen no solo con visión de cómo soluciono mi problema de corto plazo, sino cómo voy a arrancar después en el mediano plazo, en donde el tema de empleo es muy importante.

Mucha de la riqueza de las empresas es la fuerza laboral. Yo puedo decidir despedir a mis trabajadores hoy para estar tranquilo, y cuando pueda, volver a reclutarlos. ¿Voy a poder reclutarlos a todos con la misma calidad, con todo el proceso de entrenamiento que han tenido en la empresa?

Hay ciertas cosas que la gente debe tomar y pensarlas con mucho cuidado, pero tampoco pueden soñar y decir que aquí no va a pasar nada”.